Buscador de noticias

Por título o palabra clave
  • Por fecha de publicación
Facebook Tweet Google+

Facultad de Artes

Este viernes 30 de abril y sábado 1 de mayo:

Arturo Cariceo exhibe una de sus obras invisibles en festival de rock

El académico del Departamento de Artes Visuales exhibe sus "Obras Invisibles" en el Festival Internacional de Acción Artística Sostenible SOS 4.8. La actividad, que se realizará en la ciudad de Murcia durante 48 horas ininterrumpidas, reúne música, arte contemporáneo y reflexión.

Arturo Cariceo, académico del Departamento de Artes Visuales, será uno de los artistas que expondrá en el Festival Internacional de Acción Artística Sostenible.

Arturo Cariceo, académico del Departamento de Artes Visuales, será uno de los artistas que expondrá en el Festival Internacional de Acción Artística Sostenible.

En el marco del Festival Internacional de Acción Artística Sostenible se presentará música, arte contemporáneo y reflexión durante 48 horas ininterrumpidas en el Centro de Congresos de Murcia, España.

En el marco del Festival Internacional de Acción Artística Sostenible se presentará música, arte contemporáneo y reflexión durante 48 horas ininterrumpidas en el Centro de Congresos de Murcia, España.

"Hay artistas de distintos lados del mundo que estamos trabajando justamente sobre eso y convergemos allá para seguir dándole vueltas al asunto", dice Cariceo sobre su participación en este Festival.

"Hay artistas de distintos lados del mundo que estamos trabajando justamente sobre eso y convergemos allá para seguir dándole vueltas al asunto", dice Cariceo sobre su participación en este Festival.

La obra de Cariceo, titulada "Los zombies caníbales del Amazonas (Fuckin'Marcianos version)", podrá ser vista desde cualquier parte del mundo a través del sitio web de esta actividad www.sos48.com.

La obra de Cariceo, titulada "Los zombies caníbales del Amazonas (Fuckin'Marcianos version)", podrá ser vista desde cualquier parte del mundo a través del sitio web de esta actividad www.sos48.com.

Fernando Castro Flórez, curador de la muestra colectiva El Terremoto de Chile, fue quien invitó a Arturo Cariceo a exponer una de sus obras en el Festival Internacional de Acción Artística Sostenible, actividad que bajo el lema de la SOStenibilidad, presentará música, arte contemporáneo y reflexión durante 48 horas ininterrumpidas en el Centro de Congresos de Murcia, en España. Será allí donde el artista visual y académico del Departamento de Artes Visuales compartirá con Franz Ferdinand, Crystal Castles, The Horror, Fatboy Slim y Chris Cunningham, entre muchos otros, así como con artistas de diferentes países del mundo y con científicos, economistas y filósofos invitados especialmente a pensar y reflexionar, en el marco de esta iniciativa, acerca de la realidad actual.

"No soy músico, ni aspiro serlo. Fui invitado a un festival de rock como artista visual y creo que eso es lo cool. Un colega me dijo que esto era algo así como mi proyecto Bicentenario", dice Arturo Cariceo, quien estaba participando en una muestra de arte chileno contemporáneo en Madrid cuando le comunicaron que era uno de los artistas invitados a exponer en el Festival Internacional de Acción Artística Sostenible. "La obra que exhibiré en SOS 4.8 serán los 16 álbumes de estudio; 7 extended plays; 3 álbumes recopilatorios; 7 videos emitidos; 21 sencillos; 46 videosclips; 8 bootlegs oficiales; y 16 contribuciones más otras compilaciones de mi proyecto Loyola Records. Todo bajo el título 'Los zombies caníbales del Amazonas (Fuckin'Marcianos version)' y que he formateado para esta exposición como una cantata-blog", explica Arturo Cariceo.

Esta obra reúne 20 años de producción sonora y hace referencia a los intereses de Cariceo por la improvisación, experimentación y, en particular, por los mestizajes culturales cultivados por Violeta Parra, Víctor Jara, Luis Advis, Mario Rojas y Los Jaivas, a quienes dedica esta cantata-blog. "Me detengo en los aportes extramusicales de estos importantes músicos latinoamericanistas, en quienes identifico hitos de transversalidad artística cuyo aporte es poco reconocido en las artes visuales. Por eso inventé el formato de cantata-blog, para seguir trabajando o, mejor dicho, para darle otro giro más a la convergencia entre escritura docta y oralidad popular", explica, agregando que "lo que hago es apropiarme de los códigos culturales de la cantata para luego desplazarlo a la lógica bloguera, donde la obra exhibida cita y alude formal y alegóricamente a los referentes que te señalé".

¿Cómo se inserta tu obra en este Festival donde, al parecer, lo que prima es el rock?

Creo que los años que llevo como artista, reflexionando irónicamente sobre las industrias culturales, me pasaron la cuenta. No soy rockero pero mi desenfado artístico sí lo es. Y este desenfado siempre ha desafiado poéticamente a los feudos de las artes visuales locales, que, dicho sea de paso, son ideológicamente conservadoras de tomo y lomo.

¿Por eso te invitaron?

Debo partir diciendo que Fernando Castro Flórez hizo la curatoría de este Festival y también fue el curador de la exposición El terremoto de Chile. Allí nos conocimos y él, junto con Osvaldo Salerno, fueron los únicos que comprendieron mis "Obras Invisibles". Por ejemplo, Castro Flórez tuvo la agudeza de entender que lo que yo mostré en el Museo de Arte Contemporáneo era solamente una parte de una obra que duró más de 12 meses y que terminó cuando entregaron el catálogo de la Trienal de Chile, después de un verdadero terremoto de 8.8 grados Richter. Fue durante esta muestra en el MAC que me invitó a una exposición de arte contemporáneo chileno en Madrid y luego a esta muestra, que es mucho más radical porque no es sólo un recital de rock cualquiera, porque su importancia es ser un Festival Internacional de Acción Artística Sostenible, una gestión gubernamental para situar a la ciudad de Murcia en el panorama europeo de los festivales de rock. Por eso soy invitado a exponer como artista visual al interior de un festival de rock.

Esta actividad contempla música, reflexión y arte contemporáneo.

La reflexión rigurosa de Fernando Castro Flórez sobre los límites del arte no es condescendiente. Su comisariado en este festival de rock -que son 48 horas ininterrumpidas de música y, entre medio, arte contemporáneo y mesas teóricas de discusión donde se reflexiona en torno a la relación entre sonido, arte e industria- da cuenta de ello. Y hay artistas de distintos lados del mundo que estamos trabajando justamente sobre eso y convergemos allá para seguir dándole vueltas al asunto.

En ese sentido, ¿por qué aceptaste a exponer en ese lugar?

La Trienal de Chile fue la primera exposición donde pude hacer todo lo que siempre he querido hacer en un espacio institucional, sin ningún tipo de estrés, presión o corrección, sin tener que mostrar previamente nada a nadie. En la exposición de Madrid volvió a suceder lo mismo, y la dueña de la galería y el mismo Fernando Castro trabajaron conmigo en obras colaborativas con una disposición que nunca he visto en Chile. Y en este Festival la libertad ha sido mucho mayor. También, ser invitado a un festival de rock, es seguir explorando mi interés por ser transversal y no ser cómplice de la mediocridad arribista del país, ocultada a lo largo de la historia artística chilena.

Pero, ¿por qué el formato cantata-blog?

El modelo para mi obra en SOS4.8 fue la Cantata de Santa María de Iquique, de Luis Advis y Quilapayún. Pero también la transmisión para la televisión de Alturas de Machu Pichu de Los Jaivas. Al principio, tenía a Tommy de los Who en la cabeza. De hecho, la primera versión de "Los Zombies caníbales del Amazonas" era una ópera rock. Luego recordé el legado extramusical de la folklorista Violeta Parra: las arpilleras y trabajos en papel maché exhibidos en el Louvre (1964) y la instalación de una carpa como centro cultural (1965); y del cantautor Víctor Jara, autor intelectual de la emblemática vestimenta de ponchos negros de castilla y estudiados registros fotográficos de los Quilapayún empuñando guitarras con resonancias revolucionarias.

Mi obra en este festival está dedicada a Violeta Parra, Víctor Jara, Luis Advis, Los Jaivas y, en particular, a Mario Rojas. Él ha sido el promotor utópico de la música popular urbana chilena y, por su culpa, mi interés por la conjugación entre folclorismo y modernidad se agudizó. Recuerdo la mirada cómplice de Mario cada vez que me "colaba" al Taller de Poesía Rock de Fabio Salas y sus generosas conversaciones de trasnoche donde enhebraba sin complicaciones -y sin toque de queda, estábamos en 1987- la herencia musicológica de la cueca chora en los cómics y la cultura hip-hop.

En definitiva, lo que hacen todos ellos es buscar un equilibrio entre la complejidad cultural chilena, latinoamericana y mundial. Y uno, al estudiar sus obras, se da cuenta que desde allí surge este interés por ser interdisciplinar. Y además, considerando que son artistas reflexivamente críticos, no son pretenciosos ni intelectualistas, porque hay una especie de transparencia en la complejidad de su trabajo. Es por eso mi interés en el género cantata como recurso poético para dar otro giro más al uso que hago del imaginario de los blogs.

¿Eso es lo que te atrae en términos ideológicos?

Eso es lo que siempre hago y quiero hacer. No por nada, Fernando Castro Flórez recién me acaba de enrolar en su proyecto interdisciplinario Conturbenio Caníbal.

"Los zombies caníbales del Amazonas (Fuckin'Marcianos version)", que incluye piezas mudas, audiovisuales, multimediales, texto e imágenes, se exhibirá el viernes 30 de abril y sábado 1 de mayo en el marco del Festival Internacional de Acción Artística Sostenible, obra que podrá ser vista desde cualquier parte del mundo a través del sitio web de esta actividad www.sos48.com.

  • Compartir:
    http://uchile.cl/u60895
Su mensaje fue enviado correctamente
Nombre del Destinatario:
E-mail destinatario:
Su nombre:
Su e-mail:
Comentarios: