Entrevista a Marisol Castro: nueva Presidenta de SOCHITRAN se integra como consejera en el Consejo Nacional de Desarrollo Urbano (CNDU)

¿Cuáles son tus principales impresiones sobre este nuevo cargo?¿Lo esperabas?

No, no lo esperaba para nada. Afortunadamente, ya tenía la experiencia de participar en el directorio de Sochitran, por lo que tenía una buena idea de lo que conlleva el cargo. Ahora que llevo un par de meses como presidenta, entiendo que es un puesto que requiere mucha dedicación, y también una alta capacidad de gestión.

Sobre el Consejo Nacional de Desarrollo Urbano (CNDU), ¿cómo ha sido la experiencia desde que asumiste como consejera?

Ha sido muy buena, porque el CNDU no solo ve temas de transporte, que es mi especialidad, sino que tiene una mirada más amplia sobre los problemas urbanos. En los últimos años ha hecho un trabajo importantísimo en materias de planificación, riesgo, cambio climático, sustentabilidad y equidad urbana, entre muchas otras. Además, ser parte del consejo me da la oportunidad de trabajar con equipos multidisciplinarios, con profesionales de primer nivel, y conocer su visión para enfrentar los desafíos de nuestras ciudades.

¿Qué desafíos trae para ti en lo personal y laboral?

Si bien Sochitran es una organización pequeña, congrega a los principales especialistas en materia de transporte. Pienso que la Sociedad debe responder a las expectativas que tienen sus socios, dado que son ellos y ellas quienes le dan vida a la organización. En este contexto, el desafío pasa por entender qué esperan los integrantes de Sochitran, en cuanto a las actividades que coordinamos y nuestra representatividad en el medio. Tengo la idea que al final de mi periodo como presidenta, podamos definir las bases de lo que será Sochitran en los próximos 10 años.

¿Cuáles crees que son los desafíos en materia de transporte público nacional?

En temas de transporte público podemos distinguir dos realidades: Santiago y el resto del país. En Santiago creo que es importante avanzar con las licitaciones de los servicios, y continuar con los proyectos de expansión de Metro y EFE. En regiones, el principal desafío es evitar que desaparezcan los buses urbanos. Para esto los caminos son muchos, pero se requiere una intervención mayor, que profesionalice la operación de buses y mejore el nivel de servicio (sobre todo los tiempos de espera, los horarios de operación y la seguridad).

¿Cómo fue tu paso por el Depto. de Ingeniería Civil? ¿por qué la especialidad de Transporte?

Fue una etapa que disfruté mucho. Aunque había que estudiar bastante, siempre había espacio para conversar y conocer a los compañeros. De hecho, en esa época conocí algunos de mis mejores amigos.

La especialidad de transporte me tomó por sorpresa. Cuando entré a Civil estaba segura que lo mío eran las estructuras, pero al poco tiempo me di cuenta que no eran para mí. Tuve una pequeña crisis, y estuve a punto de cambiarme a otro departamento, pero al tomar el curso de introducción a ingeniería de transporte cambió, nuevamente, mi perspectiva. Con ese curso, y en la especialidad, descubrí que se podía compatibilizar la ingeniería y la rigurosidad matemática con una visión enfocada en las personas. La ingeniería en transporte busca mejorar algo tan básico como la forma en que la gente se mueve y, aunque suena muy simple, tiene complejidades únicas, que hacen muy entretenido el ejercicio profesional. Además, los problemas asociados a la movilidad están en constante evolución, lo que requiere que los profesionales del área debamos estar constantemente aprendiendo y formulando nuevas ideas para resolver estos problemas.

Compartir:
https://uchile.cl/u185890
Copiar