Profesor Claudio González sobre desafíos en seguridad pública:

"Hay una delincuencia que tiene medios tecnológicos y financieros que no tenía hace 10 o 15 años atrás"

La polémica entre el Gobierno y la Fiscalía por las cifras de homicidios en el país es el último capítulo de una serie de discusiones que desde hace tiempo marcan la pauta noticiosa, y que tienen como telón de fondo la sensación de que la delincuencia es un problema creciente en nuestro país. En este contexto, la seguridad pública fue uno de los temas centrales de la segunda vuelta presidencial, instalándose de una u otra forma como uno de los ejes que deberá enfrentar el gobierno que asumirá sus funciones en marzo próximo.

Al respecto, el director del Centro de Estudios en Seguridad Ciudadana (CESC) del Instituto de Asuntos Públicos de la Universidad de Chile, Claudio González, explicó que una de las primeras cosas que se debe entender es que en nuestro país se vive una transformación de la criminalidad, de manera tal que "todo indica que vamos hacia una de carácter más violenta, y si bien hay cifras contradictorias en materias como los homicidios entre la Fiscalía y el Gobierno, sí hay consenso en que ha aumentado el uso de armas de fuego en ellos", cuando tradicionalmente eran mayoritarios los homicidios con arma blanca.

Este tema estaría unido a una progresiva profesionalización de la delincuencia. “La sociedad chilena se ha globalizado, y ello incluye lo malo, con una delincuencia que tiene medios tecnológicos y financieros que no tenía hace 10 o 15 años atrás. Pero es un fenómeno que no afecta solo a Chile, sino que al mundo, y donde hay nuevos objetivos también, por ejemplo, con mafias concentradas en las criptomonedas”, remarca.

En ese sentido, el profesor González afirmó que se necesita una reacción del Estado para abordar la situación no como un problema de seguridad pública, sino desde una política criminal, ya que esto “es un problema que se relaciona con transformaciones sociales, demográficas, con temas estructurales que pueden generar bolsones de marginalidad, y con el problema añadido de la legitimidad policial, que complica las cosas, entonces no es algo episódico”.

El académico asegura que una dificultad tiene que ver con que todavía no se cuenta con trazos estadísticos largos, de años, que permitan analizar el fenómeno y su evolución, pero que -de todas maneras- materias como la Ley de Armas y la discusión de un Ministerio de Seguridad Ciudadana podrían aportar a solucionar algunos inconvenientes que existen hoy, como la falta de cifras claras. “No es sano que una sociedad no sepa cuánta gente está siendo asesinada en su territorio”, afirmó en alusión a la diferencia entre la Fiscalía y el Gobierno en la materia, agregando que desde el CESC se está trabajando en un convenio para hacer una “limpieza” estadística de los homicidios en la Región Metropolitana para los próximos meses.

Otro riesgo que existe tendría que ver con la tentación populista que se expresaría en proyectos como el de cierre de pasajes con rejas. “Eso es puro populismo, que obedece a una concepción anacrónica y anticientífica, y -por eso mismo- es importante que las políticas públicas se sustenten en información científica contrastada, lo mismo la idea de aumentar las penas, porque ya sabemos que no inhiben los crímenes”, expresó.

Consultado sobre posibles medidas que se puedan tomar para mejorar la situación, el director del CESC mencionó el contar con una legislación adecuada, como el avance en la Ley de Armas, contar con los recursos necesarios para desarrollar esta tarea, contar con instituciones -fiscalía y policías- legitimadas, y que la interrelación entre ellas sea adecuada, ya que muchas veces existiría una disparidad de objetivos e intereses entre estas instituciones.

“La delincuencia, como cualquier aspecto de la vida, necesita ser entendido y comprendido científicamente, si no, se producen estas desviaciones, porque estamos ante un fenómeno que es de largo plazo, con una raíz social que no va a desaparecer de la noche a la mañana, y con un sistema penal que está fracasado, con cárceles del horror, por lo que es fundamental contar con datos e información sólida”, finalizó.

Compartir:
https://uchile.cl/u183674
Copiar