Encuentro Senado Universitario

Cuenta Senado Universitario período julio 2007 - julio 2008

María Isabel Flisfisch Fernández, Secretaria Senado Universitario

María Isabel Flisfisch Fernández, Secretaria Senado Universitario

Palabras pronunciadas por la señora María Isabel Flisfisch, Secretaria del Senado Universitario.

Quiero comenzar esta cuenta citando el inciso primero del artículo 24 de nuestro Estatuto, que se refiere especialmente a la misión de nuestro Senado Universitario: “ El Senado Universitario es el órgano colegiado encargado de ejercer la función normativa de la Universidad. Tendrá como tarea fundamental establecer las políticas y estrategias de desarrollo institucional, así como los objetivos y metas que conduzcan al cumplimiento de aquellas.” Parecerá repetitivo iniciar mis palabras reiterando un texto que ha ido y venido durante mucho tiempo y que, aparentemente, no tiene mayor interpretación que su literalidad. La palabra de la ley. Sin embargo, en mi opinión, éste ha sido uno de nuestros principales problemas de fondo en el ejercicio de nuestro quehacer en tanto senadores individuales y en tanto cuerpo colegiado. ¿Cuál es efectivamente nuestra misión? ¿Es sólo normar? Y, ¿qué significa en verdad “normar”? ¿Cuál es el alcance de nuestro normar? O es acaso nuestra misión sólo establecer políticas y estrategias de desarrollo institucional de largo plazo? ¿Acaso el hecho de haber aprobado el PDI de la Universidad al comienzo de nuestro mandato en 2006 da cuenta de nuestro quehacer fundamental? ¿Qué espera la comunidad universitaria de nosotros? ¿Espera acaso que nos inmiscuyamos en la contingencia de la cotidianeidad y resolvamos los muchos problemas institucionales que hemos enfrentado y seguiremos enfrentando? Todas estas preguntas y muchas más han surgido a lo largo de las muchas plenarias y de las otras muchas horas en que hemos reflexionado y discutido; también en las comisiones permanentes y, en más de una ocasión en las comisiones transitorias que han debido constituirse para cuestiones específicas.

Todos estos cuestionamientos nos llevaron a separar, al menos, dos ámbitos de trabajo: 1) Por una parte, las comisiones permanentes de reglamentos: una encargada de las estructuras y unidades académicas y de la Universidad; otra de las personas, de estamentos y participación: académicos, estudiantes y personal de colaboración; una tercera de docencia de pregrado, postgrado y postítulo; en segundo lugar, las comisiones permanentes encargadas de la reflexión de los grandes temas: asuntos públicos, asuntos internos y presupuesto y gestión. De estas últimas sólo se ha constituido formalmente la comisión de presupuestos, la que ha realizado una labor muy destacada, presentando su informe de avance en una de las últimas plenarias. Y 2)Por otra parte, lo que llamamos la “agenda paralela”, la que, en un comienzo se constituyó más bien con peticiones de la comunidad en el sentido de someter a discusión o emitir opinión sobre asuntos contingentes que se estaban desarrollando, en algún área de la universidad (la aplicación del artículo 45 del Reglamento de Calificación Académica, la crisis de INAP, el ITPUCH, AZUL AZUL, Medicina Sur y tantos otros), pero que también se ha ido engrosando con múltiples temas internos de Universidad y externos a ella o de sus relaciones con otros organismos.

En relación con nuestra tarea normativa, el avance ha sido lento y dificultoso, no por un problema del quehacer de los miembros de nuestras comisiones, a quienes quiero rendir aquí un justo homenaje, pues han empeñado todos sus esfuerzos en avanzar y cumplir con lo presupuestado, sino por algo que yo llamaría “deslinde de ámbitos de competencia”. Hoy celebramos el segundo año de existencia y funcionamiento del Senado Universitario. En estos dos años, la comunidad y sus directivos han debido ajustarse a la existencia de un ejecutivo integrado por el Rector de la Universidad y el Consejo Universitario, que lo conforman los Decanos y Directores de Institutos principalmente, ejecutivo que había ejercido el poder unilateralmente en la institución por muchos años, y de un órgano colegiado, representativo de los 3 estamentos (académicos, estudiantes y personal de colaboración), el Senado Universitario, presidido por el Sr. Rector y que tiene ingerencia en decisiones institucionales (presupuesto, creación de títulos, etc.). Buena parte de nuestra labor normativa atañe y toca al ejecutivo y sus facultades. Además, los órganos de apoyo del ejecutivo evidentemente sostienen posiciones que defienden la postura del ejecutivo. Quizás no podría ser de otra manera. Por ello, creo que el Senado en este tercer año de funciones debería contar con los apoyos necesarios para el buen desempeño de sus tareas, especialmente en lo legal. Este apoyo debería permitirle una independencia del ejecutivo que considero fundamental para la buena marcha del Senado. En verdad, mi planteamiento va en el sentido de apoyar el concepto de que la “institucionalidad” es una, pero cada órgano colegiado debe contribuir a ella con la suficiente independencia desde sus particulares ámbitos de competencia. Consejo Universitario y Senado, en mi opinión, son órganos que cumplen funciones distintas, pero en un mismo nivel de importancia y así debería entenderlo la comunidad y nuestras autoridades.

En relación con el ámbito de los Reglamentos, con fecha 8 de octubre de 2007 se emitió el Decreto Exento Nº 0023096, que fija el Reglamento Interno del Senado Universitario, elaborado por la Comisión de Estructuras. Este, como es obvio, fue nuestro primer reglamento. Igualmente, con fecha 7 de agosto de 2008 se emitió el Decreto Exento Nº 0017946 que fija el Reglamento de Estudios de Pregrado de la Universidad, elaborado por la Comisión de Docencia. El Reglamento General de Facultades (elaborado por la Comisión de Estructuras) ya fue discutido artículo por artículo en plenaria y la comisión está recogiendo las observaciones de Dirección Jurídica para llevarlo a plenaria a su trámite final, que es la aprobación in toto.

En este momento, la plenaria está discutiendo el articulado del reglamento de Académicos, elaborado por la comisión de estamentos. Además, están listos para su discusión en plenaria los siguientes proyectos de reglamentos: De Contraloría Interna y Reglamento de Institutos y Centros dependientes de Rectoría (Comisión de estructuras y unidades académicas); Reglamento General de Elecciones y Consultas, Reglamento General del Personal de Colaboración, Reglamento General de Estudiantes (Comisión de estamentos y participación); Reglamento General de Postgrado: Magíster, Doctorados, Títulos de Especialidades Médicas (Comisión de Docencia).

Otras de las funciones del Senado ha sido la aprobación de creación, modificación o supresión de títulos profesionales y grados académicos. En el cumplimiento de esta función, se aprobaron principalmente la creación y /o modificación de grados de Magíster de distintas unidades académicas. Se elaboró por parte de la Comisión de Docencia, una pauta para evaluación de programas, que permite facilitar su tramitación en esta instancia y supone la activa participación de la Comisión y su respectivo informe a la plenaria.

Al inicio del ejercicio de la actual mesa (julio del año 2007) y por razones de contingencia política interna de la Universidad y del país, a petición del Sr. Rector, el Senado Universitario acordó realizar un Encuentro Universitario en el mes de septiembre a niveles locales y en octubre a nivel central. En términos generales, las temáticas transversales en discusión fueron: institucionalidad del estado: concepto de lo público. Impacto de la globalización; marco institucional para la Educación Superior. Rol de las universidades públicas y de la Universidad de Chile; financiamiento global del sistema universitario y, en particular, de la Universidad de Chile; desarrollo científico, innovación, humanidades, ciencias sociales y artes. Producto de este Encuentro, el Senado aprobó un documento titulado “La Universidad de Chile y el Estado: hacia un nuevo trato”. Tal vez nuestras expectativas de participación de la comunidad no se cumplieron cabalmente; pero lo importante es que el resultado fue un documento importante para la institución, que representa un pensamiento transversal.

En el contexto de la participación del Senado en la contingencia, en el transcurso de este año hemos hecho pública nuestra opinión mediante varias declaraciones públicas: sobre el tema de la calificación académica y más puntualmente sobre la aplicación facultativa del artículo 45 del Reglamento de Calificación Académica; frente al movimiento estudiantil de 2007 y la defensa de la educación pública; y movimiento estudiantil y toma de la Casa Central en 2008; sobre investigación e innovación en el país.

En sesión plenaria del 8 de noviembre de 2007, el Senado acordó solicitar la creación de la distinción “Medalla Senado Universitario” que destaca la trayectoria y trascendencia de un ex funcionario o funcionaria de la Universidad de Chile. Con esa fecha se acordó también galardonar a la señora Angela Jeria como la primera acreedora a esta distinción, medalla que se otorgó en el acto de conmemoración del centésimo sexagésimo quinto aniversario de la Universidad de Chile el 21 de noviembre de 2007.

Otra tarea importante de destacar ha sido la participación individual de colegas senadores representándonos en distintas comisiones de Universidad: Comisión AUCAI, proyecto Bicentenario, Campus Juan Gómez Millas, Comisión de Reestructuración INAP, Comisiones Mixtas Consejo Universitario – Senado Universitario.

Un hito importante de destacar es la salida de nuestra página web en el sitio de la Universidad. Participaron muy activamente los senadores Orellana, Melo y Cordero, a quienes les agradecemos sus buenos oficios.

Terminamos nuestro periodo con la sala del Senado en construcción. Esperamos que los que nos sucedan en estas funciones tengan el honor de organizar su inauguración.

Antes de terminar mis palabras quiero agradecer a mis compañeros de mesa el haber compartido nuestros almuerzos de los martes discutiendo nuestras inquietudes, solucionando problemas y elaborando las tablas de las sesiones. A todos los colegas senadores por su participación y gentilezas soportándonos jueves a jueves. Un agradecimiento especial vaya para Germán, la Leonor y los chiquillos auxiliares, pues gracias a ellos se nos ha facilitado nuestra tarea. Su apoyo ha sido imprescindible.

Gracias nuevamente a todos y le deseamos suerte a la nueva mesa que elegiremos hoy por la tarde.

María Isabel Flisfisch Fernández.
Secretaria Senado Universitario.
4 de septiembre de 2008.

  • Compartir:
    http://uchile.cl/u47708
Su mensaje fue enviado correctamente
Nombre del Destinatario:
E-mail destinatario:
Su nombre:
Su e-mail:
Comentarios: