UChile.online

Encuentro Internacional

Infancias invisibilizadas: niños en contextos de encierro desde una mirada interdisciplinaria

Situaciones de maltrato que tardan en ser visibilizadas y que aún no han sido resueltas, han sido tratadas desde hace cuatros por la Red de Pedagogía en Contextos de Encierro (Red Pece).

Situaciones de maltrato que tardan en ser visibilizadas y que aún no han sido resueltas, han sido tratadas desde hace cuatros por la Red de Pedagogía en Contextos de Encierro (Red Pece).

El 27 de agosto 2019, se realizó el IV Seminario Internacional de Prácticas Pedagógicas en Contextos de Encierro: Perspectivas Interdisciplinares, en el Auditorio Julieta Kirkwood de la Facultad.

El 27 de agosto 2019, se realizó el IV Seminario Internacional de Prácticas Pedagógicas en Contextos de Encierro: Perspectivas Interdisciplinares, en el Auditorio Julieta Kirkwood de la Facultad.

Esta IV versión del Seminario Internacional de la Red Pece estuvo dedicada especialmente a relevar las perspectivas interdisciplinarias, indispensables para ofrecer nuevas respuestas en infancias.

Esta IV versión del Seminario Internacional de la Red Pece estuvo dedicada especialmente a relevar las perspectivas interdisciplinarias, indispensables para ofrecer nuevas respuestas en infancias.

Traumas, maltratos e invisibilización de los precarios contextos en que viven cientos de niños y niñas en centros de residencia, fueron ahondados desde múltiples miradas, disciplinas y con expositores de América Latina en el IV Seminario Internacional de Prácticas Pedagógicas en Contextos de Encierro, organizado por la organización interfacultad e interuniversitaria, Red Pece. Episodios de vulneración se han repetido de manera regular en estas instancias, generando la paradoja de la desprotección en lugares destinados al cuidado y la protección infantil.

Infancias en contextos de vulneración de derechos como encierro, privación de libertad o afectadas por hechos traumáticos han sido denunciados públicamente. Según un informe publicado por la Policía de Investigaciones (PDI) en 2019, en el 88 por ciento de los centros del Sename se constató que se vulneraron los derechos de niños y niñas. Más recientemente, reapareció la imagen de Cristóbal Cabrera, quien fuera apodado como “el Cisarro”, perseguido y detenido 28 veces desde los 14 años. Ya adulto, fue nuevamente detenido, tras apuntar con un arma a una niña de 3 años en un robo violento.

Situaciones de maltrato que tardan en ser visibilizadas y que no han sido resueltas, han sido tratadas desde hace cuatro años por la Red de Pedagogía en Contextos de Encierro, Red Pece, en sus distintas sesiones del Seminario Internacional. La red reúne a académicos y académicas de las facultades de Ciencias Sociales y Filosofía y Humanidades de la U. de Chile, junto a la Universidad de Ciencias de la Educación, UMCE, y a las universidades Alberto Hurtado, Católica Silva Henríquez y de Playa Ancha. La actividad este año, también contó con el apoyo del Programa Transversal de Educación, PTE, de la U. de Chile, entre otras organizaciones.

Carmen Rodríguez (Uruguay), doctora en Educación y consultora Unicef, fue la encargada de dar la conferencia inaugural del IV Seminario Internacional de Prácticas Pedagógicas en Contextos de Encierro: Perspectivas Interdisciplinares, realizado en la Facultad de Ciencias Sociales de nuestro plantel. 

La también licenciada en Psicología, expuso sobre “Los no lugares de la Infancia”, especialmente aquellos de encierro. Tomando las lecciones de Michel Foucault, recordó una particularidad de esos lugares y es que en ellos existe “lo que ignoramos, pero también existen ciertos saberes; existe lo que sabemos, los saberes técnicos, los saberes académicos y los saberes de las disciplinas”.

Al interior de dichos lugares marginados socialmente –como la cárcel, el manicomio o el internado para niños, por ejemplo– emerge la interrogante de ¿por qué en las instituciones de protección, creadas, financiadas, construidas y ampliadas a cargo de la protección, desprotegen a los niños y niñas?. Dicha pregunta, afirmó la experta, también guió su tesis doctoral. “Nadie ignora que los niños son maltratados en instituciones del Sename, no es algo que esté oculto. Sin embargo, no tiene una visibilidad o fuerza de algo que produce una alteración de lo dado”, comentó.

Algunos resultados de su investigación dan cuenta de que en instituciones de protección existen circuitos de desprotección, los cuales están hechos de eso que es lo “insoportable”, o experiencias negativas que marcan a niños, niñas y adolescentes. Lo que es insoportable para un niño quizás se aproxime a lo traumático. En esos casos, según la investigadora uruguaya, lo primero que se debe hacer al trabajar con infancias dañadas es devolverle lo enigmático a las experiencias insoportables que han vivido, porque –al menos en Argentina y Uruguay– se ha pensado que esos saberes instituidos en el lugar y señalados por Foucault, han llevado a creer que “estos niños ya tienen escrito todo su destino o futuro, y la verdad es que no hay mentira más grande”. Lo que si configura el circuito de lo insoportable es la manera regular que poseen las instituciones de responder ante estos menores.

Trayectos de exclusión social

Tras su conferencia, se desarrolló el primero de cuatro paneles titulado “Trayectos de exclusión”, coordinado por Marisol Ramírez Muga, e integrado por Viviana Soto del Departamento de Educación y Matías Marchant del departamento de Psicología de la Facultad de Ciencias Sociales, junto a Elizabet Marco, doctora en Bienestar social, cooperación y desarrollo local de la Universidad de Valencia, quien abordó la realidad de niños y niñas migrantes –principalmente desde la República del Conogo– en España.

Desde el psicoanálisis infantil, el académico Matías Marchant ahondó en la pregunta: ¿Por qué la institucionalización de niños y niñas es tan perjudicial para su vida psíquica y tiene nefastos efectos en todas las áreas de su desarrollo? Al respecto, recordó  investigaciones realizadas Bowlby y René Spitz sobre el sufrimiento infantil, y otras de piscoanalistas como Anna Freud y Winnicott, sobre la experiencia de niños en centros de acogida y deprivación afectiva, respectivamente.

“Se puede señalar que uno de los principales problemas que experimentó el sistema de alojamiento residencial en nuestro país mantuvo todos o casi todas las condiciones que se señalaron los autores como potencialmente patógenas para el desarrollo de los niños”, indicó Marchant. El académico agregó además, que hoy en día, para instaurar y desarrollar una institucionalidad de la infancia “necesitamos tener claro este principio: los niños y niñas, como cualquier ser humano, son seres de memoria y memorizantes. Pueden ser testigos, pueden denunciar y pueden ser parte de la construcción de la historia social”.

Viviana Soto, en tanto, planteó la discusión sobre la protección analizando quién es ese niño o niña de la protección y de qué protección hablamos hoy. Para ello trazó un recorrido histórico sobre las normativas y políticas de protección en el país desde el s. XIX al s. XXI y el ideario de niño/niña universal, así como también la protección integral desde la Convención de los Derechos del Niño.

En este sentido, señaló que el lugar de la protección aparece con la apropiación de normas y pautas comunes, organizada en materia de contenidos o información impuesta en una institución pensada para el control y la vigilancia que homogeniza y en que la positividad de lo igual, permite la expulsión de lo distinto, siendo la violencia de lo igual la que destruye lo singular. En esta línea, la protección es tensionada transformándose en un síntoma de las violencias.

Soto también aseveró que en relación a la institucionalidad de atención a la infancia y adolescencia "será necesario y urgente contemplar sus claras especificidades, como un proyecto político responsable y ético, cuidadosamente organizado e implementado con una prolija coordinación de actores que se necesiten entre sí para cautelar la prevención de las vulneraciones de niños y jóvenes, evitando así su institucionalización”.

La urgencia de una tarea siempre inconclusa

Esta cuarta versión del Seminario Internacional de la Red Pece estuvo dedicada especialmente a relevar las perspectivas interdisciplinarias, indispensables para ofrecer nuevas respuestas que, en parte, aminoren la inmensa deuda que las sociedades latinoamericanas, y particularmente la chilena, mantienen en materia de infancia, más aún aquellas que habitan marginadas socialmente. Así lo destacó durante su discurso de bienvenida al encuentro Marcela Gaete, directora de la Red Pece y académica de la Facultad de Filosofía y Humanidades: “Pensar la pedagogía en contexto de encierro implica analizar el tipo de educación, lo explícito y lo implícito; porque, y como se ha dicho en los anteriores Seminarios, desde la pura escolarización no funciona”.

Por su parte, Ernesto Águila, director de Extensión y Comunicaciones de la Facultad de Filosofía y Humanidades, destacó la importancia de este Seminario en medio de un escenario educativo colmado de problemas y obstáculos, pues “si la tarea educativa es siempre compleja y desafiante, en el ámbito de contextos de encierro lo es más”. En esos contextos se trata de contribuir a reconstituir una identidad resquebrajada, “un ser humano al cual no se le reconoce muchas veces sus derechos políticos”, concluyó.

Texto: Carolina Escobar
Prensa UChile

Martes 10 de septiembre de 2019