Recursos basales para trabajo conjunto

Convenio Marco y acuerdo entre planteles hacen realidad la creación de un Sistema Nacional de Universidades Estatales

En su primera sesión del año, el Consorcio de Universidades del Estado de Chile (CUECH) realizó en la Universidad de Tarapacá, en Arica, el lanzamiento del Convenio Marco para las Universidades del Estado, mediante la firma de una declaración por parte de los rectores, hito que marca el comienzo de la estructuración del trabajo en red de las universidades estatales.

El Convenio Marco es una línea de financiamiento institucional del Ministerio de Educación, otorgada mediante ley de presupuesto desde el año 2015, que se traduce en aportes basales cuyo objetivo es desarrollar un sistema de universidades estatales.

“El Convenio Marco para nosotros es tremendamente significativo e histórico ya que marca un punto de inflexión en volver a tener como Estado chileno un sistema de universidades que esté comprometida desde la investigación, desde la innovación y desde la preservación cultural de cada región del país. Es el primer paso para  que el sistema de Universidades Estatales se comience a estructurar y se disminuyan las brechas existentes entre las instituciones del CUECH, consolidando un estándar de calidad común para todas”, destacó el Rector.

Sobre el objetivo principal de articular el trabajo de los planteles estatales, el presidente y vocero del CUECH, señaló que “la idea final es que esta cosmovisión de lo público tenga una columna vertebral que son las universidades estatales de Arica a Punta Arenas, con presencia y diversidad regional”. 

Con este paso, destacó el Rector, “estamos rompiendo la idea que las universidades son rivales entre sí”, escenario en el que “las estatales tenían que entrar en la lógica de estar disputando el mercado con las demás universidades”.

En esa línea se refirió al desmedro que han sufrido las universidades estatales, situación que se viene a revertir con este paso, agregando que en ese contexto “resulta vergonzoso que en el ánimo de las transacciones globales, para dejar tranquila en la mesa de negociaciones a las universidades privadas, se ha ido por mucho tiempo colocando como una materia de negociación el detrimento de las estatales”.

“Nosotros no estamos disponibles para que las universidades del Estado sean parte de una negociación o sean parte de la discusión. Si otros quieren hacer negocio con la Educación Superior que lo hagan ellos y que tengan sus estrategias, pero no veo como el Estado tenga que involucrarse y mucho menos, sea perjuicio para las estatales el garantizar que a otros les vaya bien en sus negocios”.

Aportes basales para las instituciones estatales 

Las instituciones estatales conformaban antes de la ley de 1981 un sistema como sedes de las U. de Chile y de la U. Técnica del Estado, situación que explica lo que se ha denominado como el “efecto sede” donde las instituciones al no ser universidades nacionales en el origen, vieron subdivididos y mermados sus aportes históricos financieros y su consecuente desarrollo. 

Con el reconocimiento de una relación específica entre el Estado y sus universidades a través de esta  línea presupuestaria llamada Convenio Marco, se apunta más que a la recuperación del antiguo sistema, a uno que nivele la situación histórica desigual preexistente, equiparando a todas las universidades estatales y constituyendo un sistema integrado como el de antes, pero con la riqueza regional que hoy tiene cada institución, al ser los polos de desarrollo en sus respectivas realidades locales.

Compartir:
https://uchile.cl/u118772
Copiar