Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres:

25 de noviembre: Expertas llaman a tener en cuenta las relaciones de poder existentes detrás de la violencia hacia las mujeres

Para denunciar la violencia machista y exigir políticas para su erradicación, cada 25 de noviembre se conmemora el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. La fecha tiene origen en el asesinato de Patria, Minerva y María Teresa Mirabal, en República Dominicana. Las hermanas Mirabal fueron asesinadas en 1960 por ser opositoras a la dictadura que encabezaba Rafael Leónidas Trujillo. La fecha se declaró en 1981, en el marco del Primer Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe, que tuvo lugar en Bogotá, Colombia, donde se acordó conmemorar el día como uno de reflexión y denuncia de las diferentes formas de violencia que experimentan las mujeres.

La Universidad de Chile realizó distintas actividades para conmemorar esta fecha, como la conferencia "Universidad, Feminismo y Violencia: aportes desde la perspectiva interseccional", organizada por la Facultad de Ciencias Sociales y realizado en el marco del Foro Chile Suecia, del que participaron las académicas Paulina de los Reyes, de la Universidad de Estocolmo, junto a Svenka Arensburg y Kemy Oyarzún, de nuestra casa de estudios, quienes entregaron distintas perspectivas sobre la persistencia de este tipo de violencia.

La profesora de Historia Económica de la Universidad de Estocolmo Paulina de los Reyes, que además ha realizado estudios sobre interseccionalidad y feminismo postcolonial, plantea que hay que tener en cuenta las relaciones de poder que existen detrás de la violencia hacia las mujeres.

"La violencia se relaciona con el poder, con la vigilancia. Hay una organización y estructuración del poder que se está dando en términos de posiciones de género. Existe un sistema de privilegios, de gratificaciones y de estímulos en las instituciones, que utiliza estos ejes para darle más poder a unos sobre otros", explicó. La académica también aseguró que es imprescindible entender esta lógica desde la interseccionalidad: "El poder que da lugar a esta violencia está siempre articulado; no hay que sólo fijarse en el género, sino ver como hay otros mecanismos de diferenciación que tienen que ver con el estrato social, la sexualidad o la edad. El género nunca opera solo".

De los Reyes enfatiza que hay una transmisión de conocimientos que tiene lugar en el mercado, no para aprender sino para competir frente a otros. "Este es el mayor impedimento que tenemos, desde esta subordinación a la mercantilización y al machismo, es que se premia a aquel que cumple con los roles de género, al que se ajusta a esta estructura de poder y privilegios, donde te enseñan que tienes que tener lugar en esta sociedad patriarcal y no transgredirlo, donde hay impunidad frente a los actos de violencia, ¿por qué? porque transgredir esta sociedad implicaría enfrentar al patriarcado, al capitalismo y a la lógica de la violencia estructural", explicó.

Para la académica del Departamento de Literatura y del Centro de Estudios de Género y Cultura de América Latina (Cegecal), de la Facultad de Filosofía y Humanidades, Kemy Oyarzún, en el caso chileno la violencia se asienta desde la dictadura, donde se instauró el modelo económico neoliberal con un Estado represivo y subsidiario. "Con el movimiento de 2018 quedó una semilla para ir instalando comunidades, subjetividades políticas emergentes, como subjetividades comunes. No exijamos tener uniformidad en nuestros intereses comunes, sino que seamos capaces de escuchar y entender que el problema no es solo la falta de igualdad, sino de equivalencia. La unidad en equivalencia es una tarea pendiente a retomar", dijo.

Por otro lado, la abogada de la Red Chilena contra la Violencia Hacia Las Mujeres, Lorena Astudillo, planteó que ya existe conciencia que esta sociedad es injusta con las mujeres, por lo que la manifestación del pasado jueves y la futura huelga propuesta para el próximo 8 de marzo son para visibilizar y denunciar todo tipo de violencia hacia las mujeres. "Hemos generado una organización y no vamos a seguir tolerando que esto siga pasando. No solo estamos exigiendo que nos dejen de matar, estamos exigiendo también que no siga existiendo la brecha salarial, que no exista la imposición del cuidado y la maternidad, tampoco queremos que nos acosen en las calles, que nos violen, ni a niñas, ni a mujeres. Salimos a las calles para tomar un espacio que históricamente se nos había negado para no parar hasta transformar la sociedad, y que nos organicemos en todo Chile para desde nuestros distintos lugares generar acciones; denunciar, hablar, hacer público todo lo que nos pasa, visibilizar esta realidad para que todos los agresores no sigan en la impunidad", manifestó Astudillo.

Las cifras de la violencia

Según el registro de la Red Chilena contra la Violencia hacia las Mujeres, en Chile se han perpetrado 50 femicidios en lo que va del año, mientras que alrededor de 2 mil mujeres denunciaron ser víctimas de violación durante en 2017. Además, de acuerdo al informe del Ministerio de la Mujer y Equidad de Género, se han cometido 104 femicidios frustrados y el 34 por ciento de las mujeres asesinadas por femicidas en 2018 habían hecho denuncias previas a Carabineros, la PDI, o el Ministerio Público.

En Latinoamérica la cifra de femicidios no es distinta. En Argentina se han cometido 139 femicidios los primeros seis meses de 2018, según el informe semestral del Observatorio de Feminicidios del Defensor del Pueblo de la Nación. Mientras que, según cifras de ONU Mujeres, en 2017 murieron 2.559 mujeres víctimas de la violencia machista en América Latina, informe que no incluye a México ni a Colombia.

Frente a problemática que no sólo enfrenta Chile, sino toda América Latina, el pasado jueves 22 de noviembre miles de mujeres se manifestaron en las calles en más de treinta localidades del país, en el marco del Día Internacional contra la Violencia hacia Las Mujeres. En Santiago la movilización comenzó a las 19:00 horas en Plaza Italia, donde distintos movimientos sociales se manifestaron para exigir la erradicación de la violencia contra las mujeres.

En este línea, la Red Chilena contra la Violencia en conjunto con la Cátedra Amanda Labarca de la Universidad de Chile lanzaron un vídeo-campaña bajo el lema "Contra la violencia machista" y con el hashtag #ConlaFuerzadeTodas que, a través de relatos de mujeres de distintas edades y contextos sociales, hace un llamado a terminar con la violencia machista, y busca concientizar sobre la dimensión cultural, social y estructural del problema.

Compartir:
https://uchile.cl/u149505
Copiar