Vicerrectoría de Extensión y Comunicaciones

En su cumpleaños número 80

Antonio Skármeta recibe Medalla Rectoral de la Universidad de Chile en emotiva ceremonia junto a sus colegas y amigos cercanos

El escritor Antonio Skármeta acompañado de su esposa Nora Preperski, durante la ceremonia de entrega de la Medalla Rectoral de la Universidad de Chile.

El escritor Antonio Skármeta acompañado de su esposa Nora Preperski, durante la ceremonia de entrega de la Medalla Rectoral de la Universidad de Chile.

La ceremonia se realizó por la plataforma Zoom y transmitida por las redes digitales de la Universidad de Chile.

La ceremonia se realizó por la plataforma Zoom y transmitida por las redes digitales de la Universidad de Chile.

La escritora Isabel Allende envió un saludo desde su casa en California.

La escritora Isabel Allende envió un saludo desde su casa en California.

El escritor Ariel Dorfman tiene una amistad de 60 años con el autor de El ciclista del San Cristóbal.

El escritor Ariel Dorfman tiene una amistad de 60 años con el autor de El ciclista del San Cristóbal.

El músico y compositor brasileño Toquinho también le envió un saludo a Skármeta.

El músico y compositor brasileño Toquinho también le envió un saludo a Skármeta.

El director español Fernando Trueba, adaptó al cine la novela El baile de la Victoria.

El director español Fernando Trueba, adaptó al cine la novela El baile de la Victoria.

La actriz María Grazia Cucinotta encarnó a Matilde Urrutia en la adaptación al cine de El cartero de Neruda.

La actriz María Grazia Cucinotta encarnó a Matilde Urrutia en la adaptación al cine de El cartero de Neruda.

Los escritores y escritoras Grínor Rojo, Isabel Allende, Carlos Franz, Adriana Valdés y Ariel Dorfmann fueron algunos de los colegas que se hicieron presentes en este homenaje donde se celebró el aporte literario del autor de Ardiente paciencia y Premio Nacional de Literatura 2014, así como su contribución en otras áreas de la cultura como el cine, el teatro y la televisión. En esas lides, el escritor, acompañado de su esposa Nora, recibió también los saludos del cineasta español Fernando Trueba, la actriz María Grazia Cuccinota, y el compositor Roberto Lecaros. La ceremonia virtual estuvo presidida por el rector Ennio Vivaldi y la vicerrectora de Extensión y Comunicaciones, Faride Zerán.

Tuvo la importancia y la estampa de una ceremonia oficial, pero lo cierto es que el homenaje que recibió este lunes el escritor Antonio Skármeta de su alma máter, la Universidad de Chile, estuvo colmado de emociones y anécdotas más dignas de una reunión entre amigos íntimos que no se ven desde hace largo tiempo. Y así resultó ser, de cierta forma, ya que algunos de los calurosos saludos que ayer recibió el Premio Nacional de Literatura 2014, de sus amigos y colegas, tuvieron ese sabor amargo que ha dejado una pandemia que ha impedido las reuniones presenciales.

“No sabes la alegría y emoción que me da que cumplas 80 años, me acuerdo de ti cuando eras chiquito y escribiste El entusiasmo y yo trabajaba en la revista Paula y desde entonces ya eras un genio”, dijo la escritora Isabel Allende en un saludo grabado desde California.

Su amigo Salvatore Bizarro, profesor del Colorado College, en EE.UU. lamentó no haber venido durante el 2019 debido a la manifestaciones en Chile. “Ojalá estuviera en Chile para darte un gran abrazo y un beso, siento un gran vacío preguntándome en este momento cuándo podré volver a Chile”, señaló.

Mientras que el escritor y dramaturgo Ariel Dorfman, también radicado en EE.UU., recordó dos anécdotas de los años ochenta con las que resumió sesenta años de amistad. “Estábamos con Angélica (su esposa) esperándote en Holanda y tú llegabas desde Berlín, pero algo estaba mal en tu pasaporte y te llevaron preso. Movilicé al embajador y fuimos a sacarte de la cárcel y hoy te digo que te sacaremos de todas las cárceles posibles del universo para siempre, te queremos mucho”, dijo emocionado el autor de La muerte y la doncella.

La ceremonia que hizo oficial la entrega de la Medalla Rectoral de la Universidad de Chile -símbolo que se concede a miembros de la comunidad universitaria que se han destacado y contribuido con su trabajo al prestigio de esta Casa de Estudios- coincidió con la celebración de los 80 años del escritor, el pasado sábado 7 de noviembre, y quizás por ello, durante el encuentro se destacó en dosis iguales no sólo los méritos de Skármeta como autor, sino también como amigo y ser humano.

“El desparpajo con que Antonio expresa su bondad a uno lo conmueve”, admitió el rector Ennio Vivaldi en su intervención durante la ceremonia. “Es destacable esa bondad, sobre todo en un tiempo en que nos quieren hacer creer que ser bueno es contrario al éxito, no es adaptacionista. Esa misma bondad también abunda en su obra y en sus personajes hechos de afecto y cariño”, agregó.

Mientras, la vicerrectora Faride Zerán celebró esa capacidad de hacer más accesible la literatura con personajes cotidianos y en un lenguaje claro. “Estamos celebrando el talento y la lucidez de quien ha apostado toda una vida por la cultura. Antonio Skármeta ha dicho que de los sectores más desposeídos de América Latina nace la fuerza que tira la historia hacia lo más humano del hombre. Y creo que esa cita bien resume la esencia de su escritura”, dijo la Premio Nacional de Periodismo.

Los libros, el cine y la TV

Venía llegando de Estados Unidos, luego de cursar una beca Fullbright. Tenía 27 años y venía inspirado. Su primer libro, titulado El entusiasmo, fue una compilación electrizante de cuentos que logró revolucionar la escena literaria local y convertirlo en promesa. No defraudó. Dos años después y mientras se ganaba el dinero haciendo clases de filosofía y educación en la Universidad de Chile, su alma máter, publicó Desnudo bajo el tejado, el libro que le valió el Premio Casa de Las Américas y que terminó de catapultar su talento.

Vino el golpe de Estado y Skármeta, que era un militante de izquierda ligado al Movimiento de Acción Popular y Unitaria (MAPU), salió al exilio primero a Argentina y luego a Alemania, donde se radicó. Su vida dio un giro. Allí se acercó cada vez más al cine, se volvió a casar con la berlinesa de origen polaco Nora Preperski y concibió su novela quizás más internacional: Ardiente paciencia, traducida a más de 30 idiomas, adaptada al cine como El cartero de Neruda y en la ópera como Il postino, donde los roles principales fueron interpretados por Plácido Domingo y Cristina Gallardo-Domas.

Para su regreso a Chile, en los noventa, Skármeta ya era una figura internacional. Aunque sin duda su rostro se hizo masivamente conocido por su programa El show de los libros, donde iluminó la televisión chilena con su sonrisa indeleble y su amor incalculable por la literatura.

Adriana Valdés, directora de la Academia Chilena de la Lengua, destacó la forma en que Skármeta revitalizó siempre la escena literaria. “Me parece increíble que cumpla ochenta años, su imagen en nuestras letras es la de una enorme energía, creatividad desbordante y en alguna parte de nuestra conciencia de lectores va a seguir siempre pedaleando en el San Cristóbal y transmitiendo su contagioso entusiasmo”, señaló.

La siguieron los escritores Carlos Franz, quien leyó un texto donde hizo ver las similitudes entre el propio Skármeta y sus personajes con los creados por Miguel de Cervantes, comparando al autor con El Quijote; Grínor Rojo -profesor titular y medalla Juvenal Hernández 2020 de la Universidad de Chile- acudió a su memoria emotiva a partir de una serie de fotografías de distintas épocas que conserva de su amigo y que lo hicieron remontarse a los años en que ambos eran alumnos del Instituto Nacional en los años cincuenta. Asimismo, Benjamín Pruessing, actual presidente de la Academia de Letras Castellanas del Instituto Nacional, del que también fue parte Skármeta, le dedicó unas palabras.

Antonio Skármeta no pudo ocultar su evidente emoción: “Qué constelación más maravillosa de gente. Se han complotado para emocionarme de una forma bastante artera. Prometo no derramar ninguna lágrima para que éste no resulte un acto patético, pero luego de esta llamada me tiraré a la piscina, donde las lágrimas se confundirán con las aguas turquesas”, bromeó. “Muchas gracias por este homenaje, siento un gran orgullo de haber estudiado en la Universidad de Chile, que siento cada vez más cerca mío”, agregó.

Los saludos al escritor continuaron con el músico y compositor Roberto Lecaros y la actriz italiana María Grazia Cuccinota; ambos participaron en la música y películas de las dos versiones cinematográficas de El cartero de Neruda; también se hicieron presentes el destacado cineasta español Fernando Trueba, quien adaptó la novela El baile de la victoria, y el músico y compositor Joan Manuel Serrat.

También lo saludaron Gladys Escalona de Motta, ex rectora de la Universidad de Puerto Rico, recinto de Río Piedras; el músico y compositor Killy Freitas; la traductora Marija Roscic, Dieter Strauss, ex director del Instituto Goethe; el editor Daniel Divinsky; la compositora Pamela Illanes-Tatsuoka; y el músico y compositor Toquinho.

Durante la ceremonia además se anunció la donación que hizo el grupo editorial Penguin Random House de 40 ejemplares de obras de Skármeta, que quedarán resguardadas en la Biblioteca Central Luis Pereira Salas de la Facultad de Filosofía y Humanidades, donde el escritor fue alumno y docente.

Asistieron a esta ceremonia el prorrector Alejandro Jofré, el vicerrector de Investigación y Desarrollo, Flavio Salazar, la vicerrectora de Asuntos Estudiantiles y Comunitarios, Sonia Pérez; el vicerrector de Tecnologías de la Información, José Miguel Piquer, integrantes del consejo universitario y otras autoridades.

Revive la ceremonia aquí

Denisse Espinoza - periodista Vexcom

Lunes 9 de noviembre de 2020