Buscador de noticias

Por título o palabra clave
  • Por fecha de publicación
Facebook Tweet Google+

Facultad de Arquitectura y Urbanismo

Facultad lamenta sensible fallecimiento de Mónica Miranda, destacada funcionaria de la Fau

Con mucha tristeza el día 16 de septiembre, la Facultad supo del lamentable fallecimiento de la señora Mónica Miranda Espinoza, funcionaria de la Biblioteca de nuestra Facultad. Una partida que marca nuevamente a la comunidad de la Fau, pero que a su vez deja grandes y valiosas huellas entre todos y todas quienes la conocieron.

Tras resistir una prolongada enfermedad Mónica Miranda Espinoza, falleció el día 16 de septiembre de 2020. Mónica ingresó a la Facultad el 1 de marzo de 1989, como asistente administrativa de la unidad de Biblioteca, donde se desempeñó hasta el 16 de noviembre de 2019, acogiéndose a retiro anticipado por pensión de invalidez, a raíz de su lamentable enfermedad. 

“Mónica fue una mujer luchadora con una energía maravillosa, siempre conectada con su entorno, nos miraba y nos preguntaba qué pasa, qué ocurre, con esa necesidad imperiosa de comunicarse y conectarse con el otro en sus alegrías y en sus penas. Siempre de ideas, de entusiasmo, alegre, impetuosa, cuestionadora, vivaz, un carácter fuerte y creativo con un cariño inmenso por su familia y todo lo que hacía”, recordó el Decano Manuel Amaya.

La comunidad de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad de Chile, lamenta profunda y sinceramente su partida y extiende sus más sentidas condolencias, muestras de respeto y afecto a su familia, amigos, amigas colegas, compañeras y compañeros de trabajo. 

Fueron 30 años de entrega a la Universidad y a la Facultad, por lo que destacamos su labor abnegada, su compromiso permanente y ese cariño y entusiasmo que entregó generosamente a cada uno de sus colegas, docentes y estudiantes. ¡Gracias por hacer de la Fau un espacio de aprendizaje académico y humano!  

 

 

Palabras de la Jefa de Biblioteca, Pamela Herrera

Como un atrapasueños instrumento mágico que ayuda a mantener las buenas ideas y los sueños agradables. Así era Mónica, quien se asoma un día y nos comunica que se irá por un tiempo y pronto regresará. Hasta que finalmente se va para siempre compartiendo este mensaje escrito “dejar claro que el tiempo que estuve en la Facultad dedicando 30 años de mi vida al trabajo realizado en la Biblioteca ha sido satisfactorio y siempre dando gracias por haberlo tenido ya que pude concretar mis sueños. También agradezco a todas las personas que de una u otra manera se preocuparon por mí.”.  Ella era luz, energía, valentía, dinamismo, inteligencia y alma creativa.  

Ahí estaba cada mañana con su mirada sonriente, dispuesta a comenzar un nuevo día con su saludo matutino, donde nadie podía faltar, con esa mirada profunda, con su misma frase ¿Cómo estás? viendo más allá de cada uno de nuestros rostros, era como si lograra darse cuenta cuando alguien estaba alegre o triste y ella quería ser partícipe de ese sentimiento. No olvidaremos su espontaneidad, su cosmetiquero y su cargamento de comida para el día en una frase que nos repetía llena de risa “con barriga llena se piensa mejor”

Ella quería grandes cambios, soñaba con una biblioteca grande imponente cómo las que vemos en las revistas, se subía al carro de cualquier proyecto nuevo que hubiera fuera este grande o pequeño. Su entusiasmo era como una batería recién cargada, su voz y su rostro se hacían notar en todas partes. Ella era así, le gustaba tener presencia, era una excelente trabajadora, siempre calificada como sobresaliente. Le gustaba lo que hacía, sus ideas eran tantas que a veces nos abrumaba, ella caminaba más rápido que nosotros. Su carácter fuerte, disciplina, exigente con ella misma, perfeccionista empedernida, todo trabajo no tenía que estar bien, tenía que ser el mejor de los trabajos. Pese a este imperativo, en lo profundo había una mujer femenina, llena de cariño para sus amig@s cercanos, preocupada, agradecida, una mujer de mucha fe y de una lucha tenaz.

Finalmente, como todo atrapasueños que debe bloquear las energías negativas y los malos sueños para dejar fluir lo bueno hasta llegar a quién lo posee, así tal vez lo alcanzó para descansar y encontrar la paz, tal vez siempre supo que volaría lejos ya que sus últimas palabras para nuestro equipo de trabajo fueron “pido a Dios que bendiga la Biblioteca y a todas las personas que colaboran con usted.... me despido para siempre.”

Palabras de Sonia Sánchez, administrativa de Biblioteca 

Querida Monita, como siempre yo te llamé, fuiste una buena amiga y una excelente partner en el trabajo, te recordaré siempre como una mujer luchadora, alegre, preocupada de la familia, obstinada con tus proyectos, con muchos sueños para tu futuro y el de tu familia, lo sé porque me lo comentaste muchas veces, así como también tu inmensa admiración por Chayanne.

Lamentablemente partiste demasiado pronto, sólo espero que hayas alcanzado a cumplir algunos de tus tantos  sueños (al menos ir a un concierto de tu ídolo). Guardaré por siempre en mi memoria, los mejores momentos vividos contigo en la Biblioteca.

Estoy segura que ya estás revisando, ordenando y limpiando donde quiera que estés ya que así eras tú. Te quedarás por siempre en mi corazón, no es un adiós, es un hasta que nos volvamos a encontrar Monita.

 Palabras de Evelyn Esquivel, Bibliotecaria 

Mónica fue una persona alegre, preocupada por sus cercanos. La recuerdo manifestando siempre su opinión y su pensamiento frente a muchos detalles, pero por sobre todo con gran optimismo y con una mirada positiva frente a la adversidad, lo cual le permitió luchar en aquellos difíciles momentos y dar una gran batalla frente a la vida.

 

  • Compartir:
    https://uchile.cl/u168733
Su mensaje fue enviado correctamente
Nombre del Destinatario:
E-mail destinatario:
Su nombre:
Su e-mail:
Comentarios: