UChile.online

Admisión 2021

Supercomputador de la U. de Chile ayuda a mejorar procesos de las Pruebas de Transición

En el caso del DEMRE, este avanzado equipo ayuda en su labor de asegurar metodológicamente que los resultados sean comparables, independientemente de qué forma de prueba rindan los postulantes.

En el caso del DEMRE, este avanzado equipo ayuda en su labor de asegurar metodológicamente que los resultados sean comparables, independientemente de qué forma de prueba rindan los postulantes.

Se trata del Leftraru-Guacolda, que tiene una capacidad de procesamiento equivalente a 25 mil notebooks funcionando a la vez. Con la ayuda de este avanzado equipo del Laboratorio Nacional de Computación de Alto Rendimiento de la Universidad de Chile, se logra hacer comparables las diferentes pruebas y preguntas que el DEMRE aplica.

Cada año, cerca de 300 mil estudiantes rinden la prueba de admisión a la Educación Superior (ex PSU, hoy Prueba de Transición), reciben sus resultados y postulan a las carreras de su preferencia. Un proceso complejo para el que el Departamento de Evaluación, Medición y Registro Educacional (DEMRE) de la Universidad de Chile ha trabajado y mejorado a lo largo del tiempo y que desde el año 2019 cuenta con un poderoso aliado: el supercomputador Leftraru-Guacolda, uno de los tres más potentes de Sudamérica.

Este equipo, perteneciente al Laboratorio Nacional de Computación de Alto Rendimiento de la Universidad de Chile, tiene la capacidad de procesamiento de 25 mil notebooks funcionando al unísono, lo que permite ejecutar de forma efectiva, veloz y eficiente análisis que no se pueden realizar en equipos convencionales.

En el caso del DEMRE, este avanzado equipo ayuda en su labor de asegurar metodológicamente que los resultados sean comparables, independientemente de qué forma de prueba rindan los postulantes.

“El DEMRE debe asegurar que todas las formas de las pruebas del Sistema sean comparables. Gracias a la capacidad de cálculo del Leftraru-Guacolda, logramos calibrar un banco de ítems, con miles de preguntas que están disponibles para armar las pruebas de acceso universitario. Eso permite ensamblar distintas formas de pruebas, considerando estimaciones del grado de dificultad de cada una de ellas en una misma escala, lo que implica que los resultados de los postulantes van a ser comparables”, explica María Inés Godoy, jefa de la Unidad de Análisis de Datos del DEMRE.

“Es lo mismo que ocurre cuando nos pesamos; si queremos comparar nuestro peso en distintas fechas y no podemos usar la misma pesa, debemos usar pesas calibradas, que den el mismo resultado al pesar el mismo objeto, y que entreguen la estimación de tu peso en una misma unidad de medida, kilos por ejemplo”, añade la experta.

Durante todo el año pasado se trabajó en calibrar ese banco de ítems con la ayuda del supercomputador Leftraru-Guacolda, labor que se repite este año y que deriva en que la selección universitaria sea progresivamente más ecuánime, a través de un sistema cada vez más masivo, flexible y justo.

“Gracias a este trabajo y al soporte del Leftraru-Guacolda, podemos asegurar a quienes rinden la Prueba que sus puntajes serán calculados bajo análisis estadísticos que permiten garantizar precisión y equivalencias”, finaliza María Inés Godoy.

Texto: DEMRE
Fotografía: Laboratorio Nacional de Computación de Alto Rendimiento

Lunes 20 de julio de 2020