Buscador de noticias

Por título o palabra clave
  • Por fecha de publicación
Facebook Tweet Google+

Rectoría

Distinción se entrega cada año a dos ex estudiantes de la Casa de Bello

Rector Vivaldi entregó Medalla Juvenal Hernández a los profesores Luis Merino y Luis Ciocca

Como "lúcidos ejemplos de lo que es la Universidad de Chile", calificó el Rector Ennio Vivaldi a los profesores Ciocca y Merino, distinguidos este mediodía en Casa Central, en reconocimiento por su servicio a nuestro plantel y al país. En sus discursos, ambos académicos destacaron la importancia de los valores de la comunidad universitaria a la hora de enfrentar distintas coyunturas históricas.

La ceremonia contó con las palabras de Paulino Varas y Francisco Brieva.

La ceremonia contó con las palabras de Paulino Varas y Francisco Brieva.

Entrega de la medalla al profesor Luis Ciocca.

Entrega de la medalla al profesor Luis Ciocca.

Entrega de la medalla al profesor Luis Merino.

Entrega de la medalla al profesor Luis Merino.

El rector Ennio Vivaldi los destacó como lúcidos ejemplos de la Universidad de Chile.

El rector Ennio Vivaldi los destacó como "lúcidos ejemplos de la Universidad de Chile".

Los premiados destacaron la importancia de los valores universitarios.

Los premiados destacaron la importancia de los valores universitarios.

Enlaces relacionados
Profesores Luis Merino y Luis Ciocca son distinguidos con la medalla Juvenal Hernández Jaque

Ante autoridades universitarias, decanos, directores de institutos y representantes de organizaciones gremiales y académicas, el Rector Ennio Vivaldi entregó la Medalla Juvenal Hernández Jaque 2018 a los académicos Luis Merino, en la categoría Artes, Letras y Humanidades, y Luis Ciocca, en Ciencia y Tecnología.

Señalando que los profesores Merino y Ciocca son “lúcidos ejemplos de lo que es y debe ser la Universidad de Chile”, el Rector Vivaldi destacó que “en el caso de los homenajeados destacan cuestiones que los hacen excepcionales, muy meritorios".

Al recibir la distinción, el profesor Luis Merino recordó que en sus más de 50 años vinculado a la Universidad de Chile “me tocó participar, junto a tantos otros funcionarios y académicos, de una época histórica en que los valores de la Universidad se vieron seriamente amenazados (...) Me refiero en particular a la autonomía institucional y al irrestricto respeto a la dignidad y el aporte que puede realizar cada persona”, explicó, relatando cómo “esto condujo a que en diciembre de 1973 la Revista Musical Chilena hiciera presente al país y al mundo, la pérdida irreparable que significó el fusilamiento de Jorge Peña Hen, académico de la U. de Chile, sede La Serena; y que en 1987 el Consejo de la Facultad de Artes brindara de manera pública su apoyo a María Paz Santibáñez a raíz del baleo del que fuera objeto por parte de fuerzas policiales por participar junto a otros estudiantes de una manifestación pacífica en defensa de la autonomía universitaria”.

“Hoy las circunstancias son otras pero el desafío de preservar estos valores continúa”, agregó en sus palabras el profesor Merino, destacando la “capacidad de la Universidad de Chile de renovarse siempre en forma participativa para cumplir su misión de servir a Chile y las necesidades de su pueblo”, finalizó.

En tanto, el profesor Luis Ciocca comentó que “como hijo de nuestra Universidad he tratado de encontrar la razón profunda que ha motivado este otorgamiento”, señalando que el punto de inicio lo encontró en el hecho de haber recibido la visita de la familia Ugarte Román, quienes buscaban con urgencia identificar el posible hallazgo de su hija Marta, antigua paciente del profesor. “Apenas fui contactado, razones profesionales, humanas y éticas internalizadas como fruto de mi formación me llevaron a aceptar sin pensarlo dos veces”, destacando que “en momentos difíciles pude actuar con ciencia, objetividad y verdad, desarrollar un quehacer que era necesario para la justicia”.

La ceremonia incluyó emotivos discursos de presentación de los premiados el año anterior, los académicos Paulino Varas de la Facultad de Derecho y Francisco Brieva de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas.

Mención en Artes, Letras y Humanidades


Licenciado en Ciencias y Artes Musicales, con mención en Musicología y PhD de la Universidad de California, el profesor Luis Merino ha desempeñado gran parte de su vida como académico e investigador de la Universidad de Chile, donde ha orientado sus trabajos específicamente al estudio de la música chilena y latinoamericana. Fue vicerrector académico y estudiantil de la Casa de Bello, decano de la Facultad de Artes entre 1995 y 2003, y posteriormente se desempeñó como director del Centro de Extensión Artística y Cultural Domingo Santa Cruz (CEAC).

Merino además es presidente de la Academia Chilena de Bellas Artes del Instituto de Chile, de la que es miembro desde 1983. En 2004 también recibió el Premio Bicentenario, entregado por la Corporación Cultural de Chile, la Universidad de Chile y la Comisión Bicentenario.


Mención Ciencia y Tecnología

La trayectoria del profesor Luis Ciocca Gómez, en tanto, es también parte de la historia de la Odontología Forense de Chile, área en la que se involucró cuando en septiembre de 1976, un cuerpo de mujer apareció desfigurado y con huellas de tortura en la playa La Ballena, siendo atribuido por la prensa como un "crimen pasional".

Luis Ciocca, que en ese momento ejercía en su consulta privada, recibió el llamado desesperado de la familia Ugarte Román, sus ex pacientes. Su hermana Marta, miembro del Comité Central del Partido Comunista, estaba desaparecida, y sospechaban, que el cuerpo devuelto por el mar sin huellas dactilares, se trataba de ella. Dado que la dentadura de la mujer encontrada se conservaba en buenas condiciones, la familia quiso intentar la única posibilidad que quedaba: que su dentista de cabecera reconociera su identidad.

El reconocimiento de Marta Ugarte fue fundamental porque entregó señales claras a las incipientes organizaciones de Derechos Humanos de cuál podía ser el destino de los detenidos desaparecidos. Desde entonces el profesor Ciocca continuó trabajando voluntariamente en el Servicio Médico Legal (SML), pese a que en ese momento los únicos autorizados para actuar como peritos en la institución eran médicos, y la odontología legal y forense no existía como especialidad odontológica. Su trabajo lo llevó a enfrentar con evidencia la censura y las versiones oficiales de la dictadura varias veces.

En paralelo, fundó en 1983 fundó la Sociedad de Odontología Legal y Forense de Chile, y tres años después la especialidad fue reconocida por la Comisión Nacional de Certificación de Especialidades Odontológicas (CONACEO). En 2010, el profesor Luis Ciocca publicó su segundo libro sobre la disciplina de la Odontología Médico Legal, dedicado a Marta Ugarte. Ese mismo año presentó a las autoridades universitarias la propuesta de convertirla en una especialidad, que fue aprobada. Hoy la especialidad que Ciocca contribuyó a institucionalizar en nuestro país forma parte del currículo de los alumnos de la Facultad de Odontología de la Universidad de Chile y este año, junto con su nominación y premiación con la medalla Juvenal Hernández, se titula la primera generación de profesionales reconocidos con esa especialidad.

  • Compartir:
    http://uchile.cl/u149799
Su mensaje fue enviado correctamente
Nombre del Destinatario:
E-mail destinatario:
Su nombre:
Su e-mail:
Comentarios: