Dirección de Servicios de Información y Bibliotecas (SISIB)

Bibliotecas de la Universidad de Chile avanzan en discusión sobre discapacidad

Tras la reciente aprobación de la "Política de Inclusión y Discapacidad en la Perspectiva de la Diversidad Funcional" por parte del Senado Universitario, las bibliotecas de la Universidad buscan ponerse a la delantera en el tema y ofrecer un mejor servicio a toda la comunidad.

Los directores de las bibliotecas de la Universidad de Chile se reunieron en una jornada en la que analizaron el estado y situación de las dependencias y la preparación del personal en cuanto a los servicios ofrecidos para alumnos que se encuentran en situación de discapacidad.

Convocados por la Dirección de Servicios de Información y Bibliotecas (SISIB) y la Oficina de Equidad e Inclusión (OEI) de la Vicerrectoría de Asuntos Académicos y Estudiantiles, el pasado 14 de septiembre los bibliotecarios analizaron las implicancias que la legislación tiene sobre las obligaciones y requerimientos que se les exigen a las dependencias estudiantiles. Esto luego de que el Senado Universitario aprobara en agosto pasado la “Política de Inclusión y Discapacidad en la Perspectiva de la Diversidad Funcional” que busca regularizar las condiciones de los integrantes de la Universidad con alguna discapacidad.

En la ocasión, la Directora de la OEI, Maribel Mora, explicó las características de la ley que incentiva la inclusión de personas con discapacidad al mundo laboral (Ley 21.015), detalles aplicables tanto al estamento estudiantil como a lo que atañe al personal de colaboración y académico. Señaló, también, los avances y planificación que tiene la Universidad de Chile respecto al paulatino aumento de personas con discapacidad en todos sus estamentos.

Medidas concretas

Y en ese sentido es que SISIB creó una Comisión de Integración conformada por las directoras de biblioteca de las Facultades de Ciencias SocialesDerecho y Filosofía y Humanidades. Todas al día de hoy son aquellas que han recibido estudiantes con algún tipo de discapacidad y ofrecen determinados servicios de apoyo a sus necesidades de estudio.

El segundo paso para alcanzar la meta de inclusión es la creación de una encuesta interna que se aplicará durante el mes de octubre a todas las bibliotecas de nuestra Casa de Estudios en la que se busca conocer en profundidad la situación en la que se encuentra cada unidad en temas de infraestructura adecuada, tecnología, cantidad de alumnos con discapacidad y el origen de dicha situación (física, visual, etc). La encuesta también recogerá la eventualidad si las bibliotecas cuentan con personal de colaboración que se encuentre en situación de discapacidad y si poseen las condiciones para que se desarrollen su labor sin inconvenientes.

Una vez recogidos los resultados de la investigación, se realizará la difusión de las conclusiones a todas las bibliotecas y se realizará la planificación de estrategias para la incorporación de mejoras en infraestructura y tecnologías que permitan a las bibliotecas una mejora sustancial en la entrega de sus servicios.

Para Rodrigo Donoso, jefe de la Unidad de Gestión de Bibliotecas de SISIB, conocer los resultados de la encuesta será una muy valiosa herramienta para una organización y preparación eficiente, ya que permitirá un enfoque en las necesidades más concretas de la comunidad y resolver así de forma más específica cualquiera de los problemas con los que se encuentren a la hora de requerir los servicios bibliotecarios.

En ese sentido, agrega, “teniendo claro las necesidades reales, es posible la adecuación más sintonizada al plan general de la Universidad y eventualmente la postulación a fondos directamente al Senadis” (Servicio Nacional de la Discapacidad). Tales fondos, explica Donoso, significarían no sólo obtener el financiamiento para la implementación de mejoras en infraestructura (rampas de acceso, ascensores, baños, estacionamientos, señalética), sino que además la obtención de software especializado y la capacitación al personal de bibliotecas (programas de conversión de texto a voz, scanners, impresoras braille), entre otras aplicaciones.

Iniciativas existentes

La Universidad de Chile ya cuenta con una serie de instancias de asistencia para aquellos estudiantes con discapacidad. Además de rampas de acceso para sillas de ruedas en muchas de sus dependencias y bibliotecas, accesos amplios y ascensores, es la Facultad de Derecho la que cuenta con mayor número de ayudas para estudiantes en situación de discapacidad, especialmente de origen visual.

La biblioteca central de la Facultad cuenta con computadores con un software lector de pantalla (Jaws), un escaner para digitalizar textos y convertirlos en archivos de audio y una sala destinada exclusivamente para el trabajo de personas ciegas. El servicio bibliotecario también comprende la digitalización de material bibliográfico para convertirlo en audio y, a partir de este año, la adquisición de dispositivos portátiles de lectura y la realización de trípticos en el sistema Braille.

Martes 25 de septiembre de 2018