Vicerrectoría de Extensión y Comunicaciones

Siete son los beneficiados

Proyectos sobre ecología, memoria urbana y salud mental en adultos mayores destacan entre los ganadores 2020 del Fondo Valentín Letelier

1,2,3
1,2,3
Postales de la premiación del Fondo Concursable Valentín Letelier del año pasado, celebrado en la Casa Central de la U. de Chile.

Postales de la premiación del Fondo Concursable Valentín Letelier del año pasado, celebrado en la Casa Central de la U. de Chile.

Este año, el comité evaluador se reunió a discutir virtualmente los proyectos seleccionados.

Este año, el comité evaluador se reunió a discutir virtualmente los proyectos seleccionados.

1,2,3

Creado en 2010, el Fondo Concursable Valentín Letelier vincula los conocimientos y saberes que se cultivan entre la Universidad de Chile y la ciudadanía de diversas regiones del país. Este año, debido a la pandemia, el comité evaluador priorizó financiar aquellas iniciativas que se pueden realizar en formato virtual, además de tener en cuenta perspectivas de género y en derechos humanos. El martes 24 de noviembre, a las 10.30 horas, se realizará una ceremonia virtual oficial de entrega de resultados.

En un año en que la pandemia del Covid-19 nos ha obligado a hacer distanciamiento social y a cumplir cuarentenas, la Universidad de Chile no ha querido dejar de cumplir su deber en la promoción del acceso a los bienes culturales del país, al contrario, pareciera más fundamental que nunca estrechar esos lazos y es por eso que el Fondo Concursable Valentín Letelier es una de las herramientas más efectivas y que ya tiene un trabajo de una década en esa línea.

Así lo entiende la vicerrectora de Extensión y Comunicaciones, Faride Zerán, quien enfatiza en que el espíritu del Fondo Valentín Letelier “siempre ha estado en el trabajo horizontal entre la academia y la sociedad y la participación de todos los actores de la comunidad universitaria”, dice. Y advierte las lecciones que ha dejado este periodo de crisis social y sanitaria. “Hemos aprendido que sólo en comunidad nos volvemos más fuertes y que todos y todas estamos llamados a participar en los procesos capaces de llevarnos a un desarrollo inclusivo, que asegure dignidad a todos y todas”, agrega.

La ceremonia oficial de entrega de los proyectos ganadores se realizará el martes 24 de noviembre, a las 10.30 horas, donde también se celebra el aniversario de la Vicerrectoría de Extensión y Comunicaciones de la Universidad de Chile. Cabe recordar que durante estas dos semanas la Casa de Bello está conmemorando sus 178 años de vida con una serie de jornadas culturales que congregan a todos sus elencos y departamentos artísticos en lo que se bautizó como “Noviembre Cultural para Chile” y que se planea instaurarse como una instancia anual.

Contrarestando los efectos de la pandemia

Este año se recibieron 76 postulaciones al Fondo Valentín Letelier, de los cuales se preseleccionaron 26 proyectos, que posteriormente fueron evaluados por un comité, el que seleccionó finalmente siete, los que serán beneficiados con un monto máximo de $7.142.857 y con un plazo de un año máximo para su ejecución. El comité de evaluación estuvo compuesto por María de la Luz Hurtado, directora de Extensión de la Facultad de Ciencias Agronómicas, Sergio Castillo Jara, subdirector de Gestión y Administración de la Dirección de Vinculación Externa de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas, Ruth Tapia, periodista de la Facultad de Ciencias Químicas y Farmacéuticas y Pamela López, coordinadora de proyecto de la Unidad de Extensión del Instituto de la Comunicación e Imagen.

Como siempre los requisitos del fondo estuvieron puesto en ser un espacio de promoción, fortalecimiento y difusión de la cultura, las artes, la ciencia, el patrimonio, los derechos humanos, la educación pública y/o el fomento a la lectura en nuestro país, entre otros temas de interés público. Esencial era que cada uno tuviese una fuerte vinculación triestamental, es decir una cooperación y participación entre académicos y académicas de la U. de Chile, estudiantes y colaboradores externos. También era necesario tener en cuenta la equidad de género entre los participantes del equipo y la comunidad con la que se espera trabajar, así como incluir metodologías innovadoras que aseguren un impacto y continuidad significativos.

“Este año, sin duda, dada la situación que vivimos respecto de la pandemia los proyectos fueron muy enfocados a poder hacerlos de manera online, que ciertas preparaciones y estudios previos tuvieran una modalidad en líneas al igual que la posibilidad de poder realizarlos y ejecutarlos de esa manera.- Que realmente no fuera fundamental la presencialidad”, explica una de las integrantes del comité evaluador, María de la Luz Hurtado.

