Reconocimiento

U. de Chile rinde homenaje al profesor Edmundo Acevedo por Premio Nacional de Ciencias Aplicadas y Tecnológicas

“Era de la generación de jóvenes académicos, se les conocía como la ‘Revolución de los Sargentos’. Yo era estudiante, pero vi cómo ellos sacaban adelante la necesidad de cambio en nuestra Facultad y en la Universidad. El cambio de ser solo profesionales a hacer también investigación”, afirmó el Decano de la FCA, Roberto Neira, relatando parte de la historia del profesor Acevedo como un impulsor de la reforma universitaria de los años 1960.

Mientras el decano Neira describía al profesor Acevedo como una persona con vocación pública, dedicando a sus investigaciones a la alimentación y desarrollo sustentable en pos del beneficio a la agricultura del país, los chats de conversación en ambas plataformas se llenaban de elogios para el galardonado académico.

Eran casi 500 personas conectadas, entre colegas, compañeros de trabajo, académicos, funcionarios, estudiantes, familiars y autoridades universitaras que, desde diferentes lugares de Chile y el mundo, se reunieron a través de las plataformas Zoom y Facebook Live para homenajear la trayectoria del galardonado profesor.

Había palabras de agradecimiento por sus enseñanzas, por su motivación en la disciplina de la agronomía, por su apoyo a las y los estudiantes para continuar con estudios de especialización, sobre todo en el extranjero, por su humildad y cercanía con la gente, aspecto que fue destacado por el decano Neira quien señaló que no ambicionó el Premio Nacional, sino que aceptó la nominación en beneficio de la Facultad y la carrera.

La profesora Paola Silva trabajó 25 años de la mano del profesor Acevedo y lo conoció de cerca como maestro, colega y amigo. A través de un recorrido por la historia del académico dio a conocer su trayectoria profesional y también permitió conocer de forma más íntima a quien es hoy el Premio Nacional de Ciencias Aplicadas y Tecnológicas de Chile 2020.

En su relato, la profesora Silva relevó la importancia de investigaciones del académico como el efecto de las relaciones hídricas con el trigo; el estrés hídrico y el ajuste osmótico (carácter de resistencia a la sequía); el estudio sobre el Tamarugo, descubriendo que el agua que usaban venía de la napa freática y no de la camanchaca como se creía; y diversos estudios sobre alternativas de manejo para mejorar el uso de agua en plantas, como la siembra temprana, por ejemplo.

Así como también destacó la creación del Laboratorio de Relación Suelo-Agua-Planta, en el año 1969, y la catedra del mismo nombre en 1972, donde se estudia en profundidad el continuo agua suelo planta atmosfera. “Un curso que integra la física de suelos, la fisiología vegetal y las variables atmosféricas que provocan la pérdida de agua desde los cultivos hacia la atmósfera”, explicó la profesora Silva señalando que por sus hallazgos, el profesor Acevedo “siempre es citado en investigaciones de fisiología”.

Después de trabajar en Siria y México el profesor Acevedo vuelve a Chile para convertirse en Decano de la FCA entre 1995 y 1998. “Él llega para modernizar la Facultad. Impulsa a los estudiantes a hacer estudios de doctorado para hacer un recambio de generación en los académicos”, afirmó la profesora Silva, destacando el espíritu visionario del reconocido profesor e impulsor de la motivación por el perfeccionamiento y especialización de sus estudiantes.

Enseñanzas de un visionario

En la oportunidad el profesor Edmundo Acevedo dio una clase magistral, y agradeció las palabras de reconocimiento que ha recibido tras obtener el Premio Nacional a las Ciencias Aplicadas y Tecnológicas de Chile 2020. “Quiero agradecer por las hermosas palabras con respecto a mí. Agradecer la presencia de otros decanos y de representantes de otras universidades del país, de mis compañeros de trabajo y, en particular, de mis alumnos”, afirmó emocionado el profesor Acevedo.

En su clase, el académico explicó la importancia de conocer la eficiencia del uso del agua en las plantas, “debemos saber cómo se las arreglan para cambiar esta eficiencia y en qué magnitud las pueden cambiar. Cambios que dependen única y exclusivamente de nuestra investigación para alterar el sistema fotosintético de las plantas”.

“Para aumentar la tasa del agua debemos cultivar cuando la diferencia entre la transpiración y asimilación de las plantas sea mínima. En Medio Oriente con mejoramiento genético lograron desplazar una serie de cultivos de primavera y verano al invierno, donde esa diferencia es mínima”, explicó el profesor Acevedo, señalando que esta acción es posible con la mayoría de los cultivos en nuestro país por la fisiología de las plantas.

“Debemos ponernos a trabajar para ver cómo aumentamos la fotosíntesis si queremos mejorar la eficiencia del agua y la producción. Necesitamos más investigación, más laboratorios para manipular genéticamente las plantas, aprovechando lo que hay en el campo”, enfatizó el académico para concluir.

Para cerrar esta ceremonia oficial, el Rector de la Universidad de Chile, Ennio Vivaldi, celebró el galardón del profesor Acevedo reconociendo “la originalidad de la investigación, su capacidad de anticiparse a los problemas que vendrían cuando no eran evidentes y su excelencia académica. Aquí hay una persona ejemplar, que sirve de referencia para futuras generaciones”.

Desde Iquique, Chillán, Arica, Valdivia, incluso Australia, Holanda, y México, donde vive su hija y sus nietos, seguía gente conectada transmitiendo su alegría y emoción por el merecido reconocimiento al profesor Acevedo, quien participó de la ceremonia desde su casa en Quebrada Alvarado en Olmué. “Un gran motivador”, “una inspiración”, “un orgullo haber sido su estudiante”, “se lo merece”, eran parte de los mensajes que llenaban de emoción la pantalla.

Compartir:
https://uchile.cl/u166759
Copiar