Buscador de noticias

Por título o palabra clave
  • Por fecha de publicación
Facebook Tweet Google+

UChile.online

Análisis

Negación y racismo: lo que hay detrás de la negativa al escaño afrochileno en la constituyente

Este martes 15 de diciembre, la Cámara de Diputados votó en forma separada los escaños reservados para pueblos indígenas y el escaño propuesto para el pueblo tribal afrodescendiente, rechazando este último. Invisibilización, negación y contradicción con su reciente reconocimiento legal bajo el prisma del cálculo político, forman parte del análisis de organizaciones sociales y de la profesora del Centro de Estudios Culturales Latinoamericanos (CECLA), Claudia Zapata.

Este martes, en votación, fue rechazado el escaño para el pueblo afrochileno.

Este martes, en votación, fue rechazado el escaño para el pueblo afrochileno.

“El estado chileno excluye, niega e invisibiliza al pueblo afrodescendiente chileno”. Este es el titular de una carta pública de comunidades, organizaciones, ong´s, colectivos y la mesa técnica y política del pueblo tribal afrodescendiente en Chile, emitida recientemente luego de informarse la decisión legislativa del rechazo del escaño propuesto para dicha comunidad en la convención constituyente, votada el día martes 15 de diciembre.

En la misiva, el pueblo afrochileno plantea que de antemano la votación separada de los escaños “concluirá en un rechazo de la participación efectiva de los y las afrodescendientes mediante el escaño reservado”. Exclusión institucional que hoy se suma a otros episodios como son la exención del censo 2012 y del abreviado del 2017.

Esto, como explica la académica de la Facultad de Filosofía y Humanidades, Claudia Zapata, se da de la mano del cálculo político. “Lo que hace la derecha es apartar la votación de este escaño, porque estuvo operando con calculadora en mano pensando en la futura convención constitucional, pensando cómo esta votación les podía afectar”, plantea la profesora, quien califica de racista esta operación por los argumentos de este cariz que fueron entregados por parlamentarios oficialistas y personeros de gobierno.

“Se niega esta condición de pueblo a un pueblo que se ha constituido como tal a partir de una experiencia común de racialización y esclavitud; entonces, el tema de que no son originarios de América antes de la llegada de los conquistadores, por supuesto, pero son un pueblo existente previo a la constitución al estado nación en Chile”, señala la académica, quien también tensiona que “la categoría de originario es complicada porque finalmente se movilizó para excluir y para segregar”.

Al decir y argumentar, por ejemplo, que “no habían estudios académicos, en el fondo, están cuestionando que exista un pueblo afrodecendiente en Chile y eso es una forma de racismo derechamente”.

Contradicción con la normativa internacional y el reconocimiento local

Las organizaciones afrochilenas son explícitas en señalar que la discusión desarrollada en el congreso respecto a la representación mediante escaños “no se ajusta a lo establecido en el derecho internacional y nacional, alejándose expresamente de la base matriz de la ley 21.151 de Reconocimiento del Pueblo Tribal Afrodescendiente Chileno”.

“Lo que ocurrió aquí es una cuestión muy insólita que efectivamente contraviene la jurisdicción internacional y la propia legislación interna, porque la ley se atiene a los preceptos del convenio 169”, explica la profesora Claudia Zapata.

En lo que respecta a lo primero, el Convenio 169 de la OIT es claro en señalar que los estados suscritos  a éste, como es el caso de Chile, deben propiciar que los pueblos indígenas y tribales “…puedan participar libremente, por lo menos en la misma medida que otros sectores de la población, y a todos los niveles en la adopción de decisiones en instituciones electivas y organismos administrativos y de otra índole responsables de políticas y programas que les conciernan”.

Respecto a lo segundo, la académica es clara en evidenciar que los argumentos esgrimidos “contravienen todo lo que permitió esa ley que reconoce al pueblo afro”, promulgada en este mismo gobierno.

En definitiva, señala la académica, “es una contradicción absoluta pero que es una contradicción muy intencionada y calculada”.

Un proceso manchado por el racismo

Respecto a cómo esta determinación marca el proceso constituyente, la profesora Zapata es clara en manifestar que “definitivamente le pone una mancha racista, una exclusión de entrada”. Y, agrega, "queda comprometida u profundidad democrática y política".

Ante esto, indicó que como sociedad “lo que nos corresponde es apoyar los caminos que tomen el pueblo afrodescendiente”, incluyendo acciones judiciales locales e internacionales.

Por otro lado, cerró, "habrá que ver e ir resolviendo cómo queden ahí las fuerzas progresistas, cómo se las irán a arreglar para incorporar esa voz aunque no estén presentes con su escaño".

  • Compartir:
    https://uchile.cl/u171831
Su mensaje fue enviado correctamente
Nombre del Destinatario:
E-mail destinatario:
Su nombre:
Su e-mail:
Comentarios: