Buscador de noticias

Por título o palabra clave
  • Por fecha de publicación
Facebook Tweet Google+

Oficina de Equidad e Inclusión

Charla - taller "Lenguaje y Acciones Inclusivas en Diversidades Sexuales y de Género": construir comunidad para todes

Este espacio de formación estuvo coordinado por la Mesa de Género e Inclusión Campus Sur con el Área Diversidad sexual y de género de la Oficina de Equidad e Inclusión (DAC-VAEC).

Lenguaje inclusivo por orientación sexual, identidad y expresión de género.

Lenguaje inclusivo por orientación sexual, identidad y expresión de género.

 La charla comenzó con una presentación de Margarita Bustos, coordinadora del Área Diversidad Sexual y de Género de la OEI.

La charla comenzó con una presentación de Margarita Bustos, coordinadora del Área Diversidad Sexual y de Género de la OEI.

Enlaces relacionados
Política de equidad e inclusión estudiantil en la Universidad de Chile
Decreto Mara Rita
La casa a veces es la boca del lobo: Salud mental, espacios no seguros en confinamiento para estudiantes lesbianas y bisexuales

Con los objetivos de conocer y comprender la necesidad de utilizar lenguaje y acciones inclusivas que propendan a disminuir o prevenir comportamientos de homo, lesbo y transfobia en espacios académicos y no académicos de convivencia universitaria, y en la búsqueda de contribuir a la reflexión y formación sobre la valoración de la diversidad humana, la equidad e inclusión educativa, utilizando lenguaje inclusivo en diversidades sexuales y de género, el Área Diversidad Sexual y de Género de la Oficina de Equidad e Inclusión (OEI) realizó en Campus Sur, la charla-taller: “Lenguaje y Acciones Inclusivas en Diversidades Sexuales y de Género”, la pasada semana.

Este espacio biestamental estuvo enfocado en el trabajo con las y los funcionarias/os de las tres Facultades, así como con las y los académicas/os, buscando ampliar la discusión y conocimientos que permitan una mejor inclusión de la comunidad LGBTIQ+ en la Universidad de Chile, cumpliendo con uno de los objetivos de la Política de Equidad e Inclusión Estudiantil aprobada por nuestra casa de estudios en 2014: “Velar por la mantención de espacios libres de discriminación, violencia y cualquier tipo de acoso que impida el óptimo desarrollo de las potencialidades de los estudiantes, permitiendo el libre desarrollo de sus identidades”.

La charla comenzó con una presentación de Margarita Bustos, coordinadora del Área Diversidad Sexual y de Género de la OEI, que invitó a reconocernos y mirarnos por medio de una serie de preguntas a las y los participantes sobre nuestra identidad ¿Quienes somos?, ¿de dónde venimos?, ¿cómo me siento cuando veo a una persona ante la cual no puedo inferir su identidad de género porque su expresión me resulta ambigua o no la puedo encasillar?, ¿me he preguntado cómo se siente este otro/a/e ante mi gestualidad u otras expresiones que evidencian esa tensión?

Luego, la profesional del Área, explicó una serie de significados muy importantes a la hora de entender el lenguaje inclusivo por orientación sexual, identidad y expresión de género, reconociendo que “este alfabeto ha ido creciendo como una forma política de visibilizar las orientaciones no heterosexuales y las identidades más allá de lo femenino y másculino, cisgénero (...) Porque así como hace cuarenta años atrás no teníamos instalado el género como categoría, que fue llegando desde el feminismo y los estudios culturales para también reconocernos como un aspecto de la identidad, hoy en día también se está cuestionando estas categorizaciones. Entendemos que son móviles, que no son fijas, aunque décadas atrás las asumíamos como tales. Entonces, cuando hablamos de lenguaje inclusivo nos estamos refiriendo también a comprender que la orientación sexual no siempre es heterosexual y usamos la palabra heteronormatividad porque estamos en un sistema/régimen que tiende a reproducir a nivel de la conformación de familia a nivel de alianza económica, social y política violencias, que excluyen a las otras identidades no heterosexuales”.

Tras dicha exposición fue el turno del profesor y sub director de Género y Diversidades de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo, Martín Torres, el que conversó con los asistentes sobre su propia experiencia, contando que él también es parte de la comunidad LGBTIQ+: “Yo soy trans, hice un tránsito desde una corporalidad femenina a una masculina y pude igual terminar una carrera y ser académico y ahora funcionario de la Universidad. Y dentro de esa experiencia creo que también puedo verlo desde el otro lado y decir que mucha gente alrededor de la comunidad LGBTIQ+ tienen temor y te dicen: es que te va a ir mal, es que es el camino más difícil, es que tengo miedo de que te pase algo, de que alguien te haga algún daño, alguna situación´ y esas cosas también pasan con cariño, pero esa también es una forma de discriminar”, apuntando que este aprendizaje debe ser una “construcción colaborativa” más allá del entorno institucional. “Hoy día tengo como labor y quisiera traerles qué es lo que significa la ética de la persona académica, y en ese sentido me gustaría sumar respecto al hecho de no solo pensarlo como académico, como académicas, como funcionarias y funcionarios de la Universidad, sino que también pensar qué podemos hacer como seres humanos ante las temáticas de inequidad que existen ante la población LGBTIQ+ y otras poblaciones que sin duda han sido oprimidas en nuestras latitudes”.

En la tercera parte de esta charla-taller los integrantes se dividieron en grupos para dialogar sobre la identificación de preconcepciones/imaginarios ante el género y la construcción
de tips para generar interacciones más fluidas y aulas inclusivas.

Posteriormente entregaron una pequeña síntesis de lo conversado, exponiendo, sobre todo, dos problemáticas importantes. Primero, el temor existente por preguntar sobre el género e identidad de les estudiantes, al momento de interactuar, dialogar y no poder inferir el género de la otra persona a partir de su nombre o su expresión, a lo que se respondió reconociendo que “siempre es bueno preguntar”, sobre todo por el pronombre que se reconoce y por el nombre social con que se identifica la persona. Este último reconocido por la Universidad en el Decreto Mara Rita, “instructivo relativo a la utilización del nombre social y trato no discriminatorio a las personas por su identidad de género en la Universidad de Chile”, el que manifiesta expresamente que “el respeto a la identidad de género de una persona en el trato verbal o escrito, corresponde que esté aparejado de un trato no discriminatorio en cualquier actividad que se desarrolle en la Universidad. De tal manera, además de la utilización de su nombre social, corresponde que las personas que hayan accedido a esta medida sean tratadas por los miembros de la comunidad universitaria de conformidad con su identidad de género, en todo ámbito, incluyendo el trato protocolar, la inscripción de cursos libres, cursos de formación general, y asignaturas de carácter deportivo o de acondicionamiento físico, entre otras actividades.

Comp segundo punto, la importancia del lenguaje inclusivo y el uso de la e, lo que generó una interesante discusión, donde se reconoció cierta reticencia y dificultad para su empleo, sobre todo por la norma a cumplir y la costumbre en el uso del histórico pronombre indefinido: todos. Además de la dificultad en la utilización de la letra e en documentos o textos de carácter más institucional.

Finalmente, pese a que este taller fue pensado de manera biestamental, estuvo abierto también a la participación estudiantil, lo que permitió escuchar la importancia del actuar de académicos y académicas y de funcionarios y funcionarias para construir espacios inclusivos y de respeto, como lo señaló Fernando. “Yo soy gay y no tengo ningún problema con hablar de eso. Salí del closet cuando tenía 17 años y entré a la universidad reconociéndome públicamente y todo, pero como que une siempre va a cargar un poco con la incomodidad, con lo mismo que hablamos antes, como que uno no sabe quién se lo va a bancar y quién no. Y creo que en aula y en todos los espacios universitarios para los estudiantes siempre se tiene esa sensación de que le profesore o le funcionarie lleva un poco la batuta de estatus y de edad, y ver que tu profesore la primera clase u otra use lenguaje inclusivo o haga cualquier cosa como para mostrar que es un espacio seguro tiene un gran valor para les estudiantes”.

Renato Henríquez Salazar, periodista DAC

  • Compartir:
    https://uchile.cl/u171893
Su mensaje fue enviado correctamente
Nombre del Destinatario:
E-mail destinatario:
Su nombre:
Su e-mail:
Comentarios: