Buscador de noticias

Por título o palabra clave
  • Por fecha de publicación
Facebook Tweet Google+

Noticias del Senado Universitario

Doctor Jaime Peña, vocero de la "Coordinadora por la recuperación del J":

"Queremos una definición política de parte de la Universidad de Chile, si quiere un hospital público o uno privado"

En un nuevo capítulo del programa del Senado Universitario se conversó con la senadora universitaria y funcionaria de la Facultad de Medicina, Sandra Jiménez, y con el médico y Vocero de la Coordinadora de Gremios del Campus Norte, Jaime Peña, sobre los problemas económicos del Hospital Clínico de la Universidad de Chile, ex J.J. Aguirre.

Dr. Jaime Peña, integrante de la Asociación de Residentes del HCUCH y vocero de la Coordinadora de Gremios del Campus Norte.

Dr. Jaime Peña, integrante de la Asociación de Residentes del HCUCH y vocero de la Coordinadora de Gremios del Campus Norte.

Sandra Jiménez, Senadora Universitaria, Secretaria de la Comisión Especial Hospital Clínico.

Sandra Jiménez, Senadora Universitaria, Secretaria de la Comisión Especial Hospital Clínico.

"Educación en el Aire" se transmite cada lunes a las 10 am en el 102.5 FM, el dial de la Radio que Piensa.

"Educación en el Aire" se transmite cada lunes a las 10 am en el 102.5 FM, el dial de la Radio que Piensa.

Enlaces relacionados
Web Senado Universitario
"Educación en el Aire" del 05 de noviembre de 2012

Desde 1994 que el Hospital Clínico de la Universidad de Chile ha reiterado problemas de déficit financiero, pero este año el conflicto se acrecentó por la necesidad de cumplir con la acreditación sanitaria obligatoria solicitada por el Plan AUGE, en la que se le pide mejorar la calidad de su infraestructura y personal. Es decir, además de estar en crisis requiere dinero para salir al paso de la situación.

Para hablar sobre el tema el doctor y vocero de la Coordinadora de Gremios del Campus Norte, Jaime Peña, conversó con Educación en el Aire, programa donde sostuvo “que el tema es mucho más complejo que el plan de salvataje que está proponiendo la dirección, puesto que el Hospital tiene una deuda a largo plazo de $32 mil millones, además de un déficit de caja anual de $7.400 millones. A lo anterior hay que sumar que la institución se debe acreditar en la Superintendencia de Salud, que es la última parte del Plan AUGE para poder atender este tipo de prestaciones”, sostuvo.

Peña aseguró: “lo que se está proponiendo es sacar la acreditación de calidad en salud para dar atención AUGE y GES. Lo relevante de esto es que son recursos importantes del sector público y si el Hospital no se acredita no puede hacer esas prestaciones”, señaló.

Este tema se está tratando a través del Senado Universitario, institución al que se le pidió $1600 millones, “qué pasa con esto”, dice Peña, “el Hospital tiene que acreditarse, pues si no lo hace probablemente no vamos a tener un Hospital Clínico de la Universidad de Chile como hoy. Para ello se necesitan medidas de salvataje, pero hay que analizar qué tipo de medidas se están tomando y es ahí donde nosotros no estamos de acuerdo”, dijo.

Lo anterior porque la inversión que se hará no asegura que el Hospital salga de la crisis en la que se encuentra, ni que a futuro vuelva a caer en ella, sino que continuará privatizándose.

Para Peña, “el Hospital entró a competir al mercado de la salud, donde no hay libertad de competencia, porque en Chile los dueños de las Isapres son los mismos que las prestadoras, es decir, el mismo dueño de la clínica es el de las Isapres, eso hace que si tú eres un centro médico externo a ese círculo de 91,5% de dueños, se hace muy difícil poder competir”.

De hecho hay un estudio de la Superintendencia de Salud donde se señala que el Hospital de la Universidad de Chile está en la categoría tres, dentro de los más convenientes, dijo el médico, e insistió que “como toda institución pública el centro de salud tiene amarres como la ley de transparencia o la ley de compras públicas, por tanto el Hospital, aunque hace su mayor esfuerzo concentrándose en el sistema privado, le es imposible competir”.

Estas dificultades se acrecientan al comprender que la Universidad entrega sólo el 5% de su presupuesto al Hospital y el servicio de salud da casi 3% de sus ganancias. Todo el resto lo debe autogestionar. Ante aquella situación, la administración del centro médico decidió “captar pacientes en el sector privado (un 63% de los usuarios), enfocándose en aquellas prestaciones que más le convienen, es decir, las que tienen menor riesgo financiero, por lo que se está reduciendo el número de prestaciones que se da a Fonasa”.

Ante eso, “nuestra posición”, dijo Peña, “es una definición política de parte de la Universidad de Chile, si quiere un Hospital público o uno privado”, complementando que en docencia y educación “se necesita un número de pacientes para poder hacer buenas clases, pero cuando los reducimos y seleccionamos, también seleccionamos el número de patologías, lo que lleva a que se tenga que externalizar la docencia y la investigación”.

Con el 5% que entrega Universidad al año, faltan $2600 millones, “suma que no puede cubrir la Facultad de Medicina sola, ya que ésta recibe $9800 millones anuales de parte de rectoría, pero ese dinero se destina en los gastos históricos”, expuso el Vocero de la Coordinadora de Gremios del Campus Norte.

El problema, sostuvo Peña, es que en el Estado ocurre igual, “en Chile existe una reducción de camas de un 12% en los últimos tres años del sistema público, pero se está gastando más plata en comprar prestaciones en el sistema privado que invirtiendo en camas para los hospitales y consultorios”.

“Lo que ocurre con el Hospital también es parte de la crisis del sistema público, no alcanzan sus recursos para atender a la población. Hay que considerar que cerca del 55% total del presupuesto del Ministerio de Salud se gasta en el sistema público y un 45% en el privado, y esas son cifras dispares si analizamos que el 80% de la población está en el sistema público y el 16% en el privado, ese 4% restante está en las Fuerzas Armadas. Además, 2/3 de las horas médicas están para el sistema privado y 1/3 para el público. Con las camas ha ocurrido algo similar, pues en los últimos tres años se han perdido el 12% de ellas, pero se han aumentando 1000 en el sistema particular” declaró.

“Ante ello nosotros decimos que hagamos un acuerdo entre el Ministerio y la Universidad para que podamos desarrollar asistencialismo de excelencia, integración en la Red Norte y también una supra red donde veamos las prestaciones en el Hospital Clínico, y a la vez poder desarrollar investigaciones que beneficien a la salud del país”, arguyó el doctor Jaime Peña.

Senadora Universitaria Sandra Jiménez: “Solicitamos al Rector Pérez que no se canse de pedir recursos para el Hospital”

Por el mismo tema, la Senadora Universitaria Sandra Jiménez, sostuvo en Educación en el Aire que “el Hospital tiene una deuda de arrastre muy difícil de salir si la universidad no analiza con mayor profundidad el tema del endeudamiento”.

Además, agregó: “El Hospital por ser una institución docente requiere más recursos que un hospital común, ya que es ahí donde se forma gran parte de los médicos del Chile. Si no se resuelve esta situación no sólo pierde la Universidad de Chile, sino todo el país”, dijo la funcionaria de la Facultad de Medicina de la casa de estudios.

El problema del Hospital se origina el año 1994 cuando se desliga de la Red Norte desde el Ministerio de Salud, momento cuando comienza a trabajar bajo una lógica de autogestión dedicada, preferentemente, a una determinada población de pacientes que se maneja con Isapres.

Fue en ese momento “cuando la parte pública quedó sola, pues ya no se atendía a la población más vulnerable porque la atención era más costosa”, por ello arengó “debiera llegar al sector público, donde hablamos del Ministerio de Salud o de la Red Norte, si es que se hace llamar un hospital público como lo es la Universidad”.

La decisión de desligar el Hospital Clínico Universidad de Chile de la Red Norte se debió a un manejo político en el que el Ministerio de Salud seleccionó al Hospital San José como el más relevante del sector Norte de Santiago. Situación que llevó al centro médico de la casa de estudios a autogestionarse y recibir recursos sólo de la misma Universidad, cifra que para este año alcanzó un 3% del dinero entregado por la institución de educación superior.

Es ahí cuando el hospital comienza a arrastrar una deuda que en estos momentos es “casi crónica”, expresó Sandra Jiménez, y recalcó que “ahora se hizo una presentación sobre en endeudamiento, donde se propusieron medidas, como los recortes en las rentas de los directivos que no se condice con un hospital público, ni en la situación que se encuentra, actualmente, el centro médico”.

Además, señaló que “hay una propuesta de desvinculación, no menor, del personal profesional médico y de colaboración, recorte en las rentas, bienes e incentivos, y un cambio al reajuste que ahora se hará por el IPC”, dijo. También recordó que “hoy se habla de dejar de contar con dos centros médicos de la periferia que tiene el hospital, ya que éstos van en deuda”, destacó.

Los centros médicos de Quilín y Vivaceta fueron creados para captar pacientes del sector público al hospital clínico de la universidad, pero el resultado fue el contrario a lo esperado, pues a pesar de atenderse en los centros, las personas no se operan ni se tratan en el hospital porque es caro.

Sandra Jiménez habló también de los estudiantes que se están formando en la institución, señalando que el modelo impartido en él “no les sirve, pues sólo se dedican a mirar y no tienen participación del proceso”, dijo.

Ante el tema, la Senadora Universitaria indicó que la Facultad de Medicina debería aportar cerca de 2.400 millones de pesos para la formación de pre y posgrado, situación compleja de financiar por la facultad por lo que “hace falta, de manera urgente, la elaboración de un proyecto de desarrollo donde estén involucrados el hospital, la rectoría, la comunidad en general, que permita en un par de años sacarlo de la crisis”.

Para terminar, Jiménez sostuvo que el camino más directo hoy día es la relación con el Ministerio de Salud para llegar a los sectores que, realmente, necesitan del hospital, ese es el primer paso. El segundo, es que la universidad entienda que el Hospital es parte de ella”, solicitando al Rector Víctor Pérez que “no se canse de exigir recursos para el Hospital”, señaló.

También participaron en educación en el Aire:

Ignacio Arnold, Director de la Productora Plagio, quienes están realizando la serie televisiva “El Reemplazante” en TVN.

También estuvo el Senador Carlos Cantero, contando sobre su etapa como dirigente estudiantil en el colegio y en la Universidad Católica del Norte.

Vuelve a escuchar "Educación en el Aire" del 05 de noviembre de 2012.

  • Compartir:
    https://uchile.cl/u86563
Su mensaje fue enviado correctamente
Nombre del Destinatario:
E-mail destinatario:
Su nombre:
Su e-mail:
Comentarios: