Buscador de noticias

Por título o palabra clave
  • Por fecha de publicación
Facebook Tweet Google+

Noticias del Consejo de Evaluación

Universidad de Chile avanza en la revisión y actualización de sus mecanismos para valorar la docencia

El Consejo de Evaluación (CEv) y la Vicerrectoría de Asuntos Académicos (VAA) lideran este proyecto con el objetivo de actualizar los criterios e instrumentos de valorización de la docencia presentes en los procesos de evaluación y calificación académica, además de la autoevaluación institucional. Del análisis del actual sistema de valoración se espera impulsar modificaciones a los reglamentos respectivos, la generación de instrumentos nuevos o cambios en aquellos aplicados a estos distintos procesos.

En la dirección y elaboración del proyecto participa activamente una Comisión integrada por autoridades de nivel central, locales, académicos y expertos en docencia.

En la dirección y elaboración del proyecto participa activamente una Comisión integrada por autoridades de nivel central, locales, académicos y expertos en docencia.

Tanto el Consejo de Evaluación como la Vicerrectoría de Asuntos Académicos se han propuesto mejorar y actualizar estos mecanismos con el fin de dar cuenta de la calidad de esta tarea.

Tanto el Consejo de Evaluación como la Vicerrectoría de Asuntos Académicos se han propuesto mejorar y actualizar estos mecanismos con el fin de dar cuenta de la calidad de esta tarea.

En el curso del proyecto se realizó un taller participativo para recoger la impresión de los académicos sobre los criterios para valorar la docencia.

En el curso del proyecto se realizó un taller participativo para recoger la impresión de los académicos sobre los criterios para valorar la docencia.

El CEv asume la tarea de participar activamente en la coordinación de los procesos de análisis y de diseño de nuevos instrumentos que ponderen la calidad indican.

El CEv asume la tarea de "participar activamente en la coordinación de los procesos de análisis y de diseño de nuevos instrumentos que ponderen la calidad" indican.

En la medida que se perciba participación es mayor la posibilidad de que la comunidad, o el resto de los profesores, estén en sintonía con las propuestas que surjan, señalan desde la Comisión.

"En la medida que se perciba participación es mayor la posibilidad de que la comunidad, o el resto de los profesores, estén en sintonía con las propuestas que surjan", señalan desde la Comisión.

Desde mediados del año 2016 el Consejo de Evaluación y la Vicerrectoría de Asuntos Académicos vienen trabajando en el proyecto denominado “Actualización de criterios e instrumentos de Valoración (Calificación, Evaluación y Autoevaluación) de la Docencia en la Universidad de Chile”, con el fin de mejorar la forma en que actualmente es valorada la actividad docente en la institución.

Para esto, se conformó una Comisión Ad-hoc integrada por las autoridades de ambos organismos, ex autoridades locales en el ámbito de la docencia, académicos y expertos en docencia, quienes se han encargado de discutir y proponer las actividades a desarrollar en las distintas fases del proyecto, además de validar los resultados. El procesamiento de los datos y análisis, en tanto, ha sido desarrollado por el equipo técnico del Consejo de Evaluación.

Para el profesor Luis Valladares, Vicepresidente del CEv, la importancia en este proyecto radica en que, “la búsqueda de excelencia académica, imperativo de nuestra Universidad, requiere necesariamente la actualización de instrumentos que midan cualitativamente la enseñanza universitaria, porque es un compromiso que asumen los académicos al ingresar a la Universidad de Chile”. Por lo mismo, señala el profesor, el Consejo de Evaluación asume la tarea de “participar activamente en la coordinación de los procesos de análisis y de diseño de nuevos instrumentos que midan y ponderen la calidad de las tareas universitarias”.

En esa misma línea, la profesora Alicia Salomone, directora de Postgrado e integrante de la Comisión, considera que esta revisión y actualización de mecanismos puede ser una herramienta muy valiosa en el proceso de mejorar los modos en que la Universidad evalúa el desempeño de sus académicos, ya que, según comenta, “parece haber consenso en que los instrumentos que se utilizan ya no responden cabalmente a la cambiante realidad de una actividad cada vez más compleja y que hoy considera parámetros que antes no se consideraban tan relevantes”, refiriéndose al desarrollo de perspectivas pedagógicas innovadoras y el involucramiento del estudiante en su propio aprendizaje.

De hecho, esto ya había sido una cuestión abordada por el Consejo de Evaluación en 2014, cuando se presentó el Análisis de dedicación general y productividad declarada en Docencia y Libros [Estudio Técnico N°18], cuyos resultados identificaron la ausencia de mecanismos de valoración de la capacidad de innovación y creatividad en las actividades abordadas. En este sentido, como señala Pablo Duarte, Secretario Ejecutivo del Consejo de Evaluación “se justificaba la necesidad de trabajar en el establecimiento de criterios de calidad, objetivos y estandarizados, para valorar la docencia en forma sistemática”.

