Aniversario 179

U. de Chile reconoce a 13 integrantes de la comunidad FCFM que cumplieron 40 años de servicio

En una ceremonia híbrida fueron distinguidos este jueves 102 funcionarios y funcionarias del personal de colaboración y 25 académicos y académicas de la Universidad de Chile, que este año cumplieron 40 años de servicio a la institución. Trece integrantes de la comunidad FCFM (11 funcionarios/as y dos académicos) estuvieron entre los galardonados, quienes recibirán una medalla y un diploma.

Ángel Molina Silva y Mario Vásquez González, del IDIEM; Asunción Jorquera Rojas y Carmen Labraña Núñez, de la Escuela de Ingeniería y Ciencias; Eterlinda Jaña Cáceres, del Departamento de Ingeniería Matemática; Luis Solís Arias, del Centro de Computación; Luis Soto Lorca, Luis Celis Miranda y Marlene López Aguilar, de la Dirección Económica y Administrativa; María Soledad Vergara Pérez, del Departamento de Ingeniería Industrial; Susana Garay Romero, del Departamento de Física; Pablo Estévez Valencia, del Departamento de Ingeniería Eléctrica, y Aldo Casali Bacelli, del Departamento de Ingeniería de Minas; quienes ingresaron a sus labores en 1981, son los y las integrantes de la comunidad beauchefiana distinguidos en el marco de las actividades de aniversario de la Universidad.

La vicerrectora de Asuntos Económicos y Gestión Institucional, Heidi Berner, destacó el desempeño de auxiliares, administrativos/as, técnicos/as, profesionales, académicos/as y directivos/as de las diversas facultades, institutos, nivel central y organismos de la Universidad. “Ustedes han sido testigos y protagonistas de las distintas etapas y momentos que hemos vivido en nuestro país y en nuestra universidad a lo largo de todos estos años, con cambios de gran relevancia, partiendo con el retorno a la democracia y hoy en plena discusión de nuestra nueva constitución que regirá los destinos de nuestro país. Juntos han hecho camino al andar, donde su trabajo ha sido un pilar en el cumplimiento de la misión de nuestra universidad, que entrega una educación de excelencia a tantos jóvenes en nuestro país, siendo un aporte concreto a nuestra sociedad en todas las áreas del quehacer universitario”, sostuvo.

La autoridad universitaria recalcó los avances que se han implementado en la institución en pro del bienestar y el desarrollo de su comunidad, como el mejoramiento de sistemas de selección, calificación, capacitación, sistematización de la descripción de cargos, función y responsabilidades. “Quiero reconocer especialmente en ustedes, que llevan 40 años en nuestra universidad, la capacidad que todos los funcionarios y funcionarias, académicos/as y personal de colaboración hemos tenido para continuar con su trabajo en medio de esta pandemia, con el compromiso, responsabilidad y excelencia de siempre, adaptándose con flexibilidad a las nuevas tecnologías, a hacer el trabajo de manera distinta y por sobre todo, seguir motivados”, agregó.

En representación del personal de colaboración distinguido, Guadalupe Yáñez Pérez, integrante del equipo del Hospital Clínico de la U. de Chile (HCUCH), se dirigió a los presentes muy emocionada al recordar su paso por la Universidad. “Esta es la institución en la que construí mi vida durante 40 años, y llegué a ella desde el hospital regional de Rancagua, un 1º de agosto de 1981. ¿Saben cómo? Cual Carmela de San Rosendo”, contó. “Llegué a Santiago con mi pequeña hija en brazos, dejando a padres, hermanos y amistades en la ciudad de Rancagua, pero orgullosa de llegar a integrar a esta querida y prestigiosa institución. Al principio, como todos los comienzos, fue duro armar el hogar, pero rápidamente en el día a día de los afanes laborales, junto con encontrar excelentes profesionales en cada uno de los servicios en los que me desempeñé, encontré también excelentes amigos, excelentes compañeros y amigas, quienes fueron contenedores amorosos de mis primeras inseguridades propias de un nuevo comienzo. Con todos ellos y ellas, mis compañeros de vida, compartimos sueños, penas, alegría y satisfacciones. Fui construyendo esa familia que no está en la libreta. A todos ellos y ellas, a quienes algunos hasta la fecha tengo la suerte de disfrutar, mi agradecimiento infinito por estar siempre, ellos también representan el espíritu de nuestra hermosa institución”, señaló.

En representación de los académicos, Rodrigo Valenzuela Cori, de la Facultad de Derecho, destacó los aprendizajes que le ha dejado servir a la Universidad. “Cuando hice una pequeña retrospección para venir acá, saltaron rápidamente a la mente varias cosas dignas de ser compartidas y una de ellas es que podría titular ‘a la Universidad de Chile uno entra pensando en uno y sale pensando en los otros’. Esto estoy seguro que va a resonar en otras personas que cumplen 40 años de servicio, en profesores o funcionarios del personal de colaboración más jóvenes y en otros menos jóvenes, todos quienes pertenecen a esta comunidad y prestan de las más diversas maneras sus servicios a la institución”, indicó. “En el camino uno ha ido escuchando lo que la U. de Chile le va diciendo y, al menos así fue en mi experiencia, no necesariamente de los canales formales de instrucción que vienen desde las alturas, sino que es una cultura que permea, que siempre ha estado ahí, pero hay que desarrollar ojos para verla. A veces puede ser una jefatura, con la cual tuvo un encuentro circunstancial, que no nos dio una orden, pero sí nos dio un ejemplo de liderazgo desprendido y afectivo. Hay grandes personas y hay que tener ojos para verlos, y si uno empieza a ver, empieza a aprender”, dijo.

Para finalizar, el rector Ennio Vivaldi, destacó el trabajo de la Vicerrectoría de Asuntos Económicos y Gestión Institucional y reflexionó sobre lo que significa pasar 40 años en una institución. “El por qué se retienen funcionarios y académicos es porque quizás para muchos, por lo menos yo no tengo ningún problema en reconocerlo, a mí me hubiera sido imposible imaginarme trabajar en cualquier otro lugar que no sea la U. de Chile. A lo mejor para mí es sencillamente falta de imaginación, no sé, la verdad no me lo imagino. Si yo en algún momento me hubiese ido de la U. de Chile no sería quien soy, de eso no tengo ninguna duda, porque hay una cantidad de valores compartidos que hacen que esto determine muy fuertemente lo que es cada uno, y creo que Guadalupe nos hablaba muy bien de ese entremezclamiento de valores que uno suele asociar a lo más profundo e íntimo de las relaciones sociales y cómo eso se difunde, está presente en nuestra relaciones laborales en la universidad, en nuestras interacciones en nuestra universidad”, sostuvo.

Compartir:
https://uchile.cl/u181881
Copiar