UChile.online

En la carrera académica

U. de Chile aprueba nuevo Instructivo de Buenas Prácticas y Acciones para el Fomento de la Equidad de Género

El pasado 24 de junio fue aprobado por decreto de Rectoría el Instructivo de Buenas Prácticas y Acciones para el Fomento de la Equidad de Género en la Carrera Académica.

El pasado 24 de junio fue aprobado por decreto de Rectoría el Instructivo de Buenas Prácticas y Acciones para el Fomento de la Equidad de Género en la Carrera Académica.

El director de la DDA, Claudio Olea, detalló que el documento contempla tres tipos de acciones, reparatorias, adaptativas y transformadoras, que están agrupadas en cuatro ejes de trabajo.

El director de la DDA, Claudio Olea, detalló que el documento contempla tres tipos de acciones, reparatorias, adaptativas y transformadoras, que están agrupadas en cuatro ejes de trabajo.

La vicerrectora Rosa Devés destacó que el nuevo reglamento ofrece un modelo para reducir brechas en una institución con diversas realidades en sus distintos espacios disciplinarios.

La vicerrectora Rosa Devés destacó que el nuevo reglamento ofrece un modelo para reducir brechas en una institución con diversas realidades en sus distintos espacios disciplinarios.

En el marco de la agenda de igualdad de género y no discriminación que nuestro plantel ha asumido de manera activa en los últimos años, la Rectoría ahora dio inicio a una serie de acciones estratégicas que permitan terminar con las desigualdades y las brechas de género existentes a nivel académico.

El pasado 24 de junio el Rector de la Universidad de Chile, Ennio Vivaldi, emitió el Decreto Universitario N°0017977, mediante el cual aprobó el Instructivo de Buenas Prácticas y Acciones para el Fomento de la Equidad de Género en la Carrera Académica, preparado por la Dirección de Desarrollo Académico que orientará este trabajo.

El documento es fruto del trabajo que la Dirección de Desarrollo Académico (DDA), unidad perteneciente a la Vicerrectoría de Asuntos Académicos, lleva desarrollando desde 2019 para apoyar el desarrollo de todo el cuerpo académico con una mirada integral de su trayectoria, tanto en docencia como en investigación y creación, extensión y gestión. Este trabajo cuenta además con el apoyo de un Comité Asesor integrado por los(as) académicos(as) Amanda Huerta, Verónica Figueroa, Carolina González, Svenska Arensburg, Laura Albornoz, Camila Vega y José Miguel Labrín.

El director de la DDA, Claudio Olea, profesor de la Facultad de Ciencias Químicas y Farmacéuticas, explicó que al iniciar su trabajo la primera tarea a la que se abocaron fue generar indicadores de gestión con un enfoque de género, labor en la que trabajaron junto a los(as) directores(as) académicos(as) para preparar en conjunto acciones concretas. “En ese primer paso corroboramos que se mantenía, hasta la actualidad, la brecha en la carrera académica en todas las unidades, algunas más y otras menos, pero en todas existía esta diferencia de género”, recordó.

Tras realizar una revisión de la experiencia nacional e internacional en la materia, pudieron conocer la experiencia de una institución escandinava que había establecido una estrategia para generar una especie de buenas prácticas para la disminución de la brecha de género, iniciativa que sirvió de base para el desarrollo de este instructivo.

“Este documento contempla tres tipos de acciones, reparatorias, adaptativas y transformadoras, que están agrupadas en cuatro ejes de trabajo: Contratación, Desarrollo de Carrera, Conciliación y Participación, y que contemplan un total de 24 acciones a desarrollar” explicó el director Olea.

El instructivo incluye, además, plazos de tiempo específico para cada una de las acciones, que van desde el corto plazo -un año tomando en cuenta el tiempo necesario para evaluar el cumplimiento de las mismas-, mediano plazo -dos a tres años-, y largo plazo -tres a cinco años-, dependiendo de la realidad de cada unidad académica y del carácter que tenga cada una -reparatoria, adaptativa o transformadora-.

La vicerrectora de Asuntos Académicos, Rosa Devés, aseguró que este documento y el proceso sistemático y colaborativo que se va generar a partir de él "tendrá consecuencias importantes para la Universidad, no solo por los resultados, sino porque ofrece un modelo para reducir brechas en una institución con diversas realidades en sus distintos espacios disciplinarios".

Consultado sobre los pasos siguientes, el director Olea explicó que tras la aprobación del instructivo, los(as) decanos(as) y directores(as) de cada unidad académica junto a sus equipos “seleccionarán cuáles son las acciones con las que comenzarán a trabajar de acuerdo a las realidades propias de sus comunidades. Además, los(as) directores(as) académicos(as) serán muy relevantes en promoverlas en los tiempos establecidos”, finalizó.

Texto: Felipe Ramírez Prensa U. de Chile

Lunes 5 de julio de 2021