Facultad de Arquitectura y Urbanismo

Octavio Gana, egresado de la U. de Chile: el arte lumínico y el relato de la revuelta social

Diseñador de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo (FAU) de la Universidad de Chile, es el artista detrás de Delight Lab. Junto a su hermana, Antonia Gana, realiza las intervenciones lumínicas realizadas en la Plaza de la Dignidad y en otros espacios públicos, que -considera- son un relato del acontecer nacional después del 18 de octubre.

"Generar relatos audiovisuales en contextos de superficie y en el espacio público", es el objetivo de Delight Lab, estudio de arte y diseño que trabaja con luz, sonido y espacio. Sus intervenciones, se hicieron conocidas mundialmente en el estallido social de octubre de 2019, cuando se proyectó la palabra "Dignidad" en la Torre del Edificio Telefónica.

El estudio está compuesto por Andrea y Octavio Gana. Este último es egresado de Diseño de la FAU, quien recuerda los inicios de su propuesta artística. "Todo esto partió con el proyecto de título de la Universidad, donde investigué cómo las fachadas de los edificios podían ejercer una función comunicativa a partir de las nuevas tecnologías", indica.

"Mi propuesta fue que en la noche, el Museo de Arte Contemporáneo (MAC) se iluminara e invitara a los transeúntes a visitar el museo exponiendo su programación. Además invitamos a un artista joven a hacer una intervención lumínica en la fachada", relata.

"Con mi hermana Andrea Gana, hicimos la primera intervención de video mapping que se hizo en Chile, que correspondió a nuestro proyecto de título", agrega.

Antes del estallido social de 2019, Delight Lab hizo tres intervenciones de impacto relevante con mensajes políticos y sociales. La primera intervención (2018) fue la imagen de Camilo Catrillanca con el verso de Raúl Zurita "Que su rostro cubra el horizonte", proyectada arriba del Teatro de la Universidad de Chile. La segunda proyección fue en la Termoeléctrica Ventana (2019), donde sobre el humo, Delight Lab escribió "Zona de sacrificio". La tercera fue en Osorno (2019), donde el estudio proyectó sobre las torres de agua contaminadas Chemamulles, espíritus de ancestros mapuches. Luego vino el 18 de Octubre de 2019.

"Ocurrió el estallido social y no nos íbamos a quedar abajo. Sentimos esa rabia acumulada que tenían todos los chilenos por todas las injusticias del sistema actual y quisimos ocupar las herramientas que teníamos para poder manifestarnos, que en nuestro caso, era la luz".

Dignidad: 19 de Octubre 2019

¿Cómo definirías las intervenciones?

Me gusta definirlo como "arte lumínico". Sin embargo, nuestras proyecciones también responden al arte urbano,  pues nos tomamos la calle para expresar. Desde el estallido social, el arte y nuestras relaciones sociales se volcaron a la calle. Siento que nos volvimos a latinoamericanizar, en el sentido de que muchos artistas nos sentimos llamados a participar en este despertar social volcando nuestro arte a la calle.

¿Cuáles son los puntos, valores, o palabras claves que tratan de exponer en las intervenciones?

Por un lado, está la voz del pueblo que volvió a creer en un mejor país, una mejor sociedad y esas palabras proyectadas en Plaza de la Dignidad están relacionadas con el volver a humanizarse con tener justicia y dignidad. Estas son las tres palabras más potentes del último tiempo (Humano, Justicia y Dignidad). Por otro lado, está este otro relato, relacionado con el comportamiento de la autoridad en el manejo del despertar de Chile, de la revuelta y la pandemia. Una respuesta que ha sido nefasta.

¿Cómo se realiza una intervención de Delight Lab?

Es muy variable, pero generalmente tiene que ver con un acontecer nacional. Muchas veces, respondemos a algo que ha ocurrido. Puede ser una injusticia, conmemoración o algo que nos conmueva y sentimos que tenemos que proyectar. Estamos todo el día preparando la palabra, el lugar y la dinámica. Y lo intentamos hacer con los mayores resguardos de seguridad porque uno nunca sabe lo que puede caer. Tomamos todas las medidas de seguridad para que nuestra acción sea precisa en el momento adecuado y luego retirarnos. Es importante recalcar que nuestras intervenciones como Delight Lab no llaman a la violencia ni al odio, por lo que no estamos infringiendo ninguna norma.

¿Cuáles son las proyecciones lumínicas que más te impactaron o conmovieron?

La primera proyección, el 19 de Octubre de 2019, fue cuando proyectamos la palabra "Dignidad". Fue muy potente. Estaba pasando de todo en Chile, se estaba quemando todo el país, estaban saliendo los militares, etc. etc., entonces, poder ver la palabra DIGNIDAD gigante en la torre fue muy emocionante. Además, para nosotros fue la primera vez que proyectamos en el edificio. La palabra era muy potente y la respuesta de las personas fue muy bonita. Sentimos que hizo que mucha gente centrara el foco del reclamo y en el problema social de Chile, que es que el sistema nos está dejando sin "Dignidad".

Otra intervención que me gustó mucho fue la proyección de la frase "Extirpar de Raíz" en el momento en que retiran la estatua del General Baquedano. Fue muy potente porque había muchos militares, estábamos en toque de queda y se convirtió en un momento solemne. Para mí, fue muy interesante reflexionar sobre la carga simbólica que tiene esa estatua. El retiro del monumento de la plaza tiene que ver con superar un paradigma antiguo en Chile: modelos antiguos del patriarcado, dejar atrás una figura militar, bélica, genocida de los pueblos originarios, etc. Al sacar la estatua, queremos extirpar de raíz todo eso que ya no tiene sintonía con el nuevo Chile que queremos tener.

¿Por qué trabajar con luz?

Es fascinante. No tengo otra explicación. Tiene características inmateriales y bellas. Trabajar con luz además, es difícil porque no la puedes tomar con las manos. Es difícil definir qué es la luz. Imagínate trabajar con algo que no sabes muy bien definir. La Luz siempre maravilla porque siempre estamos aprendiendo de ella.

¿Cuáles son tus recuerdos de la Universidad de Chile?

Lo pasé muy bien en la Chile. Lo que más rescato es la "vida universitaria". Creo que eso es lo que más te entrega. Poder compartir con profesores, funcionarios, y compañeros de manera horizontal. Fuera del aula pasan las mejores cosas.

Lo que más me entregó la Universidad fue la rigurosidad en el trabajo, convicción, inspiración. Hay muchos profesores que me dieron inspiración para poder seguir mi camino. El sello de la Universidad de Chile que me gusta es que está compuesta por personas con pensamiento crítico, que piensa.

Fuente: Prensa UChile, Marta Apablaza R.

Lunes 19 de abril de 2021