Tras filtración de informes de inteligencia

Vicerrectora Faride Zeran y organizaciones de DD.HH. presentaron querella criminal por espionaje policial

"Hemos venido a presentar una querella criminal porque hemos sido objeto de espionaje y de amedrentamiento, prácticas que nos hacen recordar los tiempos de la dictadura civil-militar". Con estas palabras Lorena Pizarro, presidenta de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos, explicó la acción judicial que interpusieron junto a otros nueve dirigentes y autoridades de la Universidad de Chile contra el ministro del Interior, Gonzalo Blumel, y el general Director de Carabineros, Mario Rozas.

La dirigenta afirmó además que en nuestro país el Estado de derecho se quebró en el momento en que el presidente Sebastián Piñera decretó el Estado de Emergencia, "respondiendo a la población civil con represión y militares en la calle reeditando prácticas de la dictadura condenadas por la comunidad internacional como la tortura, los secuestros y asesinatos".

La querella busca establecer responsabilidades por los delitos de abusos en contra de particulares contemplado en los artículos 255, 161 letra A y 292 del Código Penal, cometidos en contra de los firmantes en el marco del espionaje realizado por Carabineros a la actividad de conmemoración del Día Internacional del Detenido y Detenida Desaparecida realizada en la Casa Central de nuestro plantel el viernes 30 de agosto de este año.

La operación de inteligencia se conoció gracias a la filtración de cientos de documentos secretos que fueron analizados por medios de comunicación como Interferencia, CIPER, entre otros, oportunidad en la que se dio a conocer que autoridades de la U. de Chile como la vicerrectora de Extensión y Comunicaciones, Faride Zeran, y la presidenta de la FECh, Emilia Schneider, así como dirigentas de organismos de defensa de los Derechos Humanos fueron señaladas como "blancos de interés".

Al respecto la vicerrectora Zeran aseguró que resulta inaceptable la acción de Carabineros, que representa no sólo una vulneración de derechos individuales, sino que también una afrenta a una institución pública y abierta a la ciudadanía como es la Casa de Bello. "No puede ser que ciudadanas y ciudadanos estemos siendo espiados, que agrupaciones de DD.HH., sindicatos, organizaciones y líderes sociales sufran este acto de amedrentamiento en una democracia", afirmó.

Junto con ello la profesora Zeran alertó que "estamos en un momento muy delicado en el país. Se han traspasado líneas que pensábamos que en democracia eran imposibles de traspasar, cuando vemos los perdigones y la represión en contra de estudiantes, niños y adolescentes de nuestro país".

En la misma línea Emilia Schneider afirmó que el organismo estudiantil considera que debe haber responsabilidades políticas porque "lo que aquí ocurre es persecución política. No hay motivos que justifiquen esta operación de amedrentamiento. Lo que está haciendo el gobierno es seguir horadando y destruyendo nuestra democracia".

Firman la querella Lorena Pizarro, presidenta de la AFDD; Faride Zeran, vicerrectora de Extensión y Comunicaciones de la U. de Chile; Emilia Schneider, presidenta de la FECh; Julieta Urquieta, abogada de DD.HH., Marucela Ramírez, fotógrafa; Ana María Carreño, Juan Carlos Conejeros, Roger Rivera, Marcos Rodríguez, fotógrafo, y Marta Vega.

Compartir:
https://uchile.cl/u158981
Copiar