Rector Ennio Vivaldi:

"El rol de las universidades estatales garantizó que lo fundamental de una universidad pública estuviera presente y defendido en la ley"

Un largo proceso, marcado por la participación de las universidades estatales y sus comunidades en las instancias legislativas, concluyó este miércoles 24 de enero con la aprobación de la Ley Sobre Universidades Estatales, misma jornada en la que se aprobó la Ley de Educación Superior cuyo articulado consagra la gratuidad.

La normativa establece un Plan de Fortalecimiento de 300 mil millones de pesos a diez años, la posibilidad de aumento de matrícula para estas instituciones por sobre los límites definidos por la política de gratuidad, y un marco común para la gobernanza institucional, entre otras materias.

El Rector de la U. de Chile y presidente de los planteles estatales, destacó que con esta normativa “vuelve a haber el concepto de universidad estatal de manera explícita”.

Para ello, enfatizó Vivaldi, “el rol de las universidades estatales permitió garantizar que los conceptos fundamentales en torno a una universidad pública estuvieran presentes y defendidos en esta ley, y en eso estuvimos bien. Nos alegramos de haber podido avanzar en ese sentido”.

Así, calificó el Rector, esta normativa es el punto de partida desde el cual “vamos a seguir conversando sobre el rol de las universidades estatales”, a través de, por ejemplo, instancias como el Consejo Coordinador que estipula la ley, desde donde “veremos cómo se profundizan las redes que hoy día hay entre los planteles”.

En definitiva, esta normativa constituye “un gran triunfo para Chile. Es un hito, es un reencuentro con una tradición que nos marca desde nuestro nacimiento como República, que es tener una universidad estatal y que representa pensar al país, incorporar a todos los sectores sociales, políticos y religiosos en torno al concepto de universidad pública”.

Desde el Ejecutivo, la ministra Delpiano manifestó que esta ley “lo que hace es que el Estado, que tiene sus universidades, actúa efectivamente en esa lógica y le da este carácter público de que le puede pedir cosas a sus universidades y las tiene que apoyar”. 

“Cada gobierno le pone un sello a su quehacer pero las leyes son las leyes y estamos todos obligados a cumplirlas, y esa es la gracia que cuando una política pública queda establecida en ley y no en un programa”, concluyó Delpiano.

Compartir:
https://uchile.cl/u140992
Copiar