Voluntariado U. de Chile

Llegada de nueva variante del coronavirus suma la necesidad de nuevos coordinadores para el éxito de la estrategia de testeo, trazabilidad y aislamiento

Una de las estrategias más recomendadas por gremios de la salud para frenar el avance de la pandemia es la aplicación de testeos, trazar los contactos estrechos y aislar a tiempo a casos positivos. En esa cruzada, un equipo compuesto de manera transversal por la comunidad universitaria lideró el llamado a armar cuadrillas de trazadores para colaborar a la estrategia en diversas comunas. Sin embargo, en la actualidad el equipo prevé que con la llegada de la variante Delta, será necesario ampliar el voluntariado, por lo que hacen falta nuevos coordinadores.

Las últimas noticias sobre la pandemia, particularmente la existencia de una nueva variante, representan una dificultad mayor para el equipo a cargo de esta labor, que ve cada vez más cercana la posibilidad de un nuevo rebrote que aumente la exigencia en esta tarea. Actualmente, el voluntariado realiza más de cinco mil llamados mensuales, aportando con este trabajo en veinte comunas. La intención inicial fue mantener activado este trabajo hasta agosto, si el éxito del proceso de vacunación, acompañado con el cierre de fronteras, la ventilación recurrente, el uso de mascarilla y el lavado de manos, así lo permitía. Ahora se espera ver qué pasará con la variante Delta y su expansión en el país, lo que implicaría extender el voluntariado, pero con un desgaste físico y emocional a cuestas.

En este sentido, la académica del Departamento de Atención Primaria y Salud Familiar de la Universidad de Chile, Mg. Viviana Ulloa, agregó que para este nuevo escenario es fundamental tener una comunicación de riesgo efectiva, además de reforzar el enfoque bio-psico-social que requiere el éxito de la estrategia de Testeo, Trazabilidad y Aislamiento (TTA). “Volvemos a enfatizar la importancia de la estrategia de testeo, trazabilidad y aislamiento, la cual requiere disponer de los recursos necesarios para un adecuado aislamiento o cuarentena. Es importante reforzar las medidas preventivas para evitar el contagio”, mencionó la académica.

Trazabilidad en riesgo

El éxito en el control de la pandemia depende en buena medida de una buena trazabilidad, que consiste, principalmente, en establecer toda la red de contactos de un caso índice, es decir, de quien dio positivo. En este sentido, el voluntariado se ha desarrollado con éxito durante estos meses de pandemia, sin embargo, faltan coordinadores. Este cargo surgió dada la necesidad de establecer un canal directo y coordinado de comunicación entre los centros de salud de cada comuna, con el equipo de trazadores y viceversa.

Para la estudiante Sofia Blanco, participante del voluntariado, es fundamental mantener activa esta estrategia, sobre todo, frente a la incertidumbre que genera la llegada de la variante Delta del virus. “La trazabilidad es una de las medidas más importantes para hacer un abordaje adecuado de la pandemia, porque sabemos que van a existir nuevos casos. Es importante que estos sean detectados precozmente, para así aislarlos e identificar a sus contactos estrechos, con el fin de que hagan cuarentena y de esta forma limitar la propagación del virus”, agregó.

 

 

Compartir:
https://uchile.cl/u177366
Copiar