Buscador de noticias

Por título o palabra clave
  • Por fecha de publicación
Facebook Tweet Google+

UChile.online

Publicación destaca 24 casos de éxito

La relevancia de la innovación pública y la apertura de miradas disciplinarias

Aunque el concepto de innovación se asocia mucho a la producción y a la generación de tecnologías, las experiencias recogidas en el libro "Experiencias de innovación Pública", editado por el Laboratorio de Gobierno y la Facultad de Economía y Negocios (FEN) de la U. de Chile, muestran que existe espacio para innovar desde todos los planos, siempre atendiendo las necesidades de la sociedad y los usuarios. Además, el texto plantea desafíos para la sistematización de estos esfuerzos, trabajo que ya están haciendo académicos de la FEN.

Aunque en la publicación se recogen 24 iniciativas, es claro es que existen miles de profesionales en diferentes servicios públicos que están trabajando con códigos innovadores.

Aunque en la publicación se recogen 24 iniciativas, es claro es que existen miles de profesionales en diferentes servicios públicos que están trabajando con códigos innovadores.

El decano de la FEN, José de Gregorio, indicó que la Universidad es el mejor lugar para analizar y buscar maneras para impulsar la innovación, sea en entornos privados o públicos.

El decano de la FEN, José de Gregorio, indicó que "la Universidad es el mejor lugar" para analizar y buscar maneras para impulsar la innovación, sea en entornos privados o públicos.

El libro Experiencias de innovación Pública, editado por el Laboratorio de Gobierno y la FEN, tuvo como director responsable fue el académico Freddy Coronado.

El libro "Experiencias de innovación Pública", editado por el Laboratorio de Gobierno y la FEN, tuvo como director responsable fue el académico Freddy Coronado.

Enlaces relacionados
Descarga y lee el libro completo aquí (.pdf - 56,5MB)

Desde un biocombustible que reemplazaría la leña o el carbón, hasta la generación de mejores condiciones para la atención de público en instituciones. La innovación puede tomar múltiples caminos y más aún en materias de interés público, y este tipo de trabajo es el que se está impulsando desde la convergencia de saberes entre el Laboratorio de Gobierno, entidad autónoma estatal cuyo objetivo es promover un Estado innovador al servicio de las personas, y la Facultad de Economía y Negocios (FEN) de la U. de Chile. ¿El desafío? Detallar y sistematizar los esfuerzos en innovación pública, con el fin de contribuir a extender ese espíritu en más espacios a lo largo del país.

Como indicó el decano de la FEN, José De Gregorio, desde el mundo académico está “la inquietud de los problemas del Estado para modernizarse, para seguir los pasos de la innovación que hemos visto en el mundo entero. Es necesario entender cómo se hacen las cosas prácticas, y nuestra Facultad a través de sus académicos han sistematizado estos casos para describir y divulgar. Es importante entender cómo se llega a eso, y la Universidad es el mejor lugar para eso”.

En esa línea, el decano De Gregorio también dijo que es necesario pensar en una “modernización del Estado en serio, adaptando e innovando en fronteras con conocimiento y experiencias para los usuarios, más allá de los gobiernos”, algo en lo que coincide el director ejecutivo (S) del Laboratorio de Gobierno, Román Yosif, quien aseguró que el desafío es “replicar y viralizar los avances, para descentralizar las formas en las que se puede innovar”, destacando la labor de la red de innovadores públicos que tiene 3300 miembros a lo largo del país, por ejemplo.

Estas reflexiones se dieron en el marco del lanzamiento del libro “Experiencias de innovación Pública”, editado por el Laboratorio de Gobierno y la FEN, proyecto cuyo director responsable fue el académico Freddy Coronado, quien indicó que la motivación para recopilar y sistematizar los 24 casos abordados en el texto es que “cuando como ciudadanos vemos al Estado, un tema que aparece es la desconfianza, y la innovación justamente enfocada en el usuario puede entregar soluciones más pertinentes a aquellos que necesitan del Estado. Cuando la gente siente que el Estado se conecta de verdad, se rompe esa barrera de la desconfianza”.

Justamente esta barrera se buscaba superar en experiencias como la de la Tesorería General de la República, cuya coordinadora de planificación y control de gestión, Claudia Ramírez, ejemplificó que existía “una conclusión tomada por mucha gente en la Tesorería que la gente quería más cercanía de la institución, pero con la innovación y la capacidad de ver más allá cómo mejorar nuestra atención pudimos ver que no era así. La gente no buscaba cercanía: querían exactitud, respeto, y mejor información” teniendo como resultados la generación de una mejor forma de atención en las sucursales, la generación de un lenguaje más sencillo, y también con la instalación de la innovación como parte fundamental del quehacer de la institución.

“Es fácil describir el problema y poner la solución, pero muchas veces olvidamos la relevancia que tiene la metodología. Tiene un valor fundamental en destrabar y capitalizar todo el conocimiento social que está disponible”, agregó Freddy Coronado, quien reflexionó que muchas veces la innovación es pensada como una visión meramente tecnológica. “Cuando estos procesos se pueden llevar más allá de los recursos disponibles. Hay una disposición y una apertura en las formas de trabajo desde la que surge todo”, adujo el académico, referenciando a la falta de desarrollo en i+D+I en Chile, considerando el modelo productivo del país.

Pero también lo tecnológico es relevante, en especial cuando permite mejoras sustanciales que pueden ayudar masivamente a resolver problemas sociales. La iniciativa del software DART (Diagnóstico Automatizado de Retinografías Telemáticas) permitirá prevenir complicaciones en pacientes con diabetes que terminaban en cegueras que se pueden evitar. Esta iniciativa fue presentada por Ignacio Abarca, cofundador y líder técnico de DART, quien indicó que “parte importante de este trabajo ha sido ver la forma de que nuestra innovación, que involucra inteligencia artificial para prevenir la ceguera, tenga la posibilidad de llegar a cada rincón del país” dada la carencia de horas oftalmológicas en nuestro país, situación que es dramática en el sistema de atención primaria de salud, donde DART apunta a ser una gran ayuda al no requerir oftalmólogos para usar el software.

Aunque se recogen 24 iniciativas, lo cierto es que existen miles de profesionales en diferentes servicios públicos que están trabajando con códigos innovadores. Por ello, la puerta que queda abierta a juicio del académico Freddy Coronado es “no ver la automatización o eliminación de ciertas tareas rutinarias como una amenaza, sino ver cómo el impulso de la innovación en el sector público puede generar mejoras no sólo para los usuarios, sino también en la forma de pensar, y ahí está la invitación”.

Puede descargar y leer el libro completo haciendo clic aquí.

  • Compartir:
    http://uchile.cl/u144983
Su mensaje fue enviado correctamente
Nombre del Destinatario:
E-mail destinatario:
Su nombre:
Su e-mail:
Comentarios: