Buscador de noticias

Por título o palabra clave
  • Por fecha de publicación
Facebook Tweet Google+

Unidad de Capacitación

Todo listo para bailar Cueca en las próximas Fiestas Patrias

Con cuatro clases intensivas, los funcionarios (académicos y personal de colaboración) se prepararon para disfrutar las próximas fiestas patrias bailando nuestro baile nacional, la Cueca. Claro que los asistentes fueron más allá, y añadiendo coquetería y seducción culminaron su curso en un clásico lugar de Santiago, bailando la popular Cueca Urbana.

Participantes Curso Cueca Urbana jueves

Participantes Curso Cueca Urbana jueves

Participantes Curso Cueca Urbana martes

Participantes Curso Cueca Urbana martes

Práctica Curso Cueca Urbana

Práctica Curso Cueca Urbana

Salida para practicar la Cueca Urbana

Salida para practicar la Cueca Urbana

Salida para practicar la Cueca Urbana

Salida para practicar la Cueca Urbana

Enlaces relacionados
Galería de Fotos

Bailar cueca es un desafío para todos los chilenos. Sin embargo, es más fácil batir palmas y animar a otros, incluso cantando algunas de las cuecas más conocidas, como la de Los Lagos, el Guatón Zamora y hasta la Consentida, que animarse a salir a la cancha.

Pese a ello, secretamente muchos tenemos esa vocecilla interior que nos recuerda cada año lo lindo que sería zapatear nuestro baile nacional.

Por fortuna, los funcionarios de la Universidad de Chile pudieron conocer más de la cueca y sus variaciones, según la zona geográfica de nuestro país, gracias a Wilson Arancibia Robles, periodista de la Dirección de Servicios de Información y Bibliotecas, dependiente de la Vicerrectoría de Asuntos Académicos, que con su amor por esta danza, ofreció gratuitamente a todos los funcionarios la oportunidad de conocer, practicar y disfrutar de cada patita de cueca.

La convocatoria fue impresionantemente rápida y numerosa, por lo que se coordinaron dos grupos, con más de 30 participantes cada uno y que durante 4 clases intensivas, conocieron la historia de la cueca, estructura y diferentes estilos, practicando especialmente aquella conocida como Cueca Chora, Cueca Brava, Cueca Urbana.

Al consultar al profesor sobre el desarrollo de la actividad nos cuenta que “el foco de las clases siempre estuvo en transmitir que la cueca es una sola y millones a la vez, que la hacemos todos diariamente, la bailamos de la forma que creemos y sentimos, sin permitir que anónimamente alguien diga que nuestra cueca no es buena. Porque el sólo hecho de pararse frente a otros a bailar ya nos hace a todos cuequeros”.

Añade, que en cada clase se instó a las personas a mejorar su baile, a creerse el cuento, salir, ver, visitar lugares para bailar, pero por sobre todo, se les invitó a sentir la música. Bailar es sólo la mitad del asunto. La otra mitad es oírla.

Por ello, se menciona la importancia de oír una cueca completa, escuchando su música y letra, melodía, fluctuaciones, matices y colores, las diferencias entre los cantores, los acompañamientos, tales como palmas, cajones, platillos, cucharas, panderos y hasta sus propias voces para animarla.

En palabras de una de las alumnas, Jocelyn Flores Villagrán, de la Vicerrectoría de Asuntos Económicos y Gestión Institucional, a través de las clases se compartió la pasión por este baile y en la salida final fue muy bien elegido el lugar, Club Matadero, que contaba con un ambiente muy cálido y un show hermoso. Todo mejorado gracias a la presencia del profesor y los compañeros.

Por su parte, Erika Gómez D., del Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos, quiso agradecer a sus compañeros de clases y al profesor, quién motivaba constantemente a los alumnos para aprender nuestro baile nacional, siendo este uno de los mejores panoramas del año.

Finalmente, Wilson Arancibia R., profesor de la clase, agrega que quien participa del mundo de la cueca, poco a poco comienza a descubrir que esto es una gran familia, y como tal, a veces uno puede enojarse con ella y sentir que no nos entiende ni nos llena. Pero está siempre con nosotros y la llevamos en la sangre, y nos acordamos de ella en los buenos y en los malos momentos.

Además, en los carretes cuequeros se encuentran literalmente las familias con sus hijos, padres y abuelos, donde todos parecen conocerse, se saludan, se abrazan, se pegan codazos, a veces se pelean, pero siguen ahí, por lo que invita a todos los que tengan esa vocecilla interior que les invita a zapatear, que en estas Fiestas Patrias se atrevan y comiencen a disfrutar nuestro baile nacional.

  • Compartir:
    https://uchile.cl/u115203
Su mensaje fue enviado correctamente
Nombre del Destinatario:
E-mail destinatario:
Su nombre:
Su e-mail:
Comentarios: