Buscador de noticias

Por título o palabra clave
  • Por fecha de publicación
Facebook Tweet Google+

UChile.online

"Laboratorio virtual micromundo"

Proyecto busca convertir el microscopio en un objeto accesible y de uso cotidiano

Académicos y académicas de la U. de Chile trabajan desde hace un año y medio con profesores y estudiantes de escuelas rurales de la región del Maule para fomentar el desarrollo del pensamiento científico a través de la observación de los seres microscópicos que actúan en la elaboración del vino. El equipo, además, puso en línea una plataforma web de microscopía virtual y actualmente prepara un libro de divulgación general. La iniciativa fue una de las ganadoras del Fondo Valentín Letelier 2019, que cierra su convocatoria 2021 este viernes 30 de julio.

Gráfica desarrollada por el equipo de Laboratorio virtual micromundo para difundir sus actividades en las escuelas del Maule.

Gráfica desarrollada por el equipo de "Laboratorio virtual micromundo" para difundir sus actividades en las escuelas del Maule.

Parte del equipo del proyecto en terreno, visitando viñas.

Parte del equipo del proyecto en terreno, visitando viñas.

Foto referencial del foldscope, microscopio de papel utilizado por el equipo de Laboratorio virtual micromundo

Foto referencial del "foldscope", microscopio de papel utilizado por el equipo de "Laboratorio virtual micromundo"

Infografía sobre el proceso de producción del vino a partir de la uva, realizada por el equipo del proyecto para los estudiantes beneficiados.

Infografía sobre el proceso de producción del vino a partir de la uva, realizada por el equipo del proyecto para los estudiantes beneficiados.

Con el microscopio los estudiantes pueden identificar huevos de plagas, catalogar semillas, caracterizar la tierra, diferenciar tipos de vinos y corchos, catalogar artrópodos en las parras.

Con el microscopio los estudiantes pueden identificar huevos de plagas, catalogar semillas, caracterizar la tierra, diferenciar tipos de vinos y corchos, catalogar artrópodos en las parras.

“Los niños del mundo deberían llevar un microscopio en su bolsillo como quien lleva un lápiz”. Ese es el lema que funciona como motor principal del “Laboratorio virtual micromundo”, una iniciativa liderada por académicos y académicas de la Red de equipamiento científico avanzado REDECA, de la Facultad de Medicina de la U. de Chile, quienes hace un año y medio comenzaron a trabajar con estudiantes y profesores de distintas escuelas rurales de la región del Maule con la idea de incentivar el pensamiento científico a través de la observación de seres microscópicos, esencialmente en viñedos de la zona.

La idea original nació del deseo de acercar la microscopía a la sala de clases, luego de constatar que esta práctica no era habitual para los y las estudiantes, debido muchas veces al concepto errado de que un microscopio es una herramienta cara y relegada solo a los científicos.

“En la astronomía, por ejemplo, hay gente que usa telescopios y mucha astronomía amateur es súper famosa. Los estudiantes descubren estrellas, describen asteroides, pero no pasa lo mismo en la microscopía amateur, donde hay un montón de cosas que ver y descubrir”, explica Jorge Toledo, quien dirige la Unidad de Microscopía avanzada de la Facultad de Medicina de la U. de Chile y es parte del equipo de “Laboratorio virtual Micromundo”.

“Junto al Instituto Milenio de la Universidad en la región del Maule, nos dimos cuenta que el vino es un factor muy importante en la vida de los escolares de la zona, no porque lo consuman, sino porque conocen la vendimia, tienen familiares que trabajan en viñedos, muchos tienen parras en sus casas, entonces el que puedan acercarse ahora al mundo del vino desde una perspectiva científica les da mayor profundidad a sus conocimientos, sin dejar que sea algo cotidiano”, plantea Jorge Toledo.

Gracias al Fondo Valentín Letelier que ganaron en 2019, el equipo puso en marcha hace un año y medio el proyecto, que debido a la pandemia debió cambiar sus estrategias presenciales a una modalidad telemática. De esta forma, lograron capacitar a profesores y profesoras, enviándoles kits de microscopía para que fuesen trabajados con sus estudiantes de manera virtual, también levantaron una plataforma web donde están poniendo en línea diferentes objetos mirados al microscopio. ”Es una herramienta de telemedicina que se usa para hacer diagnóstico remoto y nosotros lo estamos usando para educación escolar, esa es la innovación, algo así como un 'google maps' de los microorganismos”, afirma el académico.

El trabajo en terreno de los estudiantes está sirviendo también como aplicación de dos tesis de pregrado de la carrera de Tecnología Médica de la Universidad, que tienen que ver con, por ejemplo, realizar tinciones histológicas a bajo costo, reemplazando solventes como el benceno por el etanol, que no es tóxico.

Además, el equipo también trabaja en un libro donde volcarán todas las inquietudes de los propios alumnos y alumnas que han participado del proyecto, trabajo que esperan publicar en septiembre. “No es un libro para niños, sino realizado en base a preguntas que ellos han hecho y que nos permiten abordar distintas temáticas para público general. Por ejemplo, por qué las etiquetas dicen cosas tan enredadas, cómo la gente encuentra tantos sabores en el vino o por qué algunos vinos son tan caros. Son como preguntas básicas y muy aleatorias abordadas de manera técnica y científica”, cuenta el director científico de REDECA.

Microscopios de papel

Una de las características principales de “Laboratorio virtual micromundo” es la utilización de herramientas de bajo costo, como el “foldscope”, un microscopio elaborado en papel a modo de origami y creado en su momento por estudiantes de la Universidad de Standford, en Estados Unidos.

Hace varios años, la unidad que dirige Jorge Toledo tomó contacto con uno de los creadores del “foldscope”, quien le envió de regalo varias unidades, las que ahora fueron repartidas entre los participantes del proyecto. Con este microscopio sencillo y de buena resolución es posible identificar huevos de plagas, catalogar el contenido de semillas, caracterizar la tierra, diferenciar tipos de vinos y corchos, catalogar artrópodos en las parras, entre otros.

“Hemos usado el foldscope, que es de papel y que tiene un lente hecho en polímero, el que incluso se puede doblar y pisar y también otros microscopios impresos en 3d y conectables al celular. Lo interesante es que son tipos de tecnología súper honestas porque reconoces cómo funcionan, es una máquina que armas y desarmas y entiendes su mecanismo”, dice el docente.

Hasta ahora los beneficiarios directos de la iniciativa son cerca de 60 alumnos y alumnas de 5to a 8vo básico de distintas escuelas rurales, además de algunos docentes de educación media de colegios agrícolas y educadores de kínder que también se han motivado a introducir el microscopio entre sus alumnos. En total suman unos 400 beneficiarios.

Entre ellos, está la Escuela Viña Purísima de Talca, Escuela Básica Administración y Comercio; Sarmiento de la comuna de Curicó, Escuela Cardenal José María Caro, de Longaví, Colegio Ajial de la comuna de Retiro, la Escuela España de Curicó, el Colegio Melian de Maule, la Escuela Bajo Los Romeros de Molina, la Escuela Particular N° 1, Nuestra Señora del Tránsito, de Molina, el colegio Rauquén de Curicó, el Liceo Nuestra Señora del Rosario en Linares y el Colegio Santiago Oñederra de Constitución.

“Nos hemos dado cuenta que el vino es un tema difícil de abordar en los colegios por el tema del alcoholismo que viene asociado. Quizás por eso, aunque Chile es un gran productor de vino, no es mucha la gente que conoce cómo se produce o la ciencia que hay detrás de él, eso es algo que queremos comenzar a cambiar”, concluye Toledo.

Revisa el video saludo de Jorge Toledo, quien invita a participar de la convocatoria 2021 del Fondo Valentín Letelier.

  • Compartir:
    https://uchile.cl/u178280
Su mensaje fue enviado correctamente
Nombre del Destinatario:
E-mail destinatario:
Su nombre:
Su e-mail:
Comentarios: