Espera volver a hacer parte de su internado

“Es una experiencia que recomiendo a todos”

“Siempre me llamó la atención hacer un intercambio en la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile”, dice Benjamín. “Súbete” es el Programa de Movilidad Estudiantil Nacional de Pregrado establecido entre las 18 universidades estatales del país, cuyo objetivo es facilitar la realización y reconocimiento de actividades académicas –de variada duración y complejidad- entre estas instituciones, de modo que los participantes puedan acceder a un mayor número de experiencias comunes en zonas distintas a las de su universidad de origen, pero con los mismos principios básicos de excelencia académica, diversidad sociocultural, valoración de la sociedad y aporte al país.

Postuló a fines de 2021 y le tocó incorporarse en marzo al nuevo semestre lectivo. “Al comienzo fue un desafío; salir de Arica, que es mi ciudad, para llegar a Santiago y acostumbrarme a movilizarme en metro y a recorrer distancias más grandes. Después, adaptarme a la manera de trabajo de la Universidad de Chile y a mis nuevos compañeros; todos me recibieron muy bien, estudiantes y mis profesores. Tuve clases teóricas y cátedras, además de una pasantía de dos semanas en el Hospital Roberto del Río, que fue de lo mejor que pude vivir allá. Fue una rotación en la que fuimos todas las mañanas a ver pacientes, a hablar con los padres de los niños hospitalizados, a aprender a hacer la anamnesis, examen físico y todo el trabajo que hacen los médicos para dar tratamientos”.

Respecto de las diferencias o similitudes en cuanto a las metodologías formativas entre su universidad y nuestro plantel, Benjamín recuerda que lo que más le gustó fue el sistema de “aula invertida”, según el cual los docentes envían material docente en formato video para su estudio, “y en la clase presencial se llega a aplicar lo aprendido en casos clínicos, era un paso más delante de la enseñanza teórica”. Además, resalta la oportunidad que tuvo de rotación hospitalaria, “porque acá es más complejo acceder antes del internado, ya sea por las dificultades de la pandemia como por otras causas. Así que eso fue muy bueno”.

Cuenta que además aprovechó de tomar asignaturas adicionales a las que pudo convalidar por sus similitudes con su currículo en la Universidad de Tarapacá, “como “Casos Integradores IV” y Medicina de Urgencias. “La Universidad de Chile tiene mucho prestigio y es la de mayor experiencia enseñando medicina, ese es un plus muy importante. Y el hecho de conocer a más personas, intentar ser parte de grupos que ya se han formado, ayuda bastante a la formación integral, a desarrollar habilidades personales que también son necesarias para ejercer la medicina en sí. Y mis compañeros fueron estupendos, desde el primer día se acercaron para mostrarme el campus, prestarme material de estudio y resolver dudas. ¡Hasta carreteamos juntos!”.

Dado que en su universidad los internos tienen la posibilidad de hacer parte de esta fase en distintos hospitales del país, según su disponibilidad, Benjamín espera poder realizarla en alguno de los recintos asistenciales vinculados a los campus clínicos de nuestro plantel; “como hice esta pasantía, la directora de la carrera –doctora Thelma Suau- me dejó invitado para que pueda volver en esa etapa, y yo feliz”. Además, durante 2023 espera poder concretar su beca Santander, para cursar un semestre en alguna universidad de España.

Compartir:
https://uchile.cl/u188620
Copiar