En cuanto a las temáticas de los proyectos, Hurtado destaca varios pensados en el segmento de los adultos mayores, relacionado a la disminución de las brechas de acceso que tienen muchos de ellos debido al poco conocimiento tecnológico, por ejemplo, así como a los temas ecológicos, que también fue una de las problemáticas clave que se agudizaron durante esta pandemia. “Creo que los jóvenes se sienten muy identificados con el contacto con la naturaleza, con la participación del medio, con trabajar para preservar los recursos, existe una conciencia ecológica muy grande hoy entre los jóvenes sobre este tipo de problemas”, agrega la académica de la Facultad de Ciencias Agronómicas.

Uno de los proyectos mejor evaluados fue “Descubriendo la Cuenca del río Maipo: vivir la naturaleza e intercambiar la experiencia”, que busca promover el sentido de identidad y valoración de la cuenca del río Maipo en comunidades escolares, mediante el intercambio de saberes y la experimentación de la naturaleza en el territorio y que fue presentado por la Facultad de Medicina. Este proyecto fue beneficiado con $7.134.000.

Otro proyectos enfocado en problemas ecológicos y que recibió un monto de $7.1000.000 es “Nuestra casa, nuestro cauce: Manual de autogestión de agua doméstica”, que se centra en fortalecer la autonomía de los hogares de la comuna de Petorca para resolver problemas cotidianos relacionados al agua, a partir de la elaboración conjunta de un manual que converja conocimientos locales, académicos, estudiantiles y técnicos sobre el manejo, calidad y uso de agua doméstica, con el fin de aumentar su resiliencia frente a la mega-sequía, la crisis sanitaria y los modos precarios de abastecimiento hídrico, desde un enfoque de género.

El vínculo entre arte y naturaleza como herramienta de fortalecimiento emocional es la propuesta del proyecto “NaturArt: Acompañamiento socio-emocional basado en la naturaleza en la comuna de San Ramón”, que recibió $7.115.000 y que tiene como objetivo promover la salud mental y el desarrollo integral de niños, niñas y adultos mayores de dos Centros de Salud Familiar de la comuna de San Ramón, a través de la co-creación e implementación de un programa de acompañamiento socio-emocional comunitario, basado en la naturaleza y el arte, integrando recursos de la educación ambiental al aire libre y la arteterapia, y, considerando las condiciones y efectos socio-emocionales asociados a la presentación de la pandemia.

Los adultos mayores también fueron un foco importante en estas versión del Fondo Valentín Letelier. Beneficiados con $7.100.000 fue el proyecto: “Poco frecuentes pero visibles. Me movilizo para explicarte porque pierdo mi movimiento”, que tiene como objetivo visibilizar las distrofias del adulto, con el fin de equiparar las oportunidades y disminuir las barreras y brechas de las personas adultas con esta condición de salud, promoviendo la generación y difusión de conocimiento acerca de estas condiciones.

Otro proyecto enfocado en los efectos que produjo la actual crisis sanitaria en la vida de los adultos mayores es “Cosechando Saberes, Sembrando Derechos: Personas Mayores en Tiempos de Pandemia”. Esta iniciativa que se adjudicó $6.051.000, busca fortalecer el vínculo entre la Universidad de Chile y el medio social mediante la promoción y fortalecimiento de los derechos humanos de las personas mayores con enfoque interseccional, intercultural y de género.

Sin duda, el deterioro de la salud mental debido a los drásticos cambios en las rutinas diarias y afectivas, ha sido una de las consecuencias más profundas e invisibilizadas de la pandemia. “Apoyándonos. Modelo para la agencia comunitaria en salud mental” es el proyecto que se benefició con $ 7 millones y que propone implementar una estrategia de agencia comunitaria en salud mental, basada en la formación de agentes comunitarios/as y alojada en una herramienta virtual con funcionalidades relativas a formación comunitaria, intermediación comunitaria y articulación en la red de salud.

Finalmente, otro eje importante en la vida de la comunidad es el uso de los barrios. Con $ 7.142.000 se beneficio el proyecto “Nuestros cines ya no están: recuperando la experiencia de ir al cine en el Barrio Yungay” que pone en valor, en conjunto con la comunidad del Barrio Yungay, la experiencia de “ir al cine”, mediante la reconstrucción de la memoria de las salas históricas de cine-teatro y el diálogo con los públicos jóvenes del barrio, reviviendo prácticas de entretenimiento cultural que potencian la identidad e integración de la comunidad.

Denisse Espinoza - periodista Vexcom
Fotografía: Felipe PoGa

Lunes 16 de noviembre de 2020