Hackatón por el Agua definió sus ganadores e innovaciones para enfrentar la crisis hídrica

El pasado jueves (16 de diciembre) se conocieron los tres equipos ganadores de la Hackatón por el Agua, iniciativa liderada por la Fundación Ingeniería Sin Fronteras (ISF) y la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas, a través de su Dirección de Dirección de Vinculación Externa, de la Universidad de Chile. El Curso de Desafíos de Innovación para el Desarrollo Sustentable, con el que partió esta iniciativa, reunió a más de 300 estudiantes a nivel nacional.

La convocatoria para resolver problemas en esta materia se llevó a cabo a lo largo del 2021, lo que permitió a los participantes generar equipos y vivir diferentes etapas para fortalecer sus propuestas que, prontamente, podrían ser una alternativa para la crisis hídrica que enfrenta el país.

Del total de participantes, fueron 10 los equipos seleccionados para el proceso de preincubación en OpenBeauchef, centro de innovación y emprendimiento de la FCFM, y 5 los finalistas que defendieron sus propuestas ante el jurado.

Este último, conformado por Verónica Puga, integrante del directorio de ISF; Pablo Cortés, Mechanical Lead en Black and Veatch; Luis Vargas, director de Vinculación Externa de la FCFM; James McPhee, director de Consorcio CAPTA y Vicedecano de la FCFM; y Fernando Nowajewski, director de Aceleración de OpenBeauchef.

Santiago Mallagray, director ejecutivo de ISF Chile, destacó el proceso e interés que generó en diferentes organizaciones esta iniciativa, las que se fueron sumando y robusteciendo el proceso.

“Sacamos adelante este proyecto con la convicción que desde la ingeniería y las ciencias se pueden resolver problemas de comunidades en contexto de vulnerabilidad. Problemas como, por ejemplo, la cantidad de personas que en todo Chile no cuentan con acceso garantizado al agua, que, básicamente, corresponde al 50% de toda la población rural del país (…)”, expresó Mallagray.

Para Pablo Cortés fue una experiencia muy buena, quedo muy contento con el proceso, el nivel de innovación y conciencia sobre la crisis hídrica que está viviendo en Chile, añadiendo que “hay un potencial altísimo en estas cosas que se están desarrollando para llegar a una solución real, que nos permita aportar en algo a la crisis hídrica que vivimos actualmente”.

Verónica Puga felicitó a los equipos y destacó su alto nivel, además de rescatar el espíritu del evento que permite posicionar un tema sobre un problema real que se está enfrentando como país, agregando que “me gustaron las soluciones, porque ayudan a democratizar la ciencia y la tecnología a los lugares donde no muchas veces llega (…)”.

Por su parte, Fernando Nowajewski de OpenBeauchef, centro de i+e, destacó el trabajo realizado por los equipos durante todo el proceso de preincubación, incentivándolos a seguir adelante con las propuestas.

James McPhee, autoridad de la FCFM, indicó que “muchos nos damos cuenta de que la crisis climática y la sequía ponen de manifiesto problemas que tienen un origen más antiguo -incluso- y que tienen que ver mucho con la manera en que nosotros vemos y pensamos en los recursos hídricos respecto a cómo están organizados e interactúan con los elementos de nuestra sociedad. Tanto sociales, naturales y económicos”.

Sobre los ganadores

Con el primer lugar se quedaron los equipos de Econalca y Polyaqua. El primero, es un equipo de la Universidad Austral de Chile, cuyo proyecto consiste en el desarrollo de un biofiltro que tiene como principal insumo la nalca.

El grupo de químicos y químicas está conformado por Marcela Cañoles, Ricardo López, Nathalia Alarcón y Verena Cárdenas, quienes buscan hacerse cargo del monitoreo y gestión de aguas contaminadas, especialmente, en sectores rurales y de escasos recursos.

Por su parte, Polyaqua está formado por Felipe Navarro, Sofía Estrugo y Fabiana Munizaga, estudiantes de 5° año de Ingeniería en Biotecnología Molecular de la Universidad de Chile, quienes proponen la implementación de gránulos orgánicos generados en base a un biopolímero de origen natural que permiten una mayor absorción y retención del agua en el suelo, lo que podría ser una alternativa para los sectores agrícolas.

Con el tercer lugar se quedó Biohackers de la PUCV, quienes desarrollaron un filtro donde el protagonista es el cobre. Grupawa e Hidromakers, ocuparon el cuarto y quinto lugar respectivamente.

Huella de carbono del evento

Durante la jornada también estuvo presente Gabriela Quintana, jefa de Proyectos de la Consultora Ambiental Cyclo y voluntaria de ISF, quien estuvo a cargo de la charla que dio cuenta a los participantes sobre la huella de carbono generada por el evento, que alcanzó a cerca de 1.751, 5 kg CO2.

En términos de ecoequivalencias, la huella total del evento es equivalente a 746 litros de gasolina consumidos. Otra forma de observar la equivalencia son 213.057 teléfonos inteligentes cargados.

Según detalló este tema no es menor, ya que incluso cada vez que se envía un correo electrónico la persona deja una huella de Carbono.

Para lograr capturar todo el carbono emitido en el evento, sería necesario contar con 29 plántulas de árboles urbanos crecidos durante 10 años.

Compartir:
https://uchile.cl/u182784
Copiar