Buscador de noticias

Por título o palabra clave
  • Por fecha de publicación
Facebook Tweet Google+

UChile.online

Salud pública y nutrición

Alimentación saludable: una elección que no todos pueden tomar en Chile

Los altos costos y la baja disponibilidad de alimentos saludables en nuestro país se enfrentan a una oferta de productos industriales ultra procesados que compiten en precio, sabor y accesibilidad. Esta ecuación resulta en un verdadero complot contra la posibilidad de elegir alimentarse de manera sana y sustentable para gran parte de la población. Así lo explicaron los académicos de la U. de Chile Sofía Boza y Daniel Egaña, quienes participaron en el encuentro Protagonistas 2030 organizado por El Mercurio, encuentro en el que abordaron las opciones para dar un giro a este escenario.

Los altos costos y la poca disponibilidad de alimentos saludables son barreras que afectan a parte importante de la población en Chile, para quienes comer sano no es una elección.

Los altos costos y la poca disponibilidad de alimentos saludables son barreras que afectan a parte importante de la población en Chile, para quienes comer sano no es una elección.

En los sectores más vulnerables de Santiago tenemos un precio relativamente muy alto para los productos frescos, contó la doctora Sofía Boza.

"En los sectores más vulnerables de Santiago tenemos un precio relativamente muy alto para los productos frescos", contó la doctora Sofía Boza.

"Estos son temas complejos, multicausales y son distintos niveles en los que se puede pensar este problema", afirmó el profesor Egaña.

"Estos son temas complejos, multicausales y son distintos niveles en los que se puede pensar este problema", afirmó el profesor Egaña.

Los alimentos ultra procesados e industriales muchas veces son una oferta más barata, sabrosa y de rápido consumo, lo que complota contra la decisión de comprar productos saludables.

Los alimentos ultra procesados e industriales muchas veces son una oferta más barata, sabrosa y de rápido consumo, lo que complota contra la decisión de comprar productos saludables.

“¿Podemos, de verdad, elegir comer sano en Chile?” fue el nombre del panel de Protagonistas 2030 de El Mercurio en el que participaron, este 21 de octubre, Sofía Boza, académica de la Facultad de Agronomía de la U. de Chile, doctora en Economía y especialista en política agraria, junto a Daniel Egaña, académico del Departamento de Atención Primaria y Salud Familiar de la Facultad de Medicina, antropólogo social y doctor en Ciencias Antropológicas, quien se dedica a investigar sobre temas vinculados a alimentación y cultura y sistemas y ambientes alimentarios.

La respuesta a la pregunta que dio nombre a este encuentro fue un rotundo no: En Chile no todos pueden elegir comer sano, y las limitaciones se imponen entre aquellos que tienen menos recursos al momento de decidir qué comprar.

“Chile es el país de la OCDE, desde hace unos años, con mayor sobrepeso y obesidad, y la inmensa mayoría de la población no cumple las recomendaciones de las guías de alimentación en términos de consumo de legumbres, frutas y hortalizas”, comenzó exponiendo la profesora Sofía Boza.

El profesor Egaña, en tanto, aseguró que “estos son temas complejos, multicausales y son distintos niveles en los que se puede pensar este problema, uno de ellos son los ambientes alimentarios, que son los entornos en que nosotros vivimos”. Así, el profesor Egaña explicó que actualmente los ambientes alimentarios no necesariamente tienen disponibilidad de alimentos saludables suficientes o incluso, a veces, tienen una mayor disponibilidad de alimentos que no son saludables que de aquellos que sí lo son. 

“En nuestro país hay una parte importante de la población que no puede cumplir con las guías de recomendaciones alimentarias porque no tiene los recursos económicos para acceder a una canasta mínima de alimentos saludables”, resaltó el doctor Egaña, descartando que el problema radique en la desinformación respecto al tema. “Tenemos bastante evidencia de que las personas saben alimentarse saludablemente, porque en los dispositivos de salud se les explican estas guías y en general la gente sabe qué hay que comer”, apuntó el académico.

En esta línea, la profesa Boza advirtió que “Chile, junto a Panamá, es el país de Latinoamérica donde más compramos en los supermercados, y un estudio reciente demostró que en los supermercados, sobre todo en los sectores más vulnerables de Santiago, tenemos un precio relativamente muy alto para los productos frescos, es decir, tenemos poca disponibilidad y encima es caro. Evidentemente cuando una familia llega al supermercado con un presupuesto escaso qué decide: comprar más fideos, arroz y pan porque son alimentos que van a durar más y porque son productos que les ofrecen a un precio más atractivo. Ahí tienes un ejemplo concreto de que hay condiciones que hay que modificar”. A lo anterior, también se sumaría el factor tiempo: los alimentos ultra procesados y envasados muchas veces suponen mayor rapidez de preparación para las familias, y el comprar alimentos frescos también implica tener cierta disponibilidad de tiempo para poder ir a ferias libres.

De acuerdo al profesor Egaña, para mirar este problema también es necesario salirse del foco individual, pensando en que también existen una serie de estrategias -como políticas públicas y legislaciones- que permiten modelar los ambientes alimentarios en que se producen finalmente nuestras decisiones. “La Ley de Etiquetados, por ejemplo, es una política que no solo informa a los consumidores, sino que además establece una serie de condiciones vinculadas a la publicidad y la disponibilidad de productos en ciertos ambientes como en los colegios, en los que está prohibida la venta de ciertos alimentos. De algún modo, hay legislaciones que pueden mejorar estos ambientes para facilitarnos la decisión de elegir”, explicó el doctor en Antropología.

Sustentabilidad y alimentación

Otro tema relevante al hablar hoy de alimentación saludable tiene que ver también con la sustentabilidad alimentaria. “Un problema que tenemos ahora es la sequía, y eso a quienes más les golpea es a los agricultores más pequeños, que son -a su vez- los que nutren nuestros mercados internos. Ahí es donde tenemos que poner bien el ojo porque si no lo hacemos esos agricultores van a ir dejando el campo, y finalmente vamos a ver todavía más mermada la producción de alimentos frescos que tenemos para el consumo. Y así, el complot contra la alimentación saludable se va a aumentar todavía más”, manifestó la doctora Boza.

Repensar el modelo productivo; fomentar la producción de alimentos saludables, que hoy incluso se han dejado de producir en el país como las legumbres; avanzar en poder satisfacer la demanda interna con productos locales; y replantear nuestras prácticas de consumo, evitando productos importados que arrastran una importante huella de carbono, son también parte de los desafíos que nos permitirán avanzar hacia una alimentación no solo más sana, sino también sustentable en el tiempo, concluyeron ambos expertos en este panel.

Otras participaciones del encuentro

Al panel de los profesores Boza y Egaña, se sumaron al Encuentro Protagonistas 2030 de El Mercurio de este año, las exposiciones de las académicas Paola Jirón, de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo, y Anahí Urquiza, de la Facultad de Ciencias Sociales. Además, desde el Centro de Extensión Artística y Cultural (CEAC) de nuestro plantel, la Sinfónica Nacional de Chile y el Coro Sinfónico participaron en la jornada con una presentación musical.

  • Compartir:
    https://uchile.cl/u181001
Su mensaje fue enviado correctamente
Nombre del Destinatario:
E-mail destinatario:
Su nombre:
Su e-mail:
Comentarios: