Sistema estará centrado en la medición de competencias

Ministerio de Educación presentó nueva Prueba de Acceso a la Educación Superior que reemplazará a la PSU

"Con este anuncio que hacemos hoy se pone término al período de transición y se inicia una nueva etapa en el sistema de acceso a la educación superior, poniendo a los estudiantes en el centro de la política pública, generando un sistema más justo, más equitativo y que ofrece mayores oportunidades", aseguró este martes el ministro de Educación, Raúl Figueroa, cuando presentó desde La Moneda la nueva Prueba de Acceso a la Educación Superior (PAES), examen que pone fin de manera definitiva a la Prueba de Selección Universitaria (PSU).

Se trata del resultado de un proceso que comenzó en 2020, cuando se decidió reformular el ingreso a la educación superior, y que ya había mostrado algunos avances, como la creación de la prueba de invierno y la rendición temporal de la Prueba de Transición (PDT) en los últimos dos procesos de admisión. El producto final "es fruto de un trabajo coordinado y sistemático entre el Mineduc, específicamente la Subsecretaría de Educación Superior, y diversos rectores representativos de todo el sistema universitario", explicó el ministro Figueroa.

"En síntesis, la nueva prueba lo que hace es mutar desde la medición de conocimientos hacia las competencias necesarias para el éxito en la educación superior. Incorpora nuevas herramientas y modifica la metodología de medición en orden a hacer perfectamente comparables las pruebas rendidas en un momento con las que se rindan en otro, ofreciéndoles por esa vía la oportunidad cierta a los alumnos de contar con un amplio abanico de oportunidades para rendir la prueba y ampliando aún más sus oportunidades. Estamos muy contentos y orgullosos de poder hacer este anuncio", detalló el secretario de Estado.

El principal cambio en la lógica de la nueva prueba, que comenzará a aplicarse a fines de este año, es que se dejará de medir la acumulación de conocimientos de los estudiantes y se evaluarán también sus habilidades, siguiendo la premisa que alguna vez orientaba a la Prueba de Aptitud Académica (PAA). "El espíritu de la prueba siempre fue darle más énfasis a las potencialidades que cada ser humano y joven tenía por sobre las oportunidades reales y concretas que cuestiones como la capacidad económica de su familia y la calidad del colegio en que estaba le permitieran realmente llevarlas a la realidad", recordó el Rector de la Universidad de Chile, Ennio Vivaldi, en la ceremonia.

El Rector formó parte del Comité Técnico de Acceso al Subsistema Universitario, junto a otros seis rectores de universidades públicas y privadas. La Universidad también participó del proceso a través del DEMRE, lo que motivó que la máxima autoridad universitaria reconociera al Mineduc por entender que "la institución que había concebido e implementado la PAA debía seguir teniendo una responsabilidad fundamental" en esta tarea. "Ese apoyo político significa refrendar la importancia de que sea una institución pública la que tiene a su cargo una cuestión tan importante para todos los chilenos como es la prueba de selección", dijo.

Para el subsecretario de Educación Superior y presidente del Comité, Juan Eduardo Vargas, los cambios "ponen en el centro de las decisiones a los estudiantes". "Definimos trabajar sobre la base de evidencia, para lo cual nos reunimos con expertos y revisamos estudios nacionales y extranjeros; y establecimos canales para conversar con todos los actores involucrados. De esta forma, hemos dado pasos importantes que apuntan a construir un sistema con mayor equidad y más oportunidades para quienes desean incorporarse a la educación superior", dijo.

A la ceremonia también asistió la vicerrectora académica de la U. de Chile, Rosa Devés, quien destacó que los cambios, cuando son de gran envergadura, "son siempre desafiantes y deben ser monitoreados". "El desafío es asegurar que se cumplan los propósitos de reducir las brechas y que efectivamente la prueba contribuya a una selección más justa. Es importante también que la prueba entregue a las instituciones mejor información para apoyar el desarrollo de sus estudiantes y que produzca un buen alineamiento entre los y las estudiantes y sus programas o carreras", señaló.

De igual modo, la directora del DEMRE, Leonor Varas, destacó que "estos cambios son valiosos en sí mismos, constituyen un progreso, ofrecen soluciones nuevas y avanzan en calidad y equidad en el acceso a la educación universitaria". También valoró "la exitosa instalación de una nueva institucionalidad para la Educación Superior, lo que tenía enormes complejidades". En esta línea,  destacó que "se estableció un sistema de acceso a las universidades cuyas características fundacionales nos permiten confiar en que seguirá progresando, con participación y transparencia, hacia mayores niveles de calidad y de justicia", apuntó.

La nueva prueba

Entre las novedades de la PAES, destaca el hecho de que la prueba de matemática se dividirá en dos: una obligatoria para todas las carreras (Competencia Matemática 1), que medirá las competencias generales y transversales que se necesitan en todos los estudios universitarios, y una electiva (Competencia Matemática 2) para las carreras científicas con un uso más intensivo de la matemática como geología, física, astronomía, química y las ingenierías, entre otras. Así, mientras la prueba de Competencia Matemática 1 considerará las habilidades y conocimientos presentes en el currículum escolar entre 7° básico y II medio, la electiva de Competencia Matemática 2 considerará, además, las habilidades y conocimientos del currículum escolar de III y IV medio.

En total, existirá la posibilidad de rendir cinco PAES: dos obligatorias (Competencia Lectora y Competencia Matemática 1, ambas de 65 preguntas) y tres electivas (de Ciencias; de Historia y Ciencias Sociales; y de Competencia Matemática 2). Los temarios para las PAES se publicarán el 26 de enero y la tabla de conversión de los puntajes PDT a la nueva escala se darán a conocer el 7 de marzo de forma ilustrativa.

Una tercera modificación importante es que se eliminará la actual escala de resultados (que va de 150 a 850 puntos) y se reemplazará por una que irá entre los 100 (mínimo referencial) y los 1.000 (máximo referencial) puntos. Esta escala sigue las recomendaciones de expertos, que han apuntado a agrandar el rango de puntajes para obtener una mayor precisión de los resultados, y se aplicará a todos los instrumentos de acceso: pruebas, NEM y Ranking de Notas. Esto también permitirá que las pruebas sean comparables con las de otros procesos de admisión.

Compartir:
https://uchile.cl/u183645
Copiar