En el marco de 73º aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos:

Laboratorios U. de Chile buscan contribuir al cumplimiento de los DDHH en el país

Buscando reconocer los derechos de todas las personas, de la mano de los objetivos de la Agenda 2030 de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el 10 de diciembre se celebró un nuevo Día Internacional de los Derechos Humanos bajo el lema “igualdad”. En esta línea, especialistas de los Laboratorios en Ciencias Sociales y Humanidades de la Universidad de Chile hacen un llamado trabajar colaborativamente para enfrentar los desafíos país en la materia.

Formando parte del Proyecto de Fortalecimiento de Universidades Estatales UCH-1899 y coordinado por la Vicerrectoría de Investigación y Desarrollo (VID), en 2020 se impulsó la creación de cuatro laboratorios enfocados en ciencias sociales y humanidades, para visibilizar la importancia de las prácticas transdisciplinarias en la generación del conocimiento al servicio del país. Actualmente, se incorporaron cinco nuevos laboratorios enfocados en género, salud, sustentabilidad, coyuntura y multilateralismo.

Para la coordinadora de los proyectos desde la VID, Belén Pozo, “la importancia de este tipo de iniciativas radican en crear conocimiento de manera colaborativa para dar soluciones a diversas problemáticas, que afectan al cumplimiento de los Derechos Humanos, tales como el acceso a la cultura, educación, salud, la participación política, el medioambiente, entre muchos temas que deben ser abordados con un enfoque, no solo interdisciplinario, sino que también incorpore a las comunidades”, indicó.

Necesidades país y derechos humanos

En 1948, la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó la Declaración Universal de los Derechos Humanos (DUDH) como una norma común de conducta para todos los pueblos y naciones. El escrito propone que todos los estados se esfuercen por adoptar medidas progresivas, nacionales e internacionales, para lograr su reconocimiento y observancia universales y efectivos.

Haciendo referencia al primer artículo de esta carta magna, durante 2021 la conmemoración se realizará bajo el lema “igualdad”, el cual se alinea con la Agenda 2030 y su enfoque de no dejar a nadie atrás.

A nivel nacional, se han llevado a cabo diversos esfuerzos para respetar la declaración. Sin embargo, tras el estallido social y la crisis sociosanitaria producto de la pandemia mundial por COVID-19, han quedado al descubierto inequidades en la población nacional.

De acuerdo con el Académico de Facultad de Ciencias Sociales y líder del Laboratorio interdisciplinar de Estudios en Controversias Constituyentes, Pablo Cottet, “los derechos humanos son garantías fundamentales para todas las personas, sin las cuales no es posible la existencia. Es muy importante que además de relacionarlos con las vulneraciones durante la dictadura, los pensemos en un contexto más alto, en donde se consideren más derechos como la vida digna, el agua, los jóvenes, entre otros”.

El profesor Cottet agregó que “nuestro laboratorio se ha encargado de rastrear y registrar controversias en los debates constituyentes por los que atraviesa el país, pues estas discusiones son constitutivas de la democracia. Dicho de otra forma, estos debates son necesarios para construir un mejor Chile y el trabajo que hemos realizado de manera transdisciplinar tiene el sentido de escuchar y aprender de otros espacios que no son los universitarios”.

Por otra parte, en materia de género y equidad, la Académica de la Facultad de Filosofía y Humanidades y directora del Laboratorio Interseccional de estudios de Género, Kemy Oyarzún, mencionó que “es innegable que el sistema sexo-género vigente produce y reproduce relaciones desiguales, discriminación y segregaciones entre hombres y mujeres. Ello incide en una distribución inequitativa de conocimientos, discursos, responsabilidades, ingresos y derechos, que de una manera amplia remiten a derechos humanos, sociales y sexuales. Lo más grave es que el sistema sexo-género hegemónico se encuentra asociado a cegueras cognitivas que impiden a nuestras sociedades desarrollarse cualitativamente”.

A su vez, la especialista agregó que “hoy, poner en valor los cambios que se han producido a partir de la Revuelta Feminista de 2017 implica generar un ambiente más conducente a la igualdad de condiciones. Todas nuestras actividades inciden directamente en desarrollo e innovación investigativa sustantiva respecto a las dimensiones y perspectivas de género, clase y pueblo-nación en los saberes científicos, sociales, artísticos y humanistas en la Universidad. Por ello, se hace indispensable repensar y estudiar con profundidad cuantitativa y cualitativa las condiciones que median en la sustentabilidad de las políticas de investigación en género para el desarrollo de los Derechos Humanos”.

Cambio climático y sustentabilidad

Según la alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, el cambio climático amenaza el disfrute efectivo de una serie de derechos que incluyen los relacionados con la vida, el agua y el saneamiento, además de los alimentos, la salud, la vivienda, la autodeterminación, la cultura y el desarrollo.

Por ello, “los Estados tienen la obligación de defender los derechos humanos para prevenir los efectos predecibles del cambio climático y garantizar que aquellos a los que afecte -sobre todo los que estén en una situación de vulnerabilidad- tengan acceso inmediato a recursos y medidas de adaptación efectivos que les permitan vivir dignamente”, comentó la ex mandataria.

La Académica de la Facultad de Derecho y responsable del Laboratorio social para la construcción de bases constitucionales para una sociedad resiliente, Pilar Moraga, indicó que, tras el trabajo del espacio, se generaron lazos importantes para apoyar, desde la universidad, a los procesos de elaboración de una estrategia de desarrollo para la Región de Magallanes.

“La idea es poder incorporar el cambio climático y el refugio climático en este instrumento de políticas públicas. La Región de Magallanes, por sus características propias cercanas a la Antártica, debiera ser considerada en esta categoría para preservar las características naturales que están contribuyendo a adaptarse o reducir los gases productos del efecto invernadero. Esto es un tema que le preocupa mucho a los habitantes de la región y que deben ser considerados como derechos fundamentales en la nueva constitución”, complementó la profesora Moraga.

Por su parte, la Académica del Departamento de Geografía y encargada del Lab de Energía, Agua y Sustentabilidad (ENEAS), Pamela Smith, indicó que “a través de nuestros propósitos y actividades, esperamos poder contribuir con los artículos 19 y 26 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. El primero consagra el derecho de investigar y recibir informaciones y opiniones y el de difundirlas. En este sentido, el laboratorio abre un espacio de discusión entre miembros de la comunidad universitaria, a través del diálogo horizontal y promoviendo la co-creación de conocimiento. El segundo, se refiere al derecho de educación que, en este caso, opera a través de la formación universitaria, entregando conocimiento de manera transdisciplinaria”.

A su vez, la profesora destacó que “este proyecto propone conformar un espacio de encuentro, donde se fortalezca la inter y transdisciplinariedad y se potencien las condiciones para desarrollar proyectos que impacten en la comunidad universitaria y en el territorio nacional de manera continua y persistente, vinculando la investigación, generación de conocimiento y búsqueda de soluciones con el proceso formativo de los estudiantes de pre y post grado”.

Acceso a la memoria y la cultura

La Declaración Universal ha impulsado el respeto, protección y promoción de los Derechos Humanos como uno de los fundamentos de la democracia y de los Estados de Derecho contemporáneos.

Para ello, la promoción de un ecosistema colaborativo de saberes entre la Casa de Bello y diversas instituciones museales ha sido fundamental para acompañar los procesos de transformación de los museos a través de metodologías participativas con enfoques de inclusión y equidad de género.

La Académica de la Facultad de Ciencias Sociales, Marisol Facuse, encargada del Laboratorio de Estudios Interdisciplinarios e Investigación Aplicada: Museos y Museologías en el Chile contemporáneo explicó que “desde inicios de los años '70 Chile ha sido un importante escenario para la discusión sobre el rol social y educativo de los museos a partir de la Mesa Redonda de Santiago. En este sentido la universidad y los museos, son dos instituciones que pueden aprender mucho la una de la otra, complementándose en su vínculo con las comunidades, ya que ambas producen conocimientos, promueven una una idea del arte, de la ciencia, de la cultura, del pasado y de las memorias”.

La profesora agregó que "los museos pueden ser una caja de resonancia que proyecten un enfoque de derechos, de inclusión y de participación, abriendo espacio a la diversidad de memorias y patrimonios. El museo no es una institución neutra sino que puede implicarse activamente en los conflictos de su tiempo, en sintonía con las luchas por mayor justicia social".

Para más información, ingresa a https://uchile.cl/u171094

Compartir:
https://uchile.cl/u182559
Copiar