Rector U. de Chile pide cambiar modelo educacional mercantil

Víctor Pérez Vera, de esta forma realizó duro llamado a terminar con el modelo de educación impuesto por la Dictadura y advirtió de los riesgos de que la educación pública termine por extinguirse en Chile bajo el modelo mercantil que domina las políticas públicas de las últimas décadas.

"Con 500 millones de dólares en 10 años es posible financiar una Iniciativa Bicentenario para que 5 Facultades de Educación en el país tengan la capacidad y compromiso de transformarse, en ese período, en centros de reconocida excelencia internacional en educación, distribuidas en todo el territorio, y cuyas universidades -al menos tres de ellas públicas- se comprometan a involucrar a todas sus otras Facultades y Departamentos disciplinarios en esta tarea (...)Estas 5 Facultades se deberían convertir en los nodos dinámicos de una Red Nacional de Facultades de Educación con la tarea de mejorar sustantivamente la formación docente en todos sus niveles y el desarrollo académico del área", planteó el Rector este 23 de abril ante un Salón de Honor repleto y en el marco de la Inauguración del Año Académico 2013.

"Estas cinco Facultades de Educación se deben comprometer a sostener proyectos que impliquen, a lo menos: inversiones en infraestructura, equipamientos y laboratorios de última generación; concursos internacionales para traer al menos 200 académicos con doctorado en los próximos 5 años; alianzas con Facultades de Educación del más alto nivel internacional; una Red de establecimientos escolares y jardines infantiles, con asiento en sectores sociales vulnerables; creación de centros de experimentación didáctica y de plataformas web para que todos los educadores del país accedan a los desarrollos logrados. Todo lo anterior, necesariamente acompañado de políticas públicas que eleven la valoración social y material del ejercicio de la profesión docente".

Con este proyecto, el Rector Pérez Vera planteó la urgencia de dar un giro audaz en las políticas públicas educacionales y advirtió de los riesgos que corre el desarrollo de nuestra sociedad si permitimos que el Estado preserve el modelo educacional privatizador y mercantil -impuesto por la dictadura- que terminará extinguiendo y marginazalizando social y económicamente a la educación pública.

Precisando que no es la intención de la U. de Chile ir en contra de la educación particular ni de la libertad de enseñanza, el Rector aclaró que en la actualidad "sólo un sector minoritario de la problación puede ejercer en pleno esa libertad de elección, no así las familias de los sectores medios y más vulnerables de la población, quienes no tienen la capacidad de pago para elegir libremente".

"Chile no puede seguir tratando de taparse la cara y no ver que los niños y niñas de los sectores más vulnerables son condenados de por vida (...). Esa es una bofetada a todo el país (...) Sólo decimos que la ciudadanía se cansó de solicitar, y ahora exige que la educación sea un derecho social de ciudadanía, exige tener igualdad de condiciones para elegir la educación de sus hijos e hijas, y exige que los colegios públicos tengan, a lo menos, igual calidad que los colegios particulares pagados para que sean una real opción al momento de elegir. Entonces se podrá decir que hay libertad de enseñanza", añadió.

"CAMBIOS GATOPARDISTAS"

El Rector repasó las acciones implementadas en educación en los últimos años, que calificó de "parches y retazos, sin hilo conductos aparente, cambios que han surgido más como resultado de las negociaciones para superar conflictos sociales coyunturales y a espaldas de la ciudadanía, que como resultado de una política pública de Estado".

"Un ejemplo de cambio gatopardista es el actual proyecto de Superintendencia de Educación Superior, entidad que solo la U. de Chile defendió en junio en 2011, contra la oposición y descalificaciones de muchos quienes hoy aparecen como sus grandes impulsores y defensores. Es un proyecto deficiente y que, lejos de desterrar el lucro en la educación superior, pretende legalizarlo por la vía de regular las relaciones entre empresas relacionadas y las universidades", expresó.

También se refirió al proyecto de un Nuevo Trato con las Universidades Estatales que duerme actualmente en el Congreso, iniciativa que -recordó- planteó la U. de Chile en 2006.

En su discurso entregó una profunda reflexión sobre la educación pública como un derecho social de ciudadanía y el constante ataque de críticas y acusaciones que recibe la Universidad de Chile en cada oportunidad en que esta Casa de Estudios hace una defensa a la educación pública y de esta institución y de la labor que cumple como patrimonio de todos los chilenos y chilenas. También lamentó que no se apoye la remodelación y restauración de la Casa Central de la Universidad de Chile, la que está con un alto grado de siniestralidad a partir de los terremotos de 1985 y 2010 en Santiago.

 

Compartir:
https://uchile.cl/u90959
Copiar