Salud Pública

Unidad de Epidemiología de FAVET realiza vigilancia activa para detectar virus de la influenza

Desde el enfoque de Una Salud, mirada integral que comprende la salud animal, humana y ambiental como una sola, la detección temprana de estos virus zoonóticos con potencial pandémico, como el de la gripe aviar, permitiría el control de su transmisión y minimizaría sus consecuencias.

En este contexto, la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) solicitó a sus estados miembros que refuercen la vigilancia activa en sus territorios para evaluar el riesgo de que los virus existentes alcancen a los humanos.

Durante todo el año, Epifavet mantiene una vigilancia activa en diferentes focos del país para detectar la presencia del virus de la Influenza, pero principalmente en esta época cuando entramos en su temporada más alta en el hemisferio sur, periodo que se extiende desde mayo hasta agosto.

De acuerdo con el Dr. Christopher Hamilton-West, académico, investigador y encargado de Epifavet, el trabajo de monitoreo se enfoca en constatar si aparecen nuevas variantes de la gripe aviar, que circulan normalmente en las poblaciones reservorio, que son las aves silvestres vinculadas a cuerpos de agua, como, por ejemplo, patos y gaviotas. Todos los años, cambian las cepas predominantes de este virus y uno de los objetivos de esta vigilancia es detectar cuál es y qué riesgo representa para la población humana.

“Cuando estas especies migran, pueden llevar consigo a diferentes subtipos, diseminándolos por diferentes países, pudiendo transmitirlo tanto a aves silvestres residentes, otras migratorias, y aves de corral. Estos eventos de transmisión de virus, pueden dar cabida a que estos virus muten, así es como pueden cambiar sus niveles de patogenicidad  –manifestación clínica de sus síntomas-  y pasar de causar una enfermedad leve, a una severa, con altos niveles de mortalidad.”, explica el Dr. Hamilton- West.

El mayor problema se presenta cuando se dan eventos de recombinación, virus de diferentes subtipos infectan al mismo individuo, se replican, mezclándose segmentos de material genético y emergiendo un nuevo subtipo de virus. “Este evento es muy importante de vigilar, ya que esos virus pueden tener diferentes propiedades de transmisión, o de virulencia”, advierte el Dr. Hamilton-West.

Ha sido común, desde hace un par décadas, la detección de casos de influenza aviar de alta patogenicidad a nivel global, con epidemias que afectan a algunos países o regiones; lo que se debe, generalmente, a un subtipo predominante. Sin embargo, sostiene el Dr. Hamilton- West, actualmente se está desarrollando una situación sin precedentes, que es la ocurrencia de focos de influenza aviar de alta patogenicidad en una escala geográfica importante, incluyendo a países de África, Asia, Europa y América, donde desde fines de marzo de este año 40 países han reportado eventos de esta enfermedad.

“La situación alarmante es que estos casos no se asocian a un subtipo predominante, sino que existe una variabilidad genética que genera una alerta desde el punto de vista epidemiológico. Se ha reportado que los subtipos H5N1, H5N3, H5N4, H5N5, H5N6 y H5N8 están causando los brotes tanto en poblaciones de aves de corral y silvestres en el mundo. En vista de esta situación, la OIE hace un llamado a que los países aumenten y refuercen la vigilancia epidemiológica en poblaciones de aves silvestres y de corral en todo el mundo”, apunta el Dr. Hamilton-West.

El Dr. Pedro Jiménez Bluhm, investigador de Epifavet y académico de la Escuela de Medicina Veterinaria de la Universidad Católica de Chile, especifica que “a nivel global, la circulación de las cepas predominantes en humanos en lo que va del año han sido principalmente H3N2 con algunas detecciones de los virus H1N1 pandémico, lo que también refleja lo que está ocurriendo en Chile en este momento. Interesantemente, se han detectado algunos casos de transmisión zoonótica debido a la cepa H5N1 clado 2.3.4.4b de alta patogenicidad en Europa y recientemente en los EE.UU. Esto se debe a la inusual actividad de esta cepa de alta patogenicidad que ha logrado establecerse en las poblaciones de aves silvestres en Asia, Europa y ahora en los EE.UU.”.

Pese a que los síntomas de la infección por H5N1 en humanos hasta el momento han sido leves y que la infección está asociada a personas que trabajan en estrecho contacto con aves, se debe destacar que este virus es capaz de producir mortalidades en hasta un 100% de las aves domésticas afectadas. “Ya se está convirtiendo en un grave problema en productores avícolas en el hemisferio norte que puede afectar la seguridad alimentaria a futuro”, alerta el Dr. Jiménez Bluhm.

Existe la posibilidad de que el virus Influenza H5N1 llegue al territorio nacional transportado por aves migratorias a partir de agosto de este año, plantea el Dr. Jiménez Bluhm, por lo que se requiere aumentar fuertemente la vigilancia epidemiológica y la bioseguridad de planteles avícolas en las cercanías de los sitios de congregación de estas aves migratorias, que suelen ser estuarios, lagunas y humedales cercanos a la línea costera. Bajo el enfoque de Una Salud, debe existir una participación coordinada de médicos capaces de detectar e identificar tempranamente posibles infecciones en humanos, médicos veterinarios haciendo la vigilancia activa en aves silvestres y de corral, investigadores del área de salud capaces de caracterizar aislados virales y servicios de salud humanos y de animales en estado de alerta.

Los Dres. Hamilton-West y Jiménez Bluhm fueron galardonados con ser parte íntegra de los Centros de Excelencia en Investigación y Respuesta a Influenza (CEIRR), los cuales son financiados por el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID) perteneciente al Instituto Nacional de Salud de los EE.UU. (NIH), para el periodo 2021-2028. Estos Centros de investigación generan una red global para estudiar la historia natural, la transmisión y la patogénesis de los virus influenza y proporcionan una infraestructura de investigación internacional para hacer frente a los brotes de Influenza.

Este proyecto tiene una duración de siete años (2021-2028) y cuenta con un presupuesto de un millón dólares, consolidando las actividades de investigación de Epifavet, proporcionado nueva información y oportunidades para el estudio de la influenza en colaboración con otros investigadores sudamericanos y estadounidenses.

Compartir:
https://uchile.cl/u186718
Copiar