SIMPOSIOS AUSPICIADOS POR LA RED LATINOAMERICANA
DE BOTANICA


Los últimos años, la RLB comenzó un nuevo programa de apoyo a la organización de simposios sobre temas relevantes para la comunidad botánica latinoamericana. Estos simposios se desarrollan en reuniones de carácter latinoamericano o regional, que contemplan la participación de un número masivo de participantes, pero para asegurar una mayor difusión de las materias tratadas, se ha buscado publicar in extenso las ponencias presentadas en cada ocasión.

SIMPOSIOS PUBLICADOS:

"Biodiversidad, Plantas y Moléculas", realizado durante el VIII Congreso Latinoamericano de Botánica, Cartagena de Indias, Colombia, octubre 2002.

"Biodiversidad: Perspectivas y Desafíos en Latinoamérica", realizado en las XXIX Jornadas Argentinas de Botánica y la XV Reunión Anual de la Sociedad Anual de la Sociedad de Botánica de Chile, San Luis, Argentina, octubre 2003.

 

 

 

 

 

XXX

Uno de estos simposios fue "Biodiversidad, Plantas y Moléculas", realizado durante el VIII Congreso Latinoamericano de Botánica, Cartagena de Indias, Colombia, octubre 2002. Nació de una solicitud expresa de la RLB a su coordinador, Dr. Javier Francisco-Ortega, y fue totalmente financiado por la RLB con fondos de la Fundación Andrew W. Mellon, y un pequeño aporte de la Red Latinoamericana de Ciencias Biológicas - RELAB. El programa del simposio fue:

Gracias a gestiones de los Drs. Enrique Forero, Tod Stuessy, Javier Francisco-Ortega y Fabián Michelangeli, fue íntegramente publicado en TAXON, Volumen 53, Número 2, 1 Mayo 2004, páginas 263 - 346.

Previo al Simposio, los expositores leyeron la siguiente declaración:

DECLARACIÓN LEÍDA POR LOS PARTICIPANTES EN EL SIMPOSIO DE  BIODIVERSIDAD, MOLÉCULAS Y PLANTAS

PATROCINADO POR LA RED LATINOAMERICANA DE BOTÁNICA (RLB)

Presidente:  Javier Francisco-Ortega (U.S.A./España). Conferencistas: Javier Francisco Ortega, Alejandra Jaramillo, Fabián A. Michelangeli, Eduardo Ruiz, Eugenio Santiago, Andrew Vovides. 

Los integrantes de este simposio estuvimos reunidos esta mañana por cerca de 3 horas discutiendo el estado de la sistemática molecular en Latinoamérica.  Hemos preparado una pequeña declaración que queremos compartir con ustedes.

Es innegable que las técnicas moleculares tienen hoy en día un gran impacto en los estudios modernos de biodiversidad en todo el mundo, pero por otra parte no podemos dudar que las perspectivas, retos y realidades son muy  diferentes Nueva York o Londres que en Bogotá, Iquitos o Xalapa. En primer lugar, en Latinoamérica tenemos una altísima biodiversidad, a la cual tenemos acceso continuo  y con logísticas de colección relativamente sencillas, no sólo en los hábitats naturales, sino también en una gran cantidad de jardines botánicos.  Más aún, investigadores residenciados en Latinoamérica en general encuentran que en sus propios países los trámites burocráticos necesarios para realizar colecciones botánicas son más fáciles y demoran menos tiempo que a extranjeros o nacionales residenciados en el exterior. Otra ventaja es la altísima calidad de los recursos humanos que se forman en Latinoamérica, con gran énfasis en historia natural y biología de campo, con conocimiento real de los organismos bajo estudio. Esta misma conciencia sobre la utilidad de las técnicas moleculares ha provocado la generación de recursos humanos en los EE.UU. y Europa,  los cuales se están repatriando y aplicando estas técnicas en sus países de origen.  Esto ha impulsado a su vez, que en los últimos 5 años se haya adquirido gran cantidad de equipos y nuevos centros de biología molecular se estén construyendo en Latinoamérica día a día. Todo esto ha estimulado gran cantidad de colaboraciones norte-sur. Más aún, todos estos factores han estimulado en algunos centros de investigación y universidades latinoamericanas las colaboraciones entre biólogos con distintas disciplinas e intereses, pero que comparten el uso de técnicas de biología molecular, como son lo son taxónomos de una gran variedad de organismos, ecólogos de poblaciones, fisiólogos, etc.

Sin embargo, existe gran cantidad de factores que limitan este tipo de estudios en Latinoamérica. Nosotros reconocemos que las realidades de cada país son distintas, pero algunos puntos son comunes para la mayoría.

  1. Factores logísticos.  En muchos países todavía no existen laboratorios equipados para llevar a cabo este tipo de técnicas y donde éstas existen, hay gran cantidad de problemas con la calidad de los servicios básicos como agua, electricidad, etc.  Más aún, en todos los países el acceso a los insumos es la mayoría de las veces limitado y demora gran cantidad de tiempo recibir los pedidos.  El mantenimiento de los equipos de secuenciación generalmente requiere mano de obra especializada, la cual no se encuentra en Latinoamérica, por lo cual las reparaciones, e incluso mantenimiento preventivo rutinario, demora gran cantidad de tiempo.
  2. Formación de recursos humanos.  La proporción de estudiantes que retorna a su país luego de culminados sus estudios es todavía muy baja, y aquellos que retornan se encuentran con la dificultad de entrenar personal técnico de laboratorio. 
  3. Burocracia. En tercer lugar están los problemas derivados de la burocracia necesaria para colectar material al cual se le va a extraer ADN.  Esto es particularmente complicado en los países integrantes del pacto de Cartagena o comunidad andina de naciones, y Brasil.  Debido a la legislación vigente en estos países, los estudios moleculares necesitan de contratos de acceso a los recursos genéticos, los cuales al ser diseñados para controlar los trabajos de compañías farmacéuticas no reflejan las necesidades y realidades de los trabajos puramente académicos.  En general estos contratos son casi imposibles de obtener, o demoran varios años en ser aprobados.  Por ejemplo, en Venezuela se han aprobado menos de 10 proyectos desde el año 95, cuando estas normas entraron en vigencia.
  4. Por último, siempre está el problema universal del dinero, el cual está mucho más limitado en Latinoamérica y el cual se ve agravado por el costo elevado de estas técnicas.  Además, los precios de los insumos son en general 2 a 5 veces más caros que en los EEUU.  Por otra parte, en muchos países, ciertas casas distribuidoras de reactivos poseen la exclusividad de ciertos productos, lo que incrementa los precios aún más.

Ahora nos gustaría concluir con algunas propuestas:

  1. Estamos conscientes de la bondad de las colaboraciones Norte-Sur, y creemos que éstas tienen un papel importante en la formación de recursos humanos y la re-distribución de fondos económicos hacia Latinoamérica. Sin embargo, esta alternativa probablemente no representa la mejor opción a largo plazo, por lo que deberíamos estimular colaboraciones sur-sur, optimizando tanto los recursos humanos como económicos dentro de Latinoamérica.  También creemos que este tipo de colaboraciones dentro de la región va a facilitar la consecución de fondos económicos, ya que en general los proyectos en colaboración entre distintas instituciones y disciplinas son vistos con mejores ojos por instituciones financiadoras. También nos gustaría estimular la incorporación de aspectos de conservación en los estudios de biodiversidad de la región, no solo porque esto hace que los proyectos sean más atractivos a las fuentes de dinero, sino porque si no conservamos lo que tenemos ahora, luego no tendremos qué investigar.
  2. Creemos que  aquellos países que ya poseen centros de secuenciación de ADN deberían de concentrarse en fortalecer esos centros, prestando servicios a la mayor cantidad de laboratorios dentro de cada país, o región, en vez de diluir el dinero en formar gran cantidad de centros que luego son muy difíciles de mantener.
  3. Todos debemos hacer un esfuerzo por establecer este tipo de colaboraciones, aprovechando los recursos que nos brindan Internet y el libre acceso a bases de datos.  En este sentido, la Red Latinoamericana de Botánica ha accedido a colocar en su sitio Web un directorio de laboratorios de sistemática molecular, el cual será compilado por los integrantes de este simposio.
  4. Todos debemos hacer un esfuerzo por educar a las personas encargadas en los distintos gobiernos de los permisos de colección científica.  La colección de material vegetal para estudios sistemáticos es en general muy diferente a la que se necesita hacer para la prospección de compuestos bioactivos.  Aunque nosotros lo sabemos, gente en el gobierno generalmente no entiende que la colección de dos hojas en una bolsa de sílica esta muy lejos de  presentar un problema de propagación de germoplasma.  ¡También hace falta diferenciar entre estudios sistemáticos y bio-piratas!

Como habrán podido apreciar a lo largo del simposio, todos nosotros estamos convencidos de que las técnicas moleculares no son un paradigma único en el estudio de la biología evolutiva y la sistemática.  Por el contrario, las técnicas moleculares deben ser vistas como un complemento a la información de morfología, biogeografía y ecología que poseemos.  Como hemos visto hoy, estudios moleculares pueden ser de gran utilidad en el estudio de caracteres morfológicos y viceversa.  Más aún, los estudios moleculares necesitan de los conocimientos previos de morfología para poder diseñar estrategias de muestreo y como un “control de calidad” de nuestros resultados.

Por último, estamos preparando una versión extensa de esta declaración, la cual será incluida en Taxon junto con los resultados hoy expuestos en este simposio.  Es nuestra intención el que esta declaración sea utilizada por ustedes como un marco de referencia para la realización de estudios de sistemática molecular en Latinoamérica, y que los ayude a justificar sus propuestas a la hora de buscar el financiamiento.

 Ir arriba

XXXX

 

El simposio "Biodiversidad: Perspectivas y Desafíos en Latinoamérica" se realizó en el marco de las XXIX Jornadas Argentinas de Botánica y la XV Reunión Anual de la Sociedad Anual de la Sociedad de Botánica de Chile, San Luis, Argentina, octubre 2003.  Fue coordinado por los Drs. Fernando Zuloaga, Luis Bernardello y Lohengrin Cavieres, con financiamiento total de la RLB. El programa del simposio fue:

El Dr. Abelardo Vegetti, Presidente de la Sociedad Argentina de Botánica en ese momento, y Presidente de la Comisión Organizadora del Congreso, hizo las gestiones necesarias con los coordinadores del Simposio para que las ponencias pudieran ser publicadas in extenso, lo que logró sólo parcialmente pues no todos los expositores enviaron a tiempo sus trabajos. La publicación se hizo en el Boletín de la Sociedad Argentina de Botánica 39 (3-4) 301-314, 2004.

 Ir arriba

  

Vuelta al Indice

Susana Maldonado; Último cambio: 13 septiembre 2005.
  rlb@uchile.cl