Buscador de noticias

Por título o palabra clave
  • Por fecha de publicación
Facebook Tweet Google+

Vicerrectoría de Extensión y Comunicaciones

Última edición del año

CineClub Sala Sazié realiza foro con cuatro inéditos cortometrajes realizados en pandemia

"Estéticas del confinamiento: cine chileno en pandemia" se titula el foro virtual que se realizará el próximo martes 22 de diciembre a las 19 horas y que reúne cuatro piezas audiovisuales seleccionadas de un universo de 100 obras recibidas en una campaña abierta realizada por la Cineteca de la Universidad de Chile. Las obras que serán exhibidas en vivo serán luego comentadas y analizadas por sus propios autores y autoras y la Licenciada en Cine y Estética, Susana Díaz, invitada especial para esta ocasión.

Afiche del último cine foro del año:  Estéticas del confinamiento: cine chileno en pandemia.

Afiche del último cine foro del año: "Estéticas del confinamiento: cine chileno en pandemia".

La realizadora y licenciada en Cine y Estética, Susana Díaz es la invitada para conversar con los cuatro autores y autoras de los cortometrajes seleccionados para esta edición.

La realizadora y licenciada en Cine y Estética, Susana Díaz es la invitada para conversar con los cuatro autores y autoras de los cortometrajes seleccionados para esta edición.

Fotograma de Sombrío de Paula Ureta.

Fotograma de "Sombrío" de Paula Ureta.

Fotograma de Florecer, de Rodrigo Peña

Fotograma de "Florecer, de Rodrigo Peña

Fotograma de  Etnografía in da jaus, de Daniel Vásquez.

Fotograma de "Etnografía in da jaus", de Daniel Vásquez.

Organización carcelaria contra la crisis sanitaria e indolencia del Estado, del Colectivo Vlopcinema

"Organización carcelaria contra la crisis sanitaria e indolencia del Estado", del Colectivo Vlopcinema

El horror recorre cada una de las narraciones, mezclado con la extrañeza que provoca la constatación de estar viviendo un momento tan único como poco original: la humanidad está a merced de un virus mortal y el mundo entero debe confinarse para evitar los contagios. Parece la premisa de una película de ciencia ficción, pero es la realidad que nos tocó este 2020, y que además de poner en jaque a la ciencia y la economía, trastocó la vida cotidiana, las relaciones humanas y como no, la creación artística.

Con la idea de hacer un balance y una radiografía del panorama del cine actual es que la Cineteca de la Universidad de Chile inició una campaña abierta de recopilación de obras audiovisuales elaboradas durante la crisis sanitaria. El resultado: más de 100 piezas fueron recepcionadas -realizadas por autores y autoras profesionales y amateurs- de las que se seleccionaron cuatro representativas y que darán vida a "Estéticas del confinamiento: cine chileno en pandemia", último foro virtual del año del Cineclub Sala Sazié, que se llevará a cabo el próximo martes 22 de diciembre a las 19 horas, y que será transmitido por el Facebook Live de la Vicerrectoría de Extensión y Comunicaciones de la U. de Chile (@VEXCOMUchile).

Con esta campaña “corroboramos cómo la programación de nuestro cine club se realiza desde el interior de las comunidades, por tanto creemos que es importante recuperar ese sentido de una universidad forjada desde los desafíos de la comunidad y no imponiendo una visualidad”, comenta el coordinador de la Cineteca de la U. de Chile, Luis Horta sobre la convocatoria abierta.

“Esta cultura visual, inédita y excepcional, es un testimonio de cómo la imagen se convirtió en el motor central de las relaciones humanas en el confinamiento, pero también de las subjetividades. Fue sorpresivo también constatar cómo en condiciones adversas y oscuras, la condición humana demandó la creación como mecanismo para exorcizar los horrores de esta pandemia”, agrega el también académico del Instituto de la Comunicación e Imagen.

Los cuatro cortometrajes seleccionados serán visionados al comienzo del foro y luego serán comentados y analizados por sus propios autores y autoras junto a la académica, licenciada en cine y estética, Susana Díaz, autora además del largometraje documental "Supersordo. Historia y geografía de un ruido" (2009) y "Hardcore, la revolución inconclusa" (2011).

En “Sombrío” ( 4 min), Paula Ureta construye un relato personal a través del uso de las sombras de su hogar y de ella misma; “Florecer” (14 min), de Rodrigo Peña gira en torno al núcleo familiar, a la visión que tiene sobre la pandemia una persona mayor y en el que “hay una apropiación de temas como la muerte, los tiempos y los ritos, trastocados a partir del encierro”, cuenta la coordinadora del Cineclub Sala Sazié, Valentina Ávila.
En "Etnografía in da jaus" (4 min) de Daniel Vásquez, hay una mezcla de imagen fija, en movimiento y diseño sonoro. Sin diálogos ni narración en off, la estética se conforma de una representación inusual del hogar, que generalmente es nuestro espacio de comodidad, seguridad, descanso y alivio. Mientras que "Organización carcelaria contra la crisis sanitaria e indolencia del Estado" (11 min) del Colectivo Vlopcinema, muestra justamente la forma de vida en pandemia al interior de la cárcel y cómo los reos están totalmente echados a su suerte.

“Es profundamente llamativo cómo se repetían una y otra vez algunos patrones en las obras realizadas. Un gran porcentaje de cortometrajes contaba con una narración en off hecha por sus propios autores. Es decir, la obra audiovisual se convirtió en una especie de diario de vida en imágenes, un dispositivo catártico de los pensamientos y sentimientos de un montón de personas a lo largo de todo el país”, comenta Valentina Ávila.

En ese sentido, Luis Horta destaca algunos elementos en común que tienen las obras que serán exhibidas como las que quedaron fuera de selección. “La figura del horror atraviesa transversalmente las más de 100 películas que recibimos. Encontramos que los horrores contemporáneos se plasman no solo en el miedo a respirar, sino también al terror de enfrentarse a sí mismo”, advierte. “Eso adquiere forma en la preponderancia que tiene la naturaleza, pero también por la idealización del paisaje, sobre todo de quienes filman desde las ciudades. Se trata de una forma de angustia nueva en el cine chileno, que replantea el narcisismo desde las monstruosidades de un yo devastado”, plantea el académico.

Sin duda, el sector artístico fue uno de los más golpeados por la pandemia y las cuarentenas obligatorias. En estos meses, los centros culturales, museos, las salas de cine y teatro fueron cerradas y las obras de los artistas puestas en "stand by" por tiempo indefinido. La precariedad laboral del sector se hizo sentir tanto como la incesante creatividad de un rubro acostumbrado a la autogestión y a inventar salidas comerciales de la nada. Así nacieron las obras teatrales y las avant premiere de películas por Zoom que intentaron replicar la experiencia presencial y así adaptarse a los nuevos tiempos.

Los cortometrajes de esta edición del Cineclub Sala Sazié revelan esa ansia creativa que supera la precariedad de los recursos. “Se trata de películas que prescinden de grandes equipos, las realizan personas en solitario o con quienes viven, sin grandes ostentaciones formales. Al prescindir de aquellos elementos tradicionalmente consignados al cine de industria, aparece una sencillez muy cercana a la cultura popular tradicional, que con dos o tres elementos es capaz de abrir una sensibilidad poética única”, cuenta Luis Horta.

Sin los grandes focos ni las locaciones espectaculares de la gran industria, los realizadores hacen uso de recursos tan sencillos como la luces y las sombras cotidianas, el material de archivo, las videollamadas, la voz en off y el objeto animado para seguir creando, transmitiendo y creando escapes del horror, sin decorados, sin maquillaje, sin desconocer la crudeza de estos nuevos tiempos en toda su subjetiva verdad.

  • Compartir:
    https://uchile.cl/u171753
Su mensaje fue enviado correctamente
Nombre del Destinatario:
E-mail destinatario:
Su nombre:
Su e-mail:
Comentarios: