Para el almacenamiento de carbono

Especialistas U. de Chile destacan la importancia del suelo en la lucha contra el cambio climático

El suelo desempeña un rol fundamental en el funcionamiento de los ecosistemas. Dada su importancia, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por su sigla en inglés) estableció el 5 de diciembre como el Día Mundial del Suelo. La fecha se conmemora desde 2013 con el objetivo de realzar la importancia de la gestión sostenible de sus recursos.

En este contexto, especialistas de la Universidad de Chile, a través del Programa Transdisciplinario de Medioambiente (PROMA), enfatizan el valor del suelo en la lucha mundial contra el cambio climático. El suelo no solo es el sustrato en el que se desarrollan las actividades humanas, sino que también es un sistema biológicamente activo que otorga una serie de servicios ecosistémicos que son clave en la mitigación de la crisis climática y también en la resiliencia frente a sus impactos, entre los que se cuenta el almacenamiento de carbono.

Esta capa delgada de minerales, materia orgánica, vegetación, aire y agua, se ha formado lentamente a través de los siglos, con la desintegración de las rocas superficiales, los cambios de temperatura y el viento. De hecho, se estima que un centímetro de suelo puede tardar hasta mil años en formarse, proceso en el que han intervenido microorganismos, plantas e invertebrados que crecen y mueren dentro y sobre la parte más superficial de la corteza terrestre.

Por esta razón, especialistas de la Casa de Bello plantean que se ha generado un mal uso de este recurso, muchas veces por falta de comprensión sobre su funcionamiento y propiedades. En esta línea, la académica de la Facultad de Ciencias Forestales y de la Conservación de la Naturaleza e integrante de PROMA, Anahí Ocampo, señala que el uso inadecuado del suelo “impacta no solo en nuestra capacidad futura de producir alimentos, sino también en la capacidad para mitigar los impactos del cambio climático, relacionado con la seguridad hídrica, al actuar como reservorio de agua para los ecosistemas y reducir la intensidad de las escorrentías”.

La ONU, además, advirtió que el 40% de los suelos en el mundo se encuentran degradados, lo que afecta a la mitad de la humanidad y del Producto Interno Bruto mundial (PIB), equivalente a 44 billones de dólares.

Secuestro de carbono desde el suelo

La materia orgánica del suelo, rica en carbono, proviene de la descomposición de los residuos de las plantas que obtienen el carbono desde la atmósfera. En el suelo, este carbono orgánico es estabilizado y puede permanecer por cientos o miles de años. En este sentido, la FAO alerta sobre la importancia de un suelo sano para continuar con el vital servicio de secuestro de carbono, pues -de acuerdo con la entidad- existe más carbono orgánico en el suelo que en toda la vegetación.

Los suelos son capaces de secuestrar alrededor de 20 petagramos de carbono (PgC) en 25 años, más del 10 % de las emisiones antropogénicas, según FAO. Pero, en la actualidad, el suelo experimenta la pérdida de su capacidad. Por este motivo, su recuperación y conservación requiere de la integración de distintas disciplinas, que van desde la química, la agronomía, y las ciencias forestales hasta las ciencias sociales. 

"La valoración social y económica del suelo requiere de enfoques interdisciplinarios”, asegura la académica de la Facultad de Ciencias Forestales y de la Conservación de la Naturaleza, Claudia Cerda, especialista en el área de servicios ecosistémicos. Agrega que, “por una parte, la valoración económica se sostiene de información ecológica. De esta forma, ecólogos y economistas requieren trabajar de manera integrada. Hay técnicas de valoración económica que incluso requieren el apoyo de corrientes de la psicología ambiental”.

En Chile, la causa más importante de degradación de suelos es la erosión que, al año 2010, alcanzaba a más de 38 millones de hectáreas de suelos (CIREN, 2010). En cuanto a las políticas públicas, no existe una ley que regule la protección del suelo y su calidad. Sin embargo, la Ley Marco de Suelos avanza en el Senado y se encuentra en el primer trámite constitucional.

Sobre este tema, Ximena Insunza, académica de la Facultad de Derecho y miembro de PROMA, comenta que si bien es una buena iniciativa “no regula los instrumentos para gestionar este componente del medio ambiente. Hay que recordar que el Ministerio del Medio Ambiente tiene la posibilidad de dictar normas de calidad de acuerdo a la legislación vigente y en eso estamos muy atrasados”.

Congreso nacional de ciencias del suelo

Con el lema “Suelos para el soporte del bienestar social y el soporte del medio ambiente”, el pasado 22 de noviembre se realizó el XIV Congreso Nacional de la Ciencia del Suelo en Valdivia. La instancia contó con la participación de académicos y académicas de todo Chile para abordar esta materia.

El académico de la Facultad de Ciencias Forestales y de la Conservación de la Naturaleza, Juan Pablo Fuentes, recalcó la importancia de que este recurso deba ser tratado de una forma sustentable, considerándolo como un sistema vivo que requiere una mucho mejor comprensión. “Este recurso natural no renovable, que cumple múltiples servicios ecosistémicos, es imprescindible para asegurar la mantención de la biodiversidad terrestre, un medioambiente más limpio, la producción de agua, la mantención adecuada de los ecosistemas naturales y la siempre necesaria producción de alimentos”, sostiene.

Compartir:
https://uchile.cl/u200012
Copiar