Oficina de Equidad e Inclusión

Nuevos cupos para ESD

Mesa de Trabajo sobre Acompañamientos a Estudiantes en Situación de Discapacidad: construir juntos el camino de los nuevos integrantes de nuestra comunidad

El pasado miércoles 2 de diciembre se desarrolló la reunión plenaria de este espacio, que busca garantizar las condiciones básicas que debe cumplir la Universidad en participación efectiva e inclusión para el sistema de ingreso especial para estudiantes en situación de discapacidad.

Actualmente, en la Universidad de Chile, hay cerca de 530 Estudiantes en Situación de Discapacidad (ESD), pero como dice la misma “Política de Equidad e Inclusión Estudiantil” este cambio de paradigma “no sólo se trata de promover el acceso a la Universidad de estudiantes de grupos excluidos, o de desarrollar acciones de apoyo que reduzcan la brecha educacional, sino de “una nueva –y a la vez antigua forma de hacer universidad pública”. Se trata de una institución dispuesta a escuchar, valorar y aprovechar las diferencias como oportunidades para la generación de conocimiento y desarrollo de procesos formativos de calidad; una institución interesada en avanzar hacia la comprensión de las relaciones que establecen las personas en sus propias sociedades o en contacto con otras, apuntando al alcance de un desarrollo humano democrático con igualdad de oportunidades para todos y todas”.

Este desafió en 2021 será aún más importante, ya que se han implementado nuevos cupos especiales para estudiantes en Situación de Discapacidad (ESD) en las Facultades de Medicina y de Filosofía y Humanidades.

Por esto, en octubre pasado, se creó la Mesa de Trabajo sobre Acompañamientos a Estudiantes en Situación de Discapacidad, espacio que se articula con las distintas unidades de pregrado y que busca levantar experiencias y prácticas actuales, a fin de generar insumos y establecer lineamientos institucionales sobre las condiciones básicas que deben cumplir las facultades que serán parte de este nuevo sistema, para minimizar o eliminar las barreras para la participación efectiva.

La pasada semana este espacio llevó a cabo su reunión plenaria, en la que participaron más de cuarenta integrantes de la comunidad universitaria, los que por medio de un taller se enfocaron en una reflexión triestamental y conjunta para responder la pregunta “¿Qué necesitamos para avanzar en la inclusión de ESD en la Universidad de Chile?”.

Para la vicerrectora de Asuntos Estudiantiles y Comunitarios, Sonia Perez, la que estuvo presente en el esta reunión, “esta es una actividad sumamente necesaria, que está muy bien pensada, porque lo que nos están ofreciendo nuestros colegas de la Oficina y de la Unidad es aprender de la experiencia para poder, dialogadamente, participativamente, hacer carne estas ideas y estas políticas, estas promociones de inclusión”.

Este espacio estuvo enfocado en los tres pilares fundamentales del acompañamiento: acceso, permanencia y egreso, los que responden a la “Política Universitaria de Inclusión y Discapacidad en la Perspectiva de la Diversidad Funcional” de nuestra Universidad, la que manifiesta que “es necesario promover paralelamente la creación de mecanismos que garanticen el ingreso, permanencia y egreso de estudiantes en situación de discapacidad, ampliando con ello también las formas de ingreso y orientación profesional para futuras/os universitarios/as que quieran ser parte de nuestra casa de estudios, velando por su bienestar y sobre todo por su integridad física y psicológica”.

Luego de un trabajo en grupo, sus principales conclusiones apuntaron a la necesidad de aumentar los recursos, a la sensibilización de todos los estamentos de la comunidad sobre la inclusión de las personas con discapacidad, y a la importancia de que el acompañamiento se desarrolle durante todo el proceso formativo.

En el ámbito de acceso se destacó que es fundamental entregar información accesible para todos y todas las estudiantes en situación de discapacidad, generando insumos a través de los distintos canales formales de la Universidad, entendiendo que la educación es un derecho para todas las personas. También se planteó la necesidad de levantar espacios de acogida y acompañamiento que permitan compartir experiencias con los y las ESD que ya ingresaron a la Universidad en años anteriores, reconociendo que es primordial conocer al estudiante que llega y tratar de acceder de alguna forma a sus experiencias previas a la universidad y que puedan ser útiles en este ingreso. En este ámbito, Camila, estudiante de la Facultad de Filosofía y Humanidades, comentó que “los esfuerzos de la Universidad para incluir a una persona con discapacidad, como es mi caso, son muy importantes. Las personas que acompañan se preocupan bastante, le comentan a los profesores que hay una persona con discapacidad”, pero reconoció que “existen colegios para personas en situación de discapacidad inclusivos pero que enseñan cosas básicas. No existen colegios que incluyan realmente a las personas con discapacidad”. Además, se agregó que es muy importante integrar a la comunidad estudiantil, para valorar la diversidad y que exista un entendimiento que el estudiante que ingresa a nuestra casa de estudios es un compañero o compañero que está a la par del grupo.

Sobre la permanencia, se destacó que es muy importante que los y las estudiantes cuenten con los recursos de biblioteca y acceso a la información para realizar de manera adecuada su aprendizaje, entendiendo las particularidades de cada situación de discapacidad. También se explicitó que es muy importante preparar a los y las estudiantes en el uso de tecnologías pensando en el beneficio de la autonomía, así como capacitar y acompañar al cuerpo docente en inclusión educativa y en estrategias de inclusión de las personas con discapacidad, lo que puede ir de la mano de un repositorio de buenas prácticas. Se dialogó, además, en torno a la importancia de sensibilizar a funcionarios y funcionarias que están en directa comunicación con las y los estudiantes, para finalmente reconocer que la Universidad tiene una deuda importante en su infraestructura, asumiendo las diferencias existentes entre las distintas facultades, lo que hace fundamental que la inclusión se trabaje de manera paralela y unificada en los distintos campus, ya que como comentó Lenka Zaldivar, bibliotecóloga de la Facultad de Ciencias Sociales “esto no se trata de buena voluntad, sino de crear una situación que sea de permanente inclusión y que implique a las diferentes políticas de la Universidad”.


En el área de egreso, se reconoció que la inserción laboral es un campo crítico dentro de la Universidad y donde existe una deuda importante, por lo que se hace crucial el apoyo de las facultades y el nivel central en la designación de prácticas profesionales. A esto se suma el pensar el campo laboral de una manera mucho más amplia, y poder adaptar y flexibilizar las trayectorias formativas, lo que implica también financiarlas de la manera correcta.

Para finalizar esta reunión ampliada de la Mesa de Trabajo sobre Acompañamientos a Estudiantes en Situación de Discapacidad, la Vicerrectora de Asuntos Académicos, Rosa Devés, invitó a reflexionar sobre la importancia de la inclusión en nuestra sociedad: “En la universidad hablamos de interdisciplina y eso no puede existir si no entendemos y si no vivimos desde el punto de vista emocional la interdependencia. El sentido de comunidad, tampoco puede existir si no pensamos que nos debemos y necesitamos a otros. Entonces esto ha llevado también a investigar cómo la universidad, la educación superior, es capaz de acompañar y promover ese crecimiento personal, esa mayor espiritualidad dicen algunos, sin ser eso una religión, y se ha puesto énfasis en cuatro características que marcarían una forma de vivir muy relacionada con nosotros. Y estos son: la búsqueda de sentido, la ecuanimidad, la ética de cuidado y la visión ecuménica del mundo; y si uno piensa en esas cuatro dimensiones que duda cabe que la inclusión, que es lo que hemos estado conversando, que es esta preocupación por el otro, tiene que ver con ese crecimiento, y que nos sirve, igual que toda la infraestructura… que nos hace mejores a todos. Y nos hace mejores de una manera que finalmente va a tener que ver con el destino de la humanidad y no solamente con una práctica académica de mayor calidad”.

Renato Henríquez Salazar, periodista Dirección de Asuntos Comunitarios

Oficina de Equidad e Inclusión. "Lo esencial para algunas personas, es bueno para todos y todas"

Jueves 10 de diciembre de 2020