Hasta junio:

Egresados del MAV encabezan exposición con obras realizadas durante la pandemia

Katherina Oñate Potthoff, Rodrigo Carmona Villalobos, Sebastián Gil Muñoz, Rosa Valdivia Maldonado, Amador San Martín, Paulina Olguín Espinoza, Alexandra Miller Sickert, Valentina Arellano Pizarro, Raúl Donoso Ritche, Tamara Contreras Landeros, Mª Francisca Espina Rodríguez, Julio Chávez Calderón, Claudia Fuentes Bohle, Tatiana Gallardo Julio, Sebastián Duarte Murillo, Paula Izquierdo Pérez, Francisca Rojas Polhammer, Irma Sepúlveda Basoalto, Pablo Talhouk Martin-Posse, George Lee Vidaurre, Catalina Gelcic, son los egresados del Magíster en Artes Visuales de la Universidad de Chile de las generaciones 2019 y 2020, que por estos días presentan sus obras en la exposición La comedia humana en el MAC.

Una muestra que tiene como eje curatorial la pandemia vivida estos últimos años y en la que confluyen conceptos afines como el hogar, el espacio interior y su contraparte exterior, el cuerpo, la intimidad y la extrañeza de la cotidianeidad. 

De este modo se pueden apreciar obras como la presentada por Tamara Contreras titulada 22º en la que a través de palos de pino en bruto y tornillos, buscó simplificar una investigación de dos años sobre tomas y campamentos de la comuna de San Antonio.

“Utilicé materiales concretos y simbólicos, como el ángulo, que sintetiza la inclinación natural de los cerros de San Antonio y también la dificultad de habitarla”, contó la artista, cuya creación representa la falta de capas de abrigo de los muros de las viviendas de emergencia.

Una obra que gracias a la realización del magíster fue profundizada por la artista, quien contó que su paso por el postítulo le posibilitó “comprender y madurar los tiempos de cada una de mis investigaciones, así como también profundizar más los conceptos y marco teórico, además de sintetizar la visualidad de las obras”, expresó Contreras.

"22º" obra de Tamara Contreras

Por su parte Sebastían Gil exhibe Restos de ese gran naufragio común (2021), una instalación compuesta de vídeo, dibujos y elementos centrados en el fondo marino de Valparaíso.

“La ciudad de Valparaíso ha sido retratada por muchos artistas (…)que han recorrido sus calles y se han perdido en ellas. Sin embargo, la mayoría de las obras no trabajan sobre las profundidades marinas. Al contrario, el espacio revelado es la orilla, las casas, las calles, los bares, su gente. La actividad portuaria, también ha sido un tema recurrente, y es este un factor importante cuando pensamos la relación del mar con los habitantes de la ciudad. El puerto ocupa una gran parte del borde costero, quienes habitamos la bahía, casi no tenemos acceso al mar. Entonces me pregunto: ¿Cuáles son las formas de encontrarnos con el mar?”, explicó el expositor.

Para ello Sebastián Gil realizó diversas inmersiones en el fondo marino, registrando con videos que posteriormente capturó como fotogramas, los que fueron dibujados por el artista, “como una forma de volver a mirar, ya no desde la imagen en movimiento capturada por el video, sino desde la imagen detenida y reinterpretada por el dibujo”, indicó.

A través de su trabajo, el artista también busca traer a la superficie elementos encontrados en el mar para visibilizarlos. “Los objetos naufragados también son objetos desechados, ya no cumplen ninguna función en nuestra vida cotidiana, son ahora fragmentos sin uso, piezas sin contexto, recuerdos sumergidos. Ir a su encuentro y registrarlos es detenerse en ellos, convirtiendo a los objetos, en superficies significativas, distanciadas de su origen material”, señaló.

Una instalación que también recibió influencias del Magíster en Artes Visuales, así lo expresó Gil: “El impacto que tiene el programa en mi proyecto tiene que ver con la posibilidad de que el arte en cuanto disciplina se convierta en uno de los principales agentes transformadores de lo que entendemos hoy por educación, poder abstraer el arte de todo su contenido disciplinar tradicional y subvertir en metodologías y gestos sensibles que potencien y conecten todas las áreas de saberes que hoy son impartidas, completándolas, iniciándolas”.

Asimismo, el artista se mostró muy conforme con lo aprendido durante estos años, señalando que “El MAV es un excelente programa que contribuyó a mi proceso formativo en nuevas formas de mirar la enseñanza del arte y sus correlatos sociales, culturales y político. También colabora en ampliar distintas modalidades transversales de los saberes estéticos, maneras de hacer, producción y creatividad, formas de representar y modos de articular”.

"Restos de ese gran naufragio común" obra de Sebastián Gil.

Otra de las expositoras es Valentina Arellano Pizarro quien exhibe Estudios sobre el recuerdo y la caída, una serie de dibujos que relatan parte de su niñez, "Durante mi infancia, caer solía ser un evento frecuente entre jugarretas y accidentes, razón por la cual solía tener mis rodillas con heridas, parches y moretones. En el presente, el recuerdo intenso del dolor se ha desdibujado, pero ha dejado inscritas en mi memoria táctil las texturas del suelo golpeando mi cuerpo (..) Esto, junto a los elementos que acompañan a la herida (...) me han llevado a la búsqueda por traducir los restos de un evento fugaz e intenso, en formas y figuras, para lo cual he utilizado el dibujo como testigo de lo que aún anida en la memoria", versa el statement de la obra.

Un trabjo que según lo contado por en la artista “son el resultado del trabajo de análisis y creación llevados a cabo en el segundo año del Magíster de forma continua. La elección de las imágenes a ilustrar, los materiales y formato de los dibujos corresponden a aquello que se pudo ir analizando y revisando durante las clases, por lo que todo lo que se expone es nuevo, en el sentido de que fue gestado justamente en la instancia de mis estudios”.

Es así como dicho proyecto expositivo también fue nutrido por el programa de Magíster en Artes Visuales, el que “fue tremendamente útil para dar una mayor riqueza y complejidad al análisis y creación de mi obra personal. Estar constantemente estudiando, realizando pruebas de materiales, objetos y recibiendo el feedback tanto de compañeras y compañeros como profesores, promovió un proceso creativo mucho más profundo y personal, con mayor densidad”, señaló la artista visual.

Por último, Arellano se mostró muy contenta con poder exhibir el resultado de su obra en esta exposición en el MAC y afirmó que “es una gran oportunidad para romper las fronteras entre lo que se realiza en contexto de estudio de postgrado y llevarlo hasta donde el público, no siempre especializado, pueda conocerlo y vincularse con las obras”.

"Estudios sobre el recuerdo y la caída" obra de Valentina Arellano

Alexandra Miller se dedica a  la danza contemporánea, desde allí formó un grupo de trabajo para la realización de una performance que lleva por nombre (EN)CAMINAR, que se forja desde el caminar como una práctica artística y social; “como acto de rebeldía, de introspección, un acto errante, una apropiación de espacios públicos” afirmó la artista.

En un contexto de estallido social y la crisis sanitaria, Miller y su grupo de trabajo proponen con su obra composiciones con el caminar, para sintonizar con uno mismo, con el colectivo y con el espacio, siempre con la mirada puesta sobre el caminar y los temas que levanta.

“La performance se emplaza en el espacio del museo, generando un paisaje efímero, con múltiples posibilidades de ser recorrido por el o la espectadora. El colectivo se desplaza por el espacio como una bandada de pájaros, sintonizando con sus propios cuerpos y su caminata colectiva. Las(os) intérpretes tienen una responsabilidad hacia el grupo y a la vez la libertad de acción y autonomía de desprenderse del colectivo. Una serie de reglas del juego determinan las acciones y reacciones de lxs performers. Así, se van configurando negociaciones de poder, de libertad, de autonomía y de colectividad”, contó Miller.

Además de la performance en vivo, el proceso creativo está exhibido de manera permanente, dando cuenta de las distintas etapas de creación a través de registros audiovisuales, textos descriptivos de la composición coreográfica y fanzines creados durante las cuarentenas del 2021, con invitaciones a realizar caminatas poniendo el foco en distintos aspectos corporales y sensoriales.

Un proyecto que también se vio influenciado por el Magíster en Artes Visuales, ya que según lo expresado por la artista, “dentro de mi práctica artística, esta obra se sitúa en un contexto completamente diferente al habitual. Esto me permitió prestar atención a aquello particular del contexto que debía permear, moldear y dar forma a la obra. Para esto los espacios de retroalimentación de lxs docentes y compañerxs, fueron imprescindibles y de mucho aprendizaje para mí. 

La obra (EN)CAMINAR  cuenta con un equipo de trabajo compuesto por:

Dirección General: Alexandra X. Miller y Gabriela Serani.

Intérpretes: Andrea Amarou, Rodrigo Chaverini, Sebastian Collado, Nicolas Mayorga, Alexandra X. Miller, Marco Orellana, Poly Rodriguez y Gabriela Serani

Artista Audiovisual: Cristian Muñoz, Emilia Pinto Labbe, Jaime San Martín.

Diseño de Vestuario: Francisca Tuca.

Asistencia de Montaje y Diseño: Constanza González y Lucas Vásquez.

Productora: Constanza Espinola 

Encargada de Comunicaciones: Carla Ibacache 

Registro Alterno: Natalia Ramirez Puschell

Para poder ver la performance propiamente tal puedes asisitir a los ensayos abiertos: sábado 30 de abril de 12:00 a 14:00 y sábado 7 de mayo de 12:00 a 14:00, así como también a las presentaciones oficiales programadas para mayo: viernes 13 de 14:00 a 16:00 , sábado 14 de 15:00 a 17:00 y viernes 20 de 14:00 a 16:00.

La exposición colectiva La comedia humana permanecerá en las salas 6, 8, 10, 11, 12 y hall del MAC Quinta Normal hasta el 18 de junio. La entrada es liberada.

Compartir:
https://uchile.cl/u185370
Copiar