Aniversario

Testimonios

Emma Salas: "Tengo la camiseta de la Universidad de Chile puesta"

Emma Salas es de aquellas personas cuyas obras las convierten en personajes. Esta maestra egresada del ex Pedagógico de la U. de Chile no sólo se entregó a la docencia, sino que también estuvo detrás de la expansión de la Casa de Bello en la década del '60. En tres recuerdos, la hija de Darío Salas nos habla sobre la trascendencia que ha tenido la Educación Pública en su vida y en la de su familia. Una ofrenda para nuestra memoria en el 170 Aniversario de la U. de Chile.

Aunque especializada y apasionada por la pedagogía, Emma Salas es también una gestora que estuvo detrás de varios procesos fundamentales para la U. de Chile y para el país. Conocedora del proceso de incorporación de la mujer a la vida académica y política; también ha incursionado en esta área, investigando, escribiendo libros, ensayos y presidiendo la Asociación de Mujeres Universitarias.

Para Emma Salas la U. de Chile tiene un significado profundo e íntimo. No en vano en esta Institución su padre, Darío Salas; su hermana Irma y ella misma, encontraron un espacio para servir al país en una de las áreas más fundamentales para la nación: la educación

Dos imágenes evoca Emma para expresar lo que significa en su vida la Universidad de Chile. La primera la conoció a través de su hermana Irma Salas, fundadora del Instituto de Educación de la Facultad de Filosofía y Educación de la Casa de Bello y primera Directora del Liceo Experimental Manuel de Salas.

Corrían los primeros años de la década del '60 cuando -después de un largo viaje en tren- Irma y el Rector Juan Gómez Millas llegaban a Osorno a fundar uno de los Colegios Universitarios Regionales con que la Universidad de Chile comenzaba a llegar a las regiones del país. Si bien caía la noche, con sorpresa ambos encontraron una ciudad iluminada por las antorchas con que los osorninos acudían a recibirlos. Fueron centros como éste los que más tarde dieron origen a las ocho sedes regionales de la Casa de Bello.

Emma Salas también se involucró en este proceso. "Los Colegios Universitarios Regionales cambiaron el esquema de organización de las escuelas profesionales", explica, y recuerda que en esa cruzada "don Juan Gómez logró que la gente donara terrenos para construir estos colegios, pues implicaban la presencia de la Universidad de Chile en regiones".

Es por esto que sufrió tanto -así como muchos otros chilenos- al ver el cercenamiento y "asedio" del que fue víctima la Casa de Bello en dictadura. Y es por eso que la segunda imagen que rememora es del día en que -luego de años de intervención- Jaime Lavados asumió como Rector de la U. de Chile (1990). El día de la ceremonia de investidura, Emma Salas volvió, después de muchos años, a pisar el suelo de la Casa Central: "Por primera vez después de tanto tiempo vi la bandera de la Universidad afuera: la U. de Chile recuperaba su historia", recuerda emocionada.

La Universidad de Chile como promotora de la educación nacional

"Creo que no hay título ni dignidad humana que supere a la simple y suprema calidad de ser maestro", dijo una vez Darío Salas -Decano de la Facultad de Filosofía y Educación y principal impulsor de la Ley de Instrucción Primaria Obligatoria en Chile- y ciertamente sus palabras y su ejemplo impulsaron a sus hijas a seguir su noble ejemplo. Emma estudió en el Instituto Pedagógico de la U. de Chile, al igual que su hermana Irma, quien fue la primera chilena en obtener un doctorado en Educación. Lo hizo en la Universidad de Columbia.

"Entonces, la Universidad de Chile era la cara visible y directiva en educación chilena y canalizaba este liderazgo a través de la Facultad de Filosofía y Educación, que era una especie de superintendencia del sistema", dice Emma. Por ello, uno de sus principales deseos para esta Institución en su Aniversario 170 es que pueda retomar esa senda.

"Yo tengo la camiseta de la Universidad de Chile puesta", dice Emma, quien lamenta ver a su Casa de Estudios "muy atacada" en la actualidad. Ella también defiende su esencia de servicio público: "La Universidad de Chile no puede ser una empresa. No digo que no se administre internamente, pero no se puede pretender que sea una empresa", alega.

En su hogar tiene apilados decenas de libros que donará, como ya ha hecho antes, al Archivo Central Andrés Bello de esta Casa de Estudios, que con sus aportes ha formado una colección del Fondo General que contiene libros, documentos y fotografías que pertenecieron a ella, a su hermana y a su padre.

El último recuerdo que Emma Salas comparte en esta entrevista corresponde al día en que rindió su examen de bachiller: "Mi padre era miembro de la comisión de Bachillerato y renunció porque yo iba a dar mi examen. Ese día me estaba esperando en casa, y cuando llegué se emocionó profundamente".​​​​​​

​​​​​​​

Texto y Fotografías: Sylvia Muñoz
DIRCOM-UChile

  • Compartir:
    http://uchile.cl/u84330
Su mensaje fue enviado correctamente
Nombre del Destinatario:
E-mail destinatario:
Su nombre:
Su e-mail:
Comentarios: