Nuevo informe de cambio climático llama a tomar medidas inmediatas para asegurar el futuro

“Cambio climático: Una amenaza para el bienestar de la humanidad y la salud del planeta” es el nombre de la segunda parte del último informe entregado por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) a las Naciones Unidas. El escrito fue aprobado el pasado 14 de febrero por 195 Estados y publicado el 28 del mismo mes.

Afectando a miles de millones de personas, el cambio climático causado por el ser humano está provocando una disrupción peligrosa y generalizada en la naturaleza. En las próximas dos décadas el planeta afrontará peligros climáticos por el calentamiento global de 1,5 ºC.

Sequías, aumento de olas de calor e inundaciones, son algunos de los fenómenos naturales que han superado los umbrales de tolerancia de plantas y animales debido a sus características extremas que se producen de manera simultánea.

Bajo este escenario, el grupo de trabajo II del IPCC entregó la segunda parte del Sexto Informe de Evaluación (IE6), el cual se completará este 2022. El escrito examina más de 34 mil artículos científicos dando a conocer los impactos del cambio climático en la naturaleza y las personas, además de estudiar los problemas futuros con diferentes niveles de calentamiento global.

La Académica de la Facultad de Ciencias Agronómicas y miembro del Programa de Reducción de Riesgo de Desastres (CITRID), Paulina Aldunce, fue una de las expertas que participó de la elaboración del documento, siendo una de las cuatro a nivel nacional.

“Lo que se presenta en el informe es información científica irrefutable que busca ayudar a las y los tomadores de decisiones y las personas civiles a tomar medidas y acciones que permitan asegurar nuestro futuro”, comentó la experta.

Informe 2022: Urgencia mundial

Con cerca de mil autores de los cuales el 40% son mujeres, esta segunda parte del Sexto Informe de Evaluación (AR6) del IPCC, evalúa los impactos del cambio climático a nivel mundial y regional. A su vez, revisa las vulnerabilidades y las capacidades del mundo natural y las sociedades humanas para adaptarse al cambio climático.

Dentro de los puntos fuertes del documento se encuentra la urgencia por tomar medidas ambiciosas que permitan lograr reducciones rápidas y pronunciadas de las emisiones de gases de efecto invernadero, de manera equitativa y derribando las brechas existentes en las poblaciones de menores ingresos.

Otra arista relevante es el llamado que realizan las y los expertos a optimizar las posibilidades que la naturaleza ofrece para reducir los riesgos climáticos y mejorar la vida de las personas. Entre ellos se encuentran la restauración de ecosistemas sanos y resilientes, pues cerca del 50% de los hábitats terrestres y marinos podrían beneficiarse de ellos, aumentando su capacidad para absorber y almacenar carbono.

Por su parte, el documento alerta sobre el aumento del calentamiento global a 1,5 ºC y que puede llegar sobre los 2 ºC en algunas regiones, pues limitará la capacidad de acción. Por ello, las y los especialistas ponen énfasis en la igualdad y la justicia para enfrentar el desafío, además del compromiso político para el potenciamiento de tecnologías y planes con financiamiento adecuado.

La profesora Aldunce indicó que “tenemos aproximadamente dos años para actuar, pues los impactos del efecto invernadero se volverán descontrolados si no hacemos algo ahora. Para ello, cada acción y ser humano es sumamente importante. No podemos dejar todo en manos de las autoridades nacionales e internacionales, sin embargo, ellos tienen la misión de informar e incluir a las poblaciones locales pues están en la primera línea y se ven perjudicadas a diario”.

Asimismo, la Académica U. de Chile agregó que “es relevante que no solo nos preocupemos del clima, sino que también pongamos énfasis en la mitigación, la adaptación prioritariamente”.

Chile

Debido a sus características demográficas, Chile es un país altamente vulnerable al cambio climático, generando aumento de las temperaturas, escasez de precipitaciones, sequías, olas de calor, retroceso de glaciares y erosiones de las costas. A ello, se suma que la nación se encuentra bajo condiciones de riesgos de desastres, tales como tsunamis, terremotos e incendios.

“El país se encuentra altamente expuesto a desastres naturales, pues tenemos cerca de cuatro mil kilómetros de extensión que incluyen mar, cordillera, bosques y desierto, en los cuales existen altos grados de desigualdad, deforestación, extractivismo, contaminación atmosférica, desertificación, entre otros”, indicó la profesora Aldunce.

De acuerdo con el Académico de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas y director del Programa de Reducción de Riesgo de Desastres (CITRID) U. de Chile, Ricardo Herrera, “el cambio climático no solo genera problemas de agua o calor, sino que incrementa la ocurrencia de eventos extraordinarios como lluvias intensas, aluviones y otro tipo de amenazas naturales afectando a millones de personas. En la Universidad de Chile se han desarrollado diversos estudios que se refieren a los efectos permanentes de estos desastres, los cuales deben ser prevenidos y atendidos adecuada y oportunamente. Por eso, es importante que podamos acercar dicha información a la población, mediante un lenguaje entendible y que permita la adaptación”.

Grupo de expertos IPCC

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático fue creado en 1988 con el objetivo de facilitar evaluaciones integrales del estado de los conocimientos científicos, técnicos y socioeconómicos sobre el cambio climático, sus causas, repercusiones y estrategias de respuesta para las autoridades y personas civiles.

Hasta la fecha se han preparado cinco informes de evaluación. Durante la 43ª reunión del IPCC, celebrada en 2016, se acordó que el sexto informe terminaría el 2022 para formar parte del primer balance mundial de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC).

De la misma forma, el IPCC publica periódicamente informes especiales sobre temas concretos como desastres, energía renovable, calentamiento global, gases de efecto invernadero, océanos, entre otros.

Compartir:
https://uchile.cl/u184342
Copiar