Nuevo Trato

Señor Director:

En la edición de ayer del diario de su digna dirección, mi amigo el rector de la Pontificia Universidad Católica señala, refiriéndose al suscrito, que "dejó de representar a todas las universidades y se abanderizó con una causa que, por muy legítima que sea, no es la causa de todos".

Entiendo que la necesidad de un "Nuevo Trato" entre las universidades estatales y su propietario, el Estado, no sea una causa de la Pontificia Universidad Católica, pero nuestra petición de ese "Nuevo Trato" no debiera sorprender a su rector, quien formó parte del Consejo Asesor Presidencial para la Educación Superior y forma parte del Consejo de Rectores.

En el Informe del Consejo Asesor, de marzo de 2008, se señala: "El Consejo recomienda de manera unánime que el Estado remueva las restricciones y mayores costos de coordinación y transacción que posean esas instituciones (universidades estatales), a fin de igualarlas, a este respecto, con las restantes entidades del sistema en la competencia por aranceles, donaciones y en la búsqueda y administración de sus recursos" (págs. 20-455). Y "El Consejo recomienda entonces que el Estado defina un conjunto de criterios que permitan identificar aquellas instituciones estatales que por razones que el Estado debe explicitar, requieran apoyos específicos, determinando, en cada caso, las condiciones a las que deben subordinarse" (págs. 21-455).

El Consejo de Rectores, en su sesión 492 del 17 de enero 2008, acordó, por unanimidad, "que el Consejo de Rectores estima, desde ya, que el Estado debe tener un trato preferente para con sus universidades (universidades estatales) sin perjuicio de los apoyos que el mismo ha brindado o podría brindar a las universidades privadas tradicionales que reciben aportes basales directos de parte del Estado". (Acuerdo N° 6/2008). Si bien el rector de la Pontificia Universidad Católica no asistió a esa reunión, sí lo hicieron los rectores de las universidades Católica de Valparaíso, de Concepción, Técnica Federico Santa María y Austral de Chile.

Los planteamientos que como rector de la Universidad de Chile he venido formulando, y con éxito, para asegurar que las universidades estatales se preserven como instituciones públicas, pluralistas, libres intelectualmente, de excelencia, inclusivas y equitativas, no me han inhibido para participar con éxito en planteamientos del Consejo de Rectores, como en el caso de los proyectos basales y en ciencia, tecnología e innovación.El rector de la Pontificia Universidad Católica no puede pretender que el rector de la Universidad de Chile, por ser vicepresidente del Consejo de Rectores, no busque mejorar la relación entre la Universidad de Chile y su propietario, el Estado, de igual manera que yo no podría objetar que la autoridad máxima de la Pontificia Universidad Católica busque mejorar la relación entre su universidad y su propietario.


Víctor Pérez Vera, Rector Universidad de Chile

Compartir:
https://uchile.cl/u58710
Copiar