Cantante lírica e impulsora de la ópera:

El legado de Magda Mendoza

“Dada su experiencia artística, ¿qué recomendación le daría a los jóvenes que están comenzando su formación académica?”, le consultó Francisco Miranda, conductor ese 4 de abril de 2001 del programa Perfiles de Radio Universidad de Chile, a la cantante y académica Madga Mendoza. La respuesta fue contundente.

Tienen que estudiar mucho, preparase mucho, porque afuera es otra la mentalidad, son otras las exigencias también, tienen que tomar en cuenta que van a un mundo desconocido, que es mucho más difícil abrirse camino afuera y para eso deben estar muy bien preparados. Hay que estudiar, estudiar y estudiar, y no ser impaciente porque generalmente los muchachos están en primer año de canto o de ópera y ya quieren hacer roles importantes y todavía no están preparados, para eso se necesita paciencia, preparación y mucha suerte”. 

En aquel abril de 2001, la profesora Magda Mendoza ya había realizado una importante carrera en Chile, en Francia y Alemania, y estaba dedicada a la formación de los cantantes líricos en el Departamento de Música (DMUS) de la Facultad de Artes de la Universidad de Chile. Una de ellas fue la mezzosoprano y coordinadora de la Academia Musical de Extensión (AME), prof. Claudia Godoy, a quien la primera imagen de su maestra que se le viene a la cabeza era su look de “faldas largas y su pelo tomado en un moño, parecía una bailarina”, dice. 

Con relación a su experiencia de aprendizaje, la profesora Godoy destaca que “en su curso de ópera nos impulsó a estudiar con profundidad cada rol y a llegar muy preparados para enfrentar los desafíos de una vida profesional”.  Coincide con este detallado trabajo con sus estudiantes, la cantante Ana Navarro,  también discípula de la profesora Mendoza en el DMUS. “Nos mantuvo permanentemente trabajando desde el primer año, compartiendo repertorio lírico fuera de la escuela para distintos públicos, transmitiendo la importancia de nuestra labor social y el verdadero sentido de ser trabajadores culturales”.

La trayectoria de la profesora Magda Mendoza era reconocida en Chile, por lo que Ana comenzó a ir de oyente a su cátedra de ópera. “Me asombró el trabajo que realizaba con cada alumno, respetando el afecto y personalidad de cada uno, motivándolos para que confiaran y sacaran lo mejor de sí mismos. Quise estudiar con ella por su capacidad de trabajo tan sensible, dúctil y a la vez muy concienzuda e intensa, poniendo la disciplina como centro del trabajo diario”.

“Estaba llena de proyectos para el curso de ópera. Gracias a ella hicimos La vida Breve, de Manuel de Falla en el Teatro Nacional Chileno, extractos de Suor Angelica, de Giacomo Puccini, El trovador, Giuseppe Verdi, y Carmen, de Georges Bizet,  entre otras lindas escenas”, agrega la profesora Claudia Godoy. 

“Nosotros la admirábamos muchísimo por su carrera como cantante profesional en Chile y en el extranjero, y ahora como maestra sentíamos la fortuna de poder aprender de ella, no sólo la técnica e interpretación, si no que el gran mundo de vivencias que compartía con nosotros, abriéndonos un horizonte que para muchos de nosotros que veníamos de regiones era tan mágico, lejano y maravilloso”, concluye Ana.

Trayectoria

Magda Mendoza fue contralto formada en el entonces Conservatorio Nacional de Música de la Universidad de Chile. Esa formación inicial duró seis años, tiempo en el que además formó parte del Conjunto de Música Antigua de la Universidad Católica.

En 1967 fue becada por el gobierno francés y se graduó de l’ Ecole Normal de Musique, donde profundizó el estudio de la melodía francesa, con el maestro Pierre Bernac. 

Entre 1973 y 1976 fue contratada como primera contralto solista de la Ópera de Goburg, en Alemania Federal. Por el año siguiente fue contratada por la Ópera de Hagen, también en Alemania Federal.

En 1985 fue invitada por el gobierno alemán para seguir cursos de dirección teatral con el maestro Ernst Poettgen, en Stuttgart.

Realizó numerosas presentaciones por América y Europa. Recibió varios reconocimientos entre los que se encuentran el 2do Premio Nacional de Canto de Chile en 1965, Soprano del año por la Revista Ópera de Chile en 1987 por su rol en “Carmen”, entre otros.

La profesora Magda Mendoza falleció en febrero de 2022. 

 

Compartir:
https://uchile.cl/u185437
Copiar