Buscador de noticias

Por título o palabra clave
  • Por fecha de publicación
Facebook Tweet Google+

Vicerrectoría de Investigación y Desarrollo

Balance VID 2016: fortalecimiento de capacidades hacia una nueva institucionalidad científica

El reconocimiento de CORFO por el mejor desempeño nacional en innovación; la realización de múltiples actividades enmarcadas en el Proyecto de Internacionalización; el liderazgo de adjudicación en Concursos de investigación Fondef-Fondecyt; la articulación de iniciativas transdisciplinarias para abordar desafíos de interés global y la continuidad de actividades para visibilizar y fomentar la creación artística de la institución, son algunos de los logros que la Vicerrectoría de Investigación y Desarrollo (VID) concretó durante el 2016.

El Vicerrector de Investigación y Desarrollo, Flavio Salazar.

El Vicerrector de Investigación y Desarrollo, Flavio Salazar.

El Jefe de Gabinete, Andree Henríquez.

El Jefe de Gabinete, Andree Henríquez.

La Directora de Investigación, Silvia Núñez.

La Directora de Investigación, Silvia Núñez.

El Director de Innovación, Edgardo Santibáñez.

El Director de Innovación, Edgardo Santibáñez.

El Director de Creación Artística, Fernando Gaspar.

El Director de Creación Artística, Fernando Gaspar.

El Jefe de la Unidad de Redes Transdisciplinarias, Pablo Riveros.

El Jefe de la Unidad de Redes Transdisciplinarias, Pablo Riveros.

“En el último año se ha debatido fuertemente sobre el financiamiento destinado a la ciencia en Chile, siendo un problema que nos impacta como universidad pública, pues estamos llamados a cumplir un rol importante en transferir conocimiento a la sociedad desde diversos aspectos. En este escenario, hemos cumplido con las expectativas planteadas y también consolidamos las labores permanentes que cumple esta Vicerrectoría, a partir de la sistematización, coordinación y articulación de las distintas unidades universitarias. No obstante, es necesario que el país se decida a implementar un modelo de desarrollo que valore el conocimiento científico. Es una discusión que aún se está produciendo y que nos mantiene expectantes, ya que abordar una tarea de tal envergadura requiere una nueva institucionalidad, como un Ministerio de Ciencia y Tecnología, además de fomentar las iniciativas de financiamiento del Estado”, destacó el Vicerrector de Investigación y Desarrollo, Flavio Salazar.

Durante este período, la VID ha concretado importantes metas desde sus equipos de trabajo, visibilizando el fortalecimiento de la investigación, innovación, creación artística y redes transdisciplinarias a nivel institucional y nacional. Mediante la asociación con la comunidad académica y asesorías para formular, valorar y ejecutar los proyectos, se ha enfatizado el rol de profesores e investigadores como piezas fundamentales para el quehacer universitario. Asimismo, se han producido cambios en los instrumentos utilizados para apoyar actividades, donde el Proyecto de Internacionalización tuvo muestras de éxito muy potentes, con los ocho proyectos de investigación y doctorado que se están financiando, tras el desarrollo de iniciativas de colaboración entre universidades e instituciones extranjeras.

Para el Jefe de Gabinete, Andree Henríquez, “el 2016 ha sido un año con importantes avances para la Vicerrectoría, pues sus equipos de trabajo la han posicionado como un actor relevante en el quehacer institucional. La gestión estratégica y financiera, además de la mirada operativa implementada entre los profesionales, permitieron concretar iniciativas de alta complejidad, como foros, seminarios, conversaciones entre la comunidad académica y discusiones con entidades públicas y privadas, . También hemos asumido funciones que no estaban contempladas en un inicio, como las rendiciones solicitadas por Conicyt, que ascienden a más de seis mil millones de pesos por los proyectos de investigación ejecutados por la Universidad. Fuimos la única Universidad que fue capaz de rendir cuentas a la institucionalidad pública”.

Investigación

Número uno en producción científica de Chile en la base de datos Scopus; top siete en Latinoamérica según el Academic Ranking of World Universities (ARWU) 2015; mil proyectos de investigación ejecutados actualmente mediante financiamiento nacional e internacional; 20 centros de excelencia en áreas prioritarias de interés país y 11.447 artículos publicados en revistas indexadas en ISI-WOS, posicionan a la Casa de Bello como la líder en investigación científica.

En el 2016, la institución ha participado fuertemente en la conformación de varios espacios colaborativos para la investigación. Los Centros de Tecnología de Información para la Salud (CENS), para la Innovación y Sustentabilidad en la Construcción, TIC Salud en Medicina, Fruticultura, Transferencia Agrícola,  para la Innovación Alimentaria (CeTA) que se consolidó el 2016 y el de Embalaje donde participa como coejecutora junto a la Usach, ejemplifican iniciativas de largo plazo que se han ejecutado para abordar necesidades importantes en materia de prototipaje. Además, han continuado impulsando la investigación básica e investigación aplicada en el quehacer de los académicos investigadores, mediante un subsidio total de $17.700 millones.

En cuanto a la adjudicación de concursos internos, destaca el de Enlace-Fondecyt, Ayuda de viaje, U-Inicia, PROA, U-redes Consolidación, U-moderniza y Dicrea, donde se adjudicaron 150 proyectos por un monto total de 800 millones de pesos. Mientras que en los externos, donde la Universidad ha liderado todos los Fondecyt y Fondef en diversas áreas, han sido seleccionadas 216 iniciativas de investigación básica y aplicada por un monto de 38 mil millones de pesos. 

La Directora de Investigación, Silvia Núñez, destacó que “a pesar de las restricciones presupuestarias, mantuvimos una buena tasa de adjudicación. Se han realizado esfuerzos internos para apoyar a jóvenes investigadores y a otros que no lograron la continuidad de sus iniciativas en Fondecyt, además de preparar la acreditación de la Universidad, siendo un período con bastante actividad. Para el 2017 esperamos consolidar el Comité de Uso y Cuidado de Animales; iniciar el abordaje en Ética de investigación en Seres Humanos, que impacta directamente a la institución; apoyar adecuadamente a profesionales que recién comienzan y que no cuentan con las suficientes herramientas para iniciar sus líneas de trabajo; y forjar grupos coordinados, que permitan pasar de la investigación a la innovación”.

Innovación

El cambio cultural impulsado en 2014 ha permitido que durante los últimos tres años la Casa de Bello incrementara sus cifras a 36 innovaciones transferidas a la sociedad, 15 spin-off en ejecución, ingresos superiores a los $200 millones de pesos por licencias de derechos, 87 solicitudes de patentes presentadas y la implementación de un Reglamento de Innovación para incentivar el quehacer científico entre los académicos.

A principios de 2016, también fue adjudicado financiamiento para desarrollar "Know Hub Chile", un espacio de trabajo colaborativo para la transferencia tecnológica, que busca ser un aporte para el país mediante innovaciones especializadas en agricultura, salud, producción industrial, ingeniería y energía. Actualmente, la Universidad ha liderado con la participación de otras 10 instituciones, el desarrollo de estatutos, programas de capacitación y metodologías para introducir mejores prácticas en todas las oficinas de licenciamiento asociadas.

Frente a este compromiso con la ciencia, mediante la creación de capacidades humanas y tecnológicas, la Dirección de Innovación fue galardonada el 30 de noviembre por CORFO y la Red de Gestores Tecnológicos en Chile (Red GT) en los “Premios de Transferencia Tecnológica 2016”, al destacar por su desempeño en la gestión realizada, el número de licencias y los casos de comercialización asociados a actividades I+D con empresas o entidades externas, que han posicionado a la U. de Chile como la institución principal de innovación en el país.

De acuerdo al Director de Innovación, Edgardo Santibáñez, “hay resultados importantes y esperamos que vayan creciendo en el tiempo. Este 2017 seguiremos trabajando por consolidar la institucionalidad, pues hay temas pendientes como contratos que regulen conflictos de interés. También buscamos un mejor apoyo a los emprendimientos con base tecnológica vinculados a importantes fuentes de financiamiento; consolidar el Hub y los centros tecnológicos estratégicos, pues son de enorme relevancia para la Universidad al contribuir con capacidades, investigación y desarrollo. Otro aspecto importante es provocar un mayor impacto económico y social, además de involucrar de forma más activa a las facultades en un ámbito corporativo, pues existen muchas capacidades. Esto permitirá dar un mejor servicio para aumentar la transferencia tecnológica e incidir en el bienestar de la población desde diversas áreas de interés nacional”.

Asimismo, en el Programa “Capacidades Tecnológicas Habilitantes para la Innovación FCTI”, donde CORFO adjudicó subsidios, la Universidad de Chile participa en siete proyectos de las líneas de “Programas Tecnológicos Estratégicos PTE” y “Programa de Fortalecimiento y Creación de Capacidades”, por un monto superior a los 22 mil millones de pesos. 

Creación Artística

En el ámbito artístico, la U. de Chile continúa trabajando para visibilizar y promover el trabajo de sus académicos, como una manera de contribuir al desarrollo  cultural del país. Por ello, el 2016 se reforzaron las actividades emblemáticas de la Dirección de Creación Artística, organizando y participando con otras instituciones en espacios de encuentro, diálogo y reflexión.

Con presentaciones musicales, danza, cortometrajes, visitas guiadas por espacios patrimoniales y talleres de diversas disciplinas, se realizó en mayo la Semana de la Educación Artística (SEA) 2016: “Aprende Creando”. La iniciativa impulsada por la UNESCO, benefició a más de 2.500 escolares de Santiago, Puerto Montt, Osorno y Chiloé, con la intervención de 50 académicos de la Casa de Bello y el apoyo del Ministerio de Educación (Mineduc), el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes (CNCA), Balmaceda Arte Joven y la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos (Dibam).

Asimismo, el Concurso CreArt 2016: Fondo de Creación Artística, se duplicó el financiamiento alcanzando los 60 millones de pesos para beneficiar a seis proyectos individuales y dos trabajos de núcleos en diseño, teatro, danza, artes visuales y cine, como una manera de potenciar el trabajo artístico que realizan los académicos de la institución. Mientras que la tercera edición del Foro de las Artes, donde se llevaron a cabo 33 actividades en espacios de Santiago y Valparaíso, logró reforzar el vínculo con otras instituciones públicas, centros culturales y municipalidades, como Recoleta, El Bosque y San Joaquín, donde no se presentaban manifestaciones de tal naturaleza.

En este ámbito, el Director de Creación Artística, Fernando Gaspar, señaló que “ha sido una etapa para poner el acento en una colaboración que cuente con mayor número de unidades académicas u organismos externos. Participamos en el convenio marco de las universidades estatales, creando la Red de Arte, Cultura y Patrimonio, para generar actividades colaborativas que visibilicen nuestra preocupación por esta materia. Cada año vemos una motivación mayor de los profesores por mostrar lo que hacen, y sentimos que se está llenando lentamente el vacío institucional en que se plasman las necesidades de los creadores. Este 2017, queremos articularnos aún más, traer a artistas para dialogar sobre su experiencia y proyectar estas tareas de mejor manera, para que las conozcan toda la comunidad y posicionarnos en un contexto artístico incluso de carácter internacional”.

Redes Transdisciplinarias

Aportar soluciones concretas a los nuevos desafíos globales y desde diversas áreas del conocimiento, se ha vuelto una necesidad cada vez más compleja. En este contexto, la U. de Chile se ha hecho cargo de esta problemática mediante el fortalecimiento de la Unidad de Redes Transdisciplinarias, que ha logrado articular las necesidades nacionales e internacionales con el conocimiento académico generado en la institución.

El trabajo de esta Unidad se enfocó en dos frentes durante el 2016. Por una parte, se desarrollaron nuevas herramientas para generar condiciones de entorno en las que los académicos puedan converger desde diversas disciplinas. Un ejemplo de ello es la Red Transdisciplinaria de Envejecimiento, que junto al SENAMA impulsó un Fondo FONDEF para financiar proyectos asociados al tema. También nació el Programa de Reducción de Riesgos y Desastres Socionaturales (CITRID), que ha tenido gran relevancia en la discusión sobre la implementación de políticas públicas. Todos estos grupos se han asociado de forma colaborativa con entidades públicas, para buscar mejoras en requerimientos reales del país, abriendo diálogos con el Ministerio de Salud (MINSAL), Ministerio de Vivienda y Urbanismo (MINVU) y la firma de un convenio con el Ministerio de Obras Públicas (MOP).

“Esta relación con el mundo público, ha demostrado que la Universidad ha sido capaz de asociarse de forma institucionalizada para consolidarse como un agente relevante en la toma de decisiones. La coordinación académica o con otros organismos, permite que las investigaciones interdisciplinarias contribuyan con soluciones concretas en temas grandes, como los recursos hídricos, el cambio climático y la vejez, entre otros. La voluntad del 2017 es lograr que los convenios se materialicen en proyectos conjuntos y trabajos efectivos entre investigadores con actores estatales. Debemos darle continuidad a la colaboración, fortalecer líneas estratégicas, generar iniciativas viables y con recursos, que catalicen adjudicación de proyectos potentes”, concluyó el Jefe de la Unidad, Pablo Riveros.

  • Compartir:
    http://uchile.cl/u130290
Su mensaje fue enviado correctamente
Nombre del Destinatario:
E-mail destinatario:
Su nombre:
Su e-mail:
Comentarios: