UChile.online

Elecciones 2017

Claves para entender el nuevo sistema electoral proporcional

El número de diputados y senadores aumentarán, pero los distritos y circunscripciones disminuirán.

El número de diputados y senadores aumentarán, pero los distritos y circunscripciones disminuirán.

Por primera vez desde el retorno a la democracia las elecciones parlamentarias abandonarán el sistema binominal, y se regirán por un mecanismo que busca asegurar la proporcionalidad del Congreso, en un esfuerzo que persigue que el poder legislativo sea más representativo de la realidad del país. Más senadores y diputados, menos distritos y circunscripciones, ley de cuotas y la aplicación del sistema D'Hont para dirimir quienes serán escogidos, son algunas de las novedades que se implementarán en noviembre.

El sistema binominal fue durante muchos años denunciado como una barrera antidemocrática, que impedía el surgimiento de fuerzas políticas alternativas a las dos grandes coaliciones que hegemonizaron la política nacional desde 1989.

Es por eso que la implementación de un nuevo sistema electoral proporcional marcará un cambio importante, abriendo la posibilidad para que nuevos partidos políticos y alianzas ingresen al Congreso gracias a que los diputados aumentarán de 120 a 155 y los senadores de 38 a 50, mientras que los distritos se reducirán de 60 a 28, y las circunscripciones senatoriales de 19 a 15, una por región, y a la aplicación de un mecanismo de selección basado en el método D'Hondt.

Así lo explicó Octavio Avendaño, Dr. en Ciencia Política, quien se desempeña como académico del Departamento de Sociología de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Chile, para quien la reforma tiene como fin aumentar la competencia y mejorar la representación del sistema político.

"Gracias al aumento del número de cargos hay más opciones de que fuerzas alternativas accedan a cargos de representación, y la representación mejorará en la medida que no se repita el fenómeno de concentración que existió gracias al binominal", destacó Avendaño.

Consultado por las objeciones que se pueden plantear respecto a la mayor inestabilidad que se podría asociar a un Congreso más fragmentado, aseguró que ello es relativo ya que "va a depender de cómo se configuren y comporten las coaliciones políticas en el Parlamento y también fuera de él. No se puede anticipar que haya situaciones de tensión por una mayor proporcionalidad". 

Respecto a los cuestionamientos sobre la conveniencia o no de aumentar el número de parlamentarios, la académica del Instituto de Asuntos Públicos y Dra. en Ciencia Política, Claudia Heiss, aseguró que apunta a consituirse en un sistema electoral más acorde a nuestra realidad.

"Más que ese aumento en el número de cupos, que no me parece tan relevante, lo que si sucede es que aumenta mucho el tamaño de los distritos, lo que si bien pudo ser distinto fue el resultado de la negociación. Un sistema ideal que podría haberse diseñado seguramente no habría tenido viabilidad política", afirmó Heiss, para quien habrá que ver cómo se desarrollarán las campañas pensando en distritos que reúnen electorados con realidades muy diferentes entre sí.

Otro aspecto que Heiss valora de la reforma es la cuota de género establecida para las elecciones de 2017, 2021, 2025 y 2029, que establece un máximo de un 60 por ciento de candidaturas de un género, asegurando al menos un 40 por ciento del otro. "Esta medida le va a dar mayor representatividad al sistema político. Hoy tenemos una Cámara de Diputados y un Senado con un 18 por ciento de mujeres, una cifra bajísima para América Latina, para qué decir de las cifras de la OCDE", enfatizó la académica.

Además, un efecto colateral de esta medida es que "va a obligar al recambio político. Los partidos que han estado acostumbrados a llevar siempre los mismos candidatos van a tener que buscar un poco más allá, a partir de mujeres y también hombres distintos. Van a tener además que cambiar prácticas reñidas con la participación femenina como la forma de tomar decisiones o incluso los horarios en los que se reúnen", valoró Heiss.

Crisis de legitimidad

Desde hace años que la política vive un momento de crisis en nuestro país, marcada por la falta de confianza de la ciudadanía hacia los partidos políticos e instituciones republicanas como el Congreso, el Poder Ejecutivo y la Justicia, entre otras.

Es en este escenario en el que se implementará esta reforma, buscando a través de una renovada legitimidad, fruto de su mayor representatividad, recuperar la confianza de la ciudadanía en las instituciones. 

De todas maneras el profesor Avendaño aclara que esta medida no nació a partir de esta coyuntura. "Desde hace mucho que se planteaba la modificación del binominal e introducir mayor representación, incorporando a sectores que normalmente quedaban excluidos de la reparticipón de estos cargos producto del efecto que generaba el binominal". 

En la misma línea Heiss hizo hincapié en que este cambio, junto a "las reformas sobre financiamiento de la política y sobre el funcionamiento interno de los partidos políticos, son medidas que buscan disminuir la desconfianza de la gente en la política", aunque todavía es una incógnita el peso que tendrá la abstención en esta primera elección.

*La implementación del método D'Hont busca obtener un sistema electoral más proporcional. Tal como está explicado en la gráfica, en una elección con tres listas que compiten por cinco cargos, para definir qué candidatos ocuparán los cupos parlamentarios se debe sumar el total de los votos obtenidos por los candidatos de cada lista. La cifra total de cada una de ellas es dividida sucesivamente por la cantidad de cargos en disputa, siendo seleccionados los candidatos victoriosos en orden decreciente.

Texto: Felipe Ramirez
Fotografías: Alejandra Fuenzalida
Infografías: Gonzalo Catriao
Prensa-UChile

Martes 9 de mayo de 2017