Sitio Web del periódico de la Universidad de Chile / Abril 2003, Año 5, Nº44










SUPERVISADOS POR LA VICERRECTORIA DE ASUNTOS ACADÉMICOS

En Marcha Retorno Del Liceo Manuel
De Salas A La “U”


Después de 22 años, este establecimiento vuelve a la Universidad de Chile con dos desafíos muy claros: recuperar el carácter experimental que lo caracterizó desde sus inicios en 1932 -cuando tenía el nombre de Laboratorio Pedagógico- y posesionarse nuevamente como uno de los liceos líderes del país.




Prof. Marcela Kohn.

Qué tienen en común el Presidente Ricardo Lagos, el Premio Nacional de Ciencias Humberto Maturana, la actriz Jael Unger, el actual Jefe de Gabinete Enrique Paris y la modelo de moda, María Eugenia Larraín? La respuesta está en su enseñanza secundaria, ya que todos ellos pasaron por las aulas del Liceo Experimental Manuel de Salas. La diversidad de estos nombres da cuenta del espíritu de este tradicional establecimiento que bajo la premisa de la formación integral, en tanto, “cada alumno es una nota, y cada nota una canción”, ha sido cuna de miles de anónimos y destacados personajes de nuestra historia.
Porque si hay algo en lo que coinciden tanto quienes hoy son alumnos, como los que lo fueron un día, es en definir el espíritu del Manuel de Salas, basado señalan, en el respeto por las diferencias individuales y la participación activa de los estudiantes en el proceso educativo, no como meros receptores, sino como actores participantes. Como muestra un botón: el uniforme que hoy lucen los 2 mil alumnos que alberga la casona de Irarrázaval 3780 (polera roja con azul, pantalones de jeans o de tela azul marino, o shorts en verano, y zapatillas oscuras) fue diseñada por ellos mismos.
Esto caracterizó al Liceo desde 1932 cuando fue creado por la destacada Amanda Labarca, bajo el nombre de Laboratorio Pedagógico y que diez años más tarde se transformó en la instancia concreta donde la Universidad de Chile, cuando se hizo cargo de él, realizó su aporte a la Educación Secundaria del país. Desde ese momento se convirtió en un centro de operaciones cuyo fin era ensayar formas de organización didácticas, innovaciones, nuevos planes y programas de enseñanza, fue un núcleo educacional donde nacían las reformas que requerían los liceos chilenos. Ahí radica el carácter experimental que por años este establecimiento ostentó.
Hoy, a principios de un siglo que exige sortear múltiples desafíos, cobran renovada importancia las motivaciones que dieron origen al Liceo, es por eso que el proceso de retorno del Manuel de Salas a la Universidad de Chile -luego de 22 años en que estuvo bajo la tutela de la Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación, UMCE- se presenta como la oportunidad de retomar dicha senda que se inició en 1942.

EL COLOR DE LA “U”
“El 2003 es el año del compromiso y la responsabilidad. Lo hemos titulado así porque estamos comprometidos con el cambio que estamos ejerciendo y creemos hacerlo responsablemente”, explica la Directora del establecimiento, Prof. Marcela Kohn. La idea, explica, es motivar a toda la comunidad del establecimiento, desde los profesores, los alumnos hasta los padres y apoderados en este proceso que recién comienza. “Veo el futuro muy promisorio tanto para el Liceo, como para la Universidad. Nuestro propósito es poner nuestro mayores esfuerzos y capacidades de estudio, para delimitar cuál es el joven más apto para enfrentar con éxito la primera parte del siglo XXI, para eso debe que tener la visión de las artes, de las ciencias, por eso que es tan importante contar con la Universidad de Chile”, agrega.
Este año el ambiente ya se siente diferente, así no duda en señalarlo Valentina Morales, una entusiasta alumna de cuarto medio, “ahora que están pintando el colegio hasta los colores son distintos. El cambio se ha notado, los profes están más contentos, está todo más organizado. Recién hubo asamblea y se estaban planeando cursos de break dance, malabarismo, es ‘bacán’ que no se estén tratando temas conflicto y que ahora se hagan cosas. El Liceo de nuevo está tomando el color de la “U”.
El 9 de agosto del 2001 se convirtió en una fecha simbólica para el historial del Liceo. Fue ese el día en que oficialmente se estableció la dependencia del Manuel de Salas a la Universidad de Chile. A partir de esa fecha, con el fin de coordinar el proceso del traspaso -como etapa de reconocimiento mutuo hasta que finalmente la impronta de la Universidad marque las distintas actividades y proyectos del establecimiento- fue constituida una comisión de trabajo encabezada por la Vicerrectora de Asuntos Académicos, Prof. Dra. Cecilia Sepúlveda y compuesta, por los Decanos de las Facultades de Filosofía y Humanidades, Prof. María Isabel Flisfisch y de Ciencias Sociales, Prof. Fernando Durán, por el Vicerrector de Asuntos Económicos y Gestión Institucional, Prof. Carlos Cáceres y la Directora del Liceo Experimental Manuel de Salas, Prof. Marcela Kohn, entre otras autoridades.
“La construcción de un proyecto educativo innovador que se haga cargo de las transformaciones de nuestro país, así como de potenciar una educación orientada a los desafíos del siglo XXI, resulta de suma importancia para nuestra Universidad. El Liceo debe ser capaz en un corto plazo de reinventar aquellas herramientas educativas que tanto prestigio le dieron en el pasado, ajustándolas a los desafíos actuales, conservando el espíritu crítico y los valores cívicos que siempre caracterizaron a la Universidad de Chile”, explica la Prof. Dra. Cecilia Sepúlveda.
Similar opinión tiene la apoderada Carolina Arrau, quien piensa que este es el primer paso hacia la recuperación de la educación pública chilena. “Pienso que el Liceo va a ganar ahora la legitimidad para plantear proyectos que sean relevantes para el país”.
Dentro de las actividades que se han puesto en marcha en el ámbito académico pedagógico, destaca el proceso de autoevaluación que se realiza en el establecimiento y que dará las claves para la determinación de acciones futuras. También, se encuentra en pleno funcionamiento el Diplomado en Construcción del Conocimiento impartido por la Facultad de Ciencias Sociales al que asisten alrededor de 120 profesores. Los trabajos de investigación que resulten de él, serán evaluados para su próxima implementación en el Liceo.
Este año también comenzarán a operar una serie de iniciativas que vinculan al Manuel de Salas con facultades de la “U” en trabajos de apoyo pedagógico, tanto para alumnos como para profesores. Una de estas permitirá a alumnos destacados de tercer y cuarto medio asistir a algunos de los Cursos de Formación General impartidos en la Universidad, como lo son: las relaciones de género y sociedad, los desafíos del Sida en el nuevo milenio y comunicación y globalización. Así también se asignarán cupos para que los docentes del establecimiento asistan al post título “Educación en valores” dictado por la Facultad e Filosofía y Humanidades.
Destaca, además, el proyecto “Liceo Saludable 2002-2004” que lleva a cabo la Escuela de Enfermería de la “U”. Su objetivo principal es desarrollar una serie de actividades dirigidas tanto a estudiantes, padres y funcionarios, tendientes a mejorar las condiciones de calidad de vida de la comunidad. Pare este efecto se impartirán cursos de paternidad responsable, talleres de sicología en áreas de desarrollo personal y salud mental, programas de auto cuidado, hábitos alimenticios, entre otros.
Para el estudiantado hay atractivas novedades, ya que los alumnos de tercer y cuarto medio próximamente contarán con la Tarjeta Universitaria (TUCH) e ingresarán al Sistema de Información y Servicios Bibliotecarios (SISIB) con lo cual podrán acceder a préstamos ínter bibliotecarios. A eso se suman, la serie de actividades programadas por el Departamento de Evaluación, medición y registro Educacional (DEMRE) para difundir la nueva Prueba de Aptitud Académica.
Además, los escolares “van a contar con espacios deportivos de la “U” para que practiquen los deportes que acá no se pueden realizar como el fútbol y el atletismo”, explica la Directora del establecimiento, Prof. Marcela Kohn.
Con respecto al plano económico-administrativo, el Liceo Experimental Manuel de Salas está en vías de una plena normalización.

LIDERAZGO Y VANGUARDIA
Retomar su carácter experimental y volver a ser el mejor liceo de Chile. Estos dos planteamientos son los que hoy se asoman como grandes objetivos de este retorno. Al respecto la Prof. Dra. Cecilia Sepúlveda, destaca que para cumplirlos es necesario “volcar la experiencia y conocimientos que se han venido desarrollando en el Centro de Estudios Pedagógicos de la Facultad de Filosofía y Humanidades, como en el Departamento de Educación de la Facultad de Ciencias Sociales. El Liceo debe retomar su rol de “laboratorio educacional”.
En tanto, para la Directora del establecimiento, es importante destacar que hoy las principales falencias se centran en los apoyos pedagógicos, “pero para superarlas la Universidad está dispuesta a ayudarnos, a la vez, que tenemos personal preparado para dar sus mayores esfuerzos y capacitarse para volver a tener el mejor liceo de Chile.” Sin embargo, opina, que aunque es importante retomar el liderazgo, “no estoy de acuerdo con que el mejor sea el que tiene los puntajes top de la Prueba de Aptitud, sino el que está capacitado para sacar a todos sus alumnos de cuarto medio aptos para enfrentar las tareas que vienen después y si eso va por la vía universitaria, que no tenga el contrapié decir que no lo pudo hacer porque el establecimiento no le dio las armas, igual para quienes tienen una opción de futuro distinta”.

“La construcción de un proyecto educativo innovador que se haga cargo de las transformaciones de nuestro país, así como de potenciar una educación orientada a los desafíos del siglo XXI, resulta de suma importancia para nuestra Universidad”.

Sitio Web del periódico mensual publicado por la Dirección de Comunicaciones y RR.PP. de la Universiadad de Chile, Avda. Bernardo O'Higgins 1058, teléfono: 6781060, fax: 6781132, e-mail: unoticias@uchile.cl
© Universidad de Chile, 2002