Análisis preliminares

La primera fase del proyecto estuvo dedicada a recolectar información sobre docencia universitaria. En ese sentido, la Comisión ad hoc del proyecto se ha concentrado en analizar los instrumentos de valoración de la calidad docente, tales como: la Pauta General de Calificación, el Currículum Normalizado para Carrera Docente y Carrera Ordinaria, respectivamente, con el fin de elaborar una síntesis en base a la cual se construirá posteriormente la modificación de dichos instrumentos, lo cual constituye el principal objetivo de este proyecto liderado por el Consejo de Evaluación, la Vicerrectoría de Asuntos Académicos, profesionales y académicos de la Universidad.

Adicionalmente, se ha realizado una revisión de literatura pertinente y el conocimiento de mejores prácticas en otros países. En esa misma línea, el académico de la Facultad de Economía y Negocios e integrante de la Comisión, Freddy Coronado, destacó que, “ahora estamos discutiendo y trabajando en cómo estos elementos y los primeros resultados que tenemos los transformamos en algo que sea más representativo de la realidad de nuestro modelo formativo. Se requieren ajustes y por lo tanto la socialización de los resultados y de las propuestas son parte del proceso”, comenta.

Participación académica

Adicionalmente, se han pesquisado las experiencias y deseos de varios actores clave de la universidad. Para esto, se elaboró una consulta en línea para conocer la opinión de directores de escuelas de pregrado y postgrado, de programas de pregrado y doctorado, representantes estudiantiles e integrantes de comisiones de evaluación y calificación, acerca de la valoración de la docencia al interior de nuestra casa de estudios; complementariamente, se desarrolló un taller presencial también para recoger la percepción de estos actores sobre las actividades académicas y criterios más relevantes para dar cuenta de la calidad de estas acciones.

Al respecto, el profesor Antonio Behn, integrante de la Comisión y académico de la Facultad de Ciencias, valora positivamente la asistencia de los académicos en estas actividades, ya que “en la medida que se perciba que hay participación es mayor la posibilidad de que la comunidad, o el resto de los profesores, estén en sintonía con las propuestas que surjan, porque serán resultado de sus propios planteamientos”.

Precisamente, en el taller presencial donde fueron convocados académicos y profesionales, los asistentes coincidieron en priorizar la docencia directa en el aula como una acción relevante para valorar este ejercicio, además de la importancia de otros espacios, en tanto se especifiquen índices de rendimiento y niveles de calidad. Acompañar a los estudiantes mediante tutorías, guiar proyectos de tesis o asumir la responsabilidad de un curso o asignatura, también fueron acciones valoradas positivamente. En cuanto a la importancia de definir anticipadamente los criterios de valoración, se hizo presente que estos también deben considerar la opinión de estudiantes y superiores.

Para Rodrigo Valenzuela, académico de la Facultad de Derecho e integrante de la Comisión, es necesario trabajar en el establecimiento de criterios de calidad relativos a la valoración de la labor docente ya que “hay una variedad de actividades que no son detectadas por las mediciones que tenemos y también hace falta una reflexión acerca de las formas de evaluación en, por ejemplo, el cómo equilibrar la hecha por los pares, por estudiantes, autoridades, y en la autoevaluación”, precisó.

Principales avances

Según Roxana Pey, académica de la Facultad de Sociales e integrante de la Comisión, concretar estos avances en tal dirección será resultado de que la institución le otorgue a la labor docente la importancia que merece: “Queremos estudiantes egresados que sean críticos, pensantes, y no unos meros repetidores de algo. Ese es el sello de la Universidad de Chile, y debe explicitar su reconocimiento a la docencia con coherencia entre las distintas iniciativas e instrumentos, y con la participación de los estudiantes con miras a ser capaces de dar cuenta de los logros de aprendizaje”, señala.

Tras esta primera fase de recolección de información, así como la indagación de las experiencias y deseos de los actores claves, “se ha podido distinguir que tanto las definiciones sobre la docencia, como los mecanismos para evaluar tienden a ser bastante heterogéneos”, advierte Daniel Castillo, analista del Consejo de Evaluación. En tanto, sobre la situación de la Universidad de Chile se ha podido ver que los instrumentos analizados aplicados en los procesos de valoración poseen poca exigencia de información de calidad.

En relación al nivel de conocimiento que los académicos tienen de los instrumentos que evaluación sus actividades, los profesores de la Comisión coinciden en que hace falta una mayor familiarización de estos. “Un mayor conocimiento de las dimensiones sobre las cuales se evaluará el trabajo del académico, permitirá orientar mejor su desempeño cotidiano y su compromiso con el mejoramiento continuo de su docencia”, opina la profesora Alicia Salomone, directora de Postgrado.

El profesor Luis Valladares también reflexiona al respecto: “la valoración de la docencia es un proceso tremendamente complejo y difícil de desarrollarlo en breve, sin embargo, los instrumentos y modelos para valorar cualitativamente la docencia deben considerar la responsabilidad y el desempeño docente”, comenta.

Próximo pasos

En los próximos meses, la Comisión se concentrará en elaborar propuesta de mejora de los instrumentos y reglamentos, a la luz de la evidencia generada, propuestas que serán sometidas próximamente a la consideración de la comunidad universitaria para su validación.

  • Compartir:
    http://uchile.cl/u134333
Su mensaje fue enviado correctamente
Nombre del Destinatario:
E-mail destinatario:
Su nombre:
Su e-mail:
Comentarios: