Buscador de noticias

Por título o palabra clave
  • Por fecha de publicación
Facebook Tweet Google+

UChile.online

¿Un cambio en las relaciones de género?

Nueva Ley que permite cambio de apellidos: Académicas U. de Chile abordan sus efectos en la ciudadanía

La psicóloga Irma Palma, académica de la Facultad de Ciencias Sociales, junto a Javiera Verdugo Toro, profesora de la Facultad de Derecho, afirman que la promulgación de esta norma que entrará en vigencia dentro de cuatro meses es positiva. Sin embargo, plantean que existen aspectos pendientes, principalmente cuando no existe acuerdo entre padre y madre.

La normativa, que entrará en vigencia dentro de cuatro meses, entregará la posibilidad de que el apellido de la madre esté primero.

La normativa, que entrará en vigencia dentro de cuatro meses, entregará la posibilidad de que el apellido de la madre esté primero.

Javiera Verdugo afirma que esta ley no solo es un reconocimiento al rol de las mujeres, sino que también a la autonomía de los padres en cuanto a la crianza de sus hijos.

Javiera Verdugo afirma que esta ley no solo es un reconocimiento al rol de las mujeres, sino que también a la autonomía de los padres en cuanto a la crianza de sus hijos.

Irma Palma plantea que da cuenta de un cambio en las relaciones de género a medias, ya que si no hay acuerdo entre los padres prevalece la paternidad en la identidad civil de las personas.

Irma Palma plantea que da cuenta de un cambio en las relaciones de género "a medias", ya que si no hay acuerdo entre los padres prevalece la paternidad en la identidad civil de las personas.

La promulgación de la Ley "Elijo tu apellido", tiene como principal objetivo que las personas, si lo desean, puedan modificar el orden de sus apellidos por cualquier tipo de circunstancia. La normativa, que entrará en vigencia dentro de cuatro meses, entregará la posibilidad de que el apellido de la madre esté primero, como un acto de reconocimiento a quienes normalmente se llevan el peso de la crianza.

El cambio podrá hacerse efectivo bajo acuerdo entre los padres, y se podrá aplicar al inscribir al primer hijo o hija en el Registro Civil. Al mismo tiempo, facultará a los mayores de edad a solicitar la rectificación administrativa para invertir el orden de los apellidos.

Ante la promulgación de esta ley, Javiera Verdugo Toro, académica del Departamento de Derecho Privado de la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile, y abogada de la Corporación de Asistencia Judicial, afirmó que le parece un cambio positivo. "Se formó una discusión respecto a que la regla por descarte sea que el apellido del padre esté primero. Finalmente, se votó dejarlo como estaba. No sé si me resulta automáticamente discriminatorio porque objetivamente tenemos que tener una norma en caso de que no haya acuerdo, alguno de los apellidos debe ir primero”, comentó.

Verdugo asegura también que la modificación a la ley no solo es un reconocimiento al rol de las mujeres, sino que también a la autonomía de los padres en cuanto a la crianza de sus hijos. “Lo más común es que las personas quieran darse vuelta el apellido porque no tienen relación con el padre, porque desapareció o la relación no es buena. El hecho de que ahora se pueda dar vuelta de manera administrativa en un trámite, que supongo que va a ser más sencillo que un juicio, porque actualmente hay que probar que a ti tu nombre te causa menoscabo o que te conocen hace cinco años con un nombre distinto, es positivo”.

Desde la vereda de la psicología, Irma Palma, académica de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Chile, plantea que la Ley efectivamente da cuenta de un cambio en las relaciones de género, sin embargo, es "a medias", porque si no hay acuerdo entre los padres prevalece la historia de la paternidad en la identidad civil de las personas. “La extensión temporal del proceso legislativo de la ley, que permite que el nombre de la progenitora vaya antes del progenitor, y así se constituya una identidad civil, produciría justicia de género. En esa duración se expresa el estado de las discusiones y el cambio de las mentalidades”, precisó.

La nueva ley prohíbe a quienes estén procesados, formalizados y condenados a cambiar su apellido, con el propósito de evitar que intenten eliminar con ello sus antecedentes penales. Esto último es una modificación que el Senado llevó a cabo al proyecto el pasado 13 de abril. En lo que respecta a extranjeros residentes en Chile, por otra parte, solo rige una norma especial: pueden solicitar la modificación de los apellidos para efectos de emisión o rectificación de sus documentos chilenos.

  • Compartir:
    https://uchile.cl/u175818
Su mensaje fue enviado correctamente
Nombre del Destinatario:
E-mail destinatario:
Su nombre:
Su e-mail:
Comentarios: