Buscador de noticias

Por título o palabra clave
  • Por fecha de publicación
Facebook Tweet Google+

Facultad de Ciencias Sociales

Antropóloga y Directora del Cieg

Sonia Montecino: nueva profesora titular en FACSO

El pasado 19 de agosto, la Antropóloga Social de FACSO y Directora del Archivo Central Andrés Bello, Prof. Sonia Montecino Aguirre fue nombrada profesora titular de la Universidad de Chile. Alcanzar este grado en la jerarquía académica, es el mayor reconocimiento profesional para un docente activo y es un respaldo institucional a una trayectoria dedicada a la perspectiva de género y a los estudios étnicos. Con motivo de esta promoción en su jerarquía académica, aprovechamos de hacer un repaso por la carrera de esta importante docente de nuestra Facultad.

La prof. Sonia Montecino Aguirre es profesora titular de la Universidad de Chile a partir de agosto de este año.

La prof. Sonia Montecino Aguirre es profesora titular de la Universidad de Chile a partir de agosto de este año.

La Profesora actualmente se desempeña como Directora del Archivo Central de la Universidad de Chile y mantiene sus labores de docencia e investigación en FACSO.

La Profesora actualmente se desempeña como Directora del Archivo Central de la Universidad de Chile y mantiene sus labores de docencia e investigación en FACSO.

La antropóloga ha formado su propio camino al interior de la Facultad siendo parte de ella por más de dos décadas.

La antropóloga ha formado su propio camino al interior de la Facultad siendo parte de ella por más de dos décadas.

La profesora ha formado todo un equipo de trabajo intergeneracional en el Centro de Estudios de Género (CIEG)

La profesora ha formado todo un equipo de trabajo intergeneracional en el Centro de Estudios de Género (CIEG)

Una de las múltiples publicaciones que ha realizado.

Una de las múltiples publicaciones que ha realizado.

Con sorpresa vivió su nombramiento como profesora Titular de la Universidad de Chile, la académica de la Facultad de Ciencias Sociales, Directora del Centro de Estudios de Género (CIEG) y Directora del Archivo Central Andrés Bello, Sonia Montecino, pues por largo tiempo no se animó a presentar sus antecedentes ante la Comisión Superior de la Evaluación Académica por el sesgo de género que según ella podría existir o por la baja de aprobación que tenían las postulaciones. “Yo no me presente por mucho tiempo porque sentía que las materias que yo trabajo no iban a ser consideradas dentro del mundo académico científico, aún sabiendo todas las cosas que había hecho. Presente mis antecedentes con dudas, pues ocurre que las mujeres académicas siempre quedamos en las franjas de la carrera más bajas y eso estadísticamente es demostrable, ganamos menos, estamos menos en los puestos de poder. Entonces están las autosegregaciones, porque con esa realidad ocurre que las mujeres decimos ‘no vale la pena’” comenta la consagrada antropóloga, que actualmente es uno de los nueve académicos en ejercicio, que poseen la jeraquía de profesor titular en FACSO. Dos de ellos son mujeres.

Es por esto que Montecino ve con alegría este nombramiento porque resulta significativo no sólo para ella si no un signo para que otras mujeres académicas puedan ser reconocidas y pertenecer a ese 10% de profesores de la universidad, que actualmente son titulares. Además lee el hecho como una apuesta de la Universidad de “dar tiraje a la chimenea” en cuanto a la edad de promoción en la carrera académica. Al respecto, la Directora del Centro de Estudios de Género (CIEG) de nuestra Facultad sostiene que “a mí me están dando mi titularidad a los 55 años, 5 años antes de que jubile y eso es bueno porque la mayoría de los profesores titulares son bastante mayores, entonces si tienes titulares envejecidos, también tienes profesores asociados envejecidos, entonces poco se promueve hacia arriba. Por esto, leo que mi titularidad es una mirada abierta a que otras mujeres académicas con excelencia se presenten y que vean en mi que si ocurre” plantea Montecino.

Según señala el Reglamento de la Comisión Superior de Evaluación Académica, ser Profesor titular es “el más alto rango de la Carrera Académica Docente. Pertenecen a él, quienes hayan consolidado un elevado prestigio nacional e internacional, desarrollando en forma sobresaliente una docencia innovadora en sus conceptos, contenidos o procedimientos, y hayan dado a conocer su experiencia en obras reconocidas, de uso docente”

Abriendo caminos

Sonia ingresó a la carrera de Antropología en la Universidad de Chile en 1980. En la década del ‘90 formó, junto a la Profesora Loreto Rebolledo y otras académicas, el Centro de Estudios de Género ( CIEG) que antes fue un Programa y que desde hace 20 años se ha dedicado a promover la teoría de género en la docencia de pre y  posgrado, la extensión, investigación y publicaciones, así como en el mundo social.

Primero partieron haciendo clases de antropología de género en pregrado, luego llevaron al entonces Programa de Estudios de Género a tesistas interesados en esta perspectiva teórica, a quienes guiaban y acompañaban en postulaciones a becas para que pudiesen desarrollar su tesis de grado sobre las relaciones sociales entre hombres y mujeres. “Eso implicó abrir un importante caudal de conocimiento en distintas materias de género. Y después empezamos a incursionar en cursos de diplomado y posteriormente en Magíster y ahora en el Doctorado en Ciencias Sociales hay un área de género” sostiene Montecino. Y reflexiona: “ver el estudio de género consolidado en nuestra Facultad me pone muy contenta, ya que siento que todo este esfuerzo está teniendo frutos”.

Para la Doctora en Antropología de la Universidad de Leiden – Holanda, la perspectiva de género ya se ha instalado, y eso ha significado entender que cuando se habla de género no sólo se está haciendo referencia a la mujer, sino que a relaciones de poder entre hombres y mujeres a nivel social que funcionan tanto en el ámbito público como el privado. Este último espacio es el que Montecino se ha dedicado a investigar muy fuertemente.

Cátedra Unesco: publicación y extensión a la comunidad

Las Cátedras Unesco son entregadas a académicos o académicas que estén trabajando sistemáticamente en un tema específico, que en el caso de la profesora Montecino son los Estudios de Género. Actualmente, y  aparte de la que está alojada en el CIEG ,  solo hay una más que se lleva a cabo en África.

Como instancia de intercambio nacional, una vez al año se reúnen todas aquellos o aquellas investigadores (as) titulares de una de estas cátedras (de cualquier área) para intercambiar puntos de vista. En este contexto, y con  el resto de los profesores, Montecino está participando en un libro sobre género y derecho humano.

Para la nueva Profesora titular de nuestra Casa de Estudios, las investigaciones deben ser publicadas como una manera de extender el conocimiento hacia el resto de la sociedad. Es por eso que ha desarrollado una extensa carrera publicando libros, compilaciones, ensayos, cuadernos, entre otros, lo que le ha permitido marcar una fuerte presencia en la sociedad y en los medios de comunicación: “No basta solo con la academia” sostiene.

Es precisamente en este sentido, que la Cátedra Unesco se ha direccionado hacia la publicación de libros y la difusión de la perspectiva de género en seminarios y otras instancias. En este esfuerzo, la académica del Departamento de Antropología de FACSO y su equipo del CIEG, han publicado por Editorial Catalonia el libro “Mujeres chilenas: fragmento de una historia”  con gran éxito y cuya segunda edición está pronta a salir; al mismo tiempo acaban de dar a luz el libro “Mujeres en Armas” escrito por la periodista Cherie Zalaquett que recoge testimonios e historias de mujeres que se han desempeñado tanto en las fuerzas armadas como aquellas que han sido parte de guerrillas.

 

Diversos ámbitos de acción

La nueva profesora titular no se escapa del patrón de las mujeres contemporáneas que deben desenvolverse en varios ámbitos a la vez, desarrollando muchas veces una triple jornada de trabajo. En ese sentido, además de ser Directora del Archivo Central de la Universidad, hacer docencia, ser parte de un Proyecto Anillos sobre transmisión de saberes culinarios y otros menesteres, ha participado en diversas comisiones gubernamentales en el ámbito cultural. 

Así entre el 2001 y el 2005 fue miembra de la Comisión Asesora Bicentenario que lleva adelante la Presidencia de la República de Chile, para luego en el 2005 desempeñarse como evaluadora del Programa Tesis Bicentenario. Para ella uno de los mayores logros de hacer participado de esa instancia es que “logramos que el Bicentenario no solo se constituyera con construir monumentos. Los monumentos y la arquitectura es algo que tienen que estar, pero nosotros entendemos  que lo intangible también debe instalarse y de hecho se instaló, pues en todas partes florece, todos quieren publicar” explica la académica de FACSO.

 “Eso tiene que ver también con mi postura frente a lo que es Chile. Como yo me he dedicado a develar algunos aspectos de este país, esto ha sido considerado. También se toma en cuenta la mirada crítica que puede tener un académico frente a las políticas públicas” comenta Montecino al consultársele por las razones de su elección.

En el año 2005 su habilidad literaria le valió el Premio Altazor, en la categoría ensayo por “Mitos de Chile: diccionario de seres, magias y encantos”. Por esta rama de su carrera se ha desempeñado desde el 2006 como representante de la Presidenta ante Consejo del Libro y la Lectura. De esta participación valoriza el hecho que pueda “aportar internamente para el equilibrio de género en los jurados en las elecciones de obras. También  en cuanto a lo étnico y también en el aspecto regional. Esto no fue fácil de implementar porque aun es muy cerrada la perspectiva” plantea Montecino

Trabajando con el patrimonio tangible de la Universidad

Desde agosto de 2007 se desempeña como Directora del Archivo Central de nuestra Universidad. Pero  cambiar de morada hacia la Casa Central de la U. de Chile no la ha hecho perder los vínculos constantes con el quehacer de nuestra Facultad, pues sigue ejerciendo como docente e investigadora en FACSO. Este nombramiento ha significado para ella un desafío de aprender más sobre gestión y como antropóloga le ha implicado ampliar su campo de estudio hacia el patrimonio material, especialmente de libros: “este patrimonio ha sido bastante importante en la institución; pero creo que no nos damos cuenta de los tesoros maravillosos que tenemos y simplemente no los conocemos” comenta la antropóloga social.

Otro aspecto que ella destaca es que este nuevo rol le ha permitido tener una mirada más macro de lo que ocurre en la Universidad y los desafíos que ésta enfrenta. “Yo pienso que la Universidad sufrió una fragmentación en la dictadura y ese fue un proceso devastador y ha sido un proceso muy largo levantarse de esto” comenta.

Cree que este problema está en vías de solucionarse, pero apela a la necesidad de interconexión entre las facultades, “un problema que le sucede a la Facultad de Economía y Negocios también le competa a las demás facultades y repercute en ellas” plantea. Por eso propone que sería interesante “hacer una lectura histórica y ver cómo nuestra institución ha sido vapuleada. La Universidad de Chile comienza a perder poder frente a las privadas, estamos en un límite y tenemos que tomar conciencia que si ahora no estamos en condiciones de asumir todos los académicos y académicas en nuestras propias manos esta idea de que la Universidad de Chile mantenga su excelencia y siga con su impronta… vamos a ser arrasados por las demás universidades” reflexiona la profesora titular.

En esta línea motiva a sus colegas a “dar un salto adelante”. Al respecto sostiene que “estamos en el momento de dar un salto en todos los niveles, pero no debemos ser esclavos de todo lo que se nos pida, si no que ver qué es lo que nos compete como Universidad de Chile. La única manera de mejorar es reconstituyendo la comunidad, una comunidad lucha por sus cosas cuando entiende su historia y cuando puede tener una incidencia en el mundo social” piensa Sonia Montecino, hija de un profesor de la Universidad de Chile y que ha pasado tiempo importante de las últimas tres décadas en nuestra Institución. La energía inyectada a la Universidad le valió el reconocimiento Mujer Generación siglo XXI en el año 2005.

Para la FACSO, el nombramiento de la docente Sonia Montecino, como profesora Titular, responde a uno de uno de sus objetivos estratégicos del PDI: “Ser una Facultad reconocida que dispone del cuerpo académico que, con vocación y compromiso, tiene el mejor nivel en sus campos profesionales y disciplinarios, en conformidad con las exigencias de calidad en el concierto internacional”.

  • Compartir:
    http://uchile.cl/u54538
Su mensaje fue enviado correctamente
Nombre del Destinatario:
E-mail destinatario:
Su nombre:
Su e-mail:
Comentarios: