Conferencia internacional busca fortalecer la ética ecológica en Chile

Desde mediados de los años noventa surgió  la urgencia de concientizar a la población frente al cuidado y conservación de nuestro hábitat, impulsando así el concepto de ética ambiental.

En esta misma línea fue creado el Instituto de Ecología y Biodiversidad (IEB), entidad que a través de una red que conecta a científicos de cuatro universidades nacionales (de Chile, Católica, de La Serena y de Magallanes), quienes trabajan incentivados por la idea de que la ciencia básica, la ecología teórica y el contacto entre las ciencias biológicas y sociales son fundamentales para el progreso del manejo ambiental.

En el caso de nuestra Universidad, son expertos de la Facultad de Ciencias quienes investigan cómo la influencia de la actividad humana ha venido alterando de manera acelerada las comunidades biológicas del planeta.

A mediados de marzo se realizó el curso "Conservación y Sociedad: Diversidad Biocultural y Ética Ambiental", que contó con 50 alumnos provenientes de Alemania, Colombia, Perú, y Argentina, entre otros países. Este curso acaba de finalizar con la Conferencia "Integrating Ecology and Environmental Philosofy for Biocultural Conservation" (Integración de las Ciencias Ecológicas y la Ética Ambiental), que reunió a destacados científicos y filósofos del IEB y de la University of North Texas.

Durante su introducción a la conferencia, el Dr. Ricardo Rozzi, miembro del IEB, subrayó que las premisas principales de este taller son "innovar, al incorporar la filosofía como una herramienta para la conservación biocultural, y luego concentrarse en la conservación del área que abarca desde Puerto Montt hasta Cabo de Hornos, calificada como uno de la 37 puntos mundiales más puros existentes".

La idea, según el experto, es lograr comprender cómo la naturaleza se relaciona con el modo en que vivimos (nuestras tecnologías, urbanidad, organización social, etc.). Esta relación -explicó- se hace comprensible a través de tres conceptos básicos: hábitat, habitar, y hábito. El primer tópico comprende el dónde vivimos; el segundo, la acción de habitar, y el tercero, cómo es que vivimos en esta área determinada.

"El hábitat y el hábito están interrelacionados; retroalimentándose continuamente. Estas tres premisas son claves para lograr cambiar formas de vida que dañan el ecosistema, cambio que lograremos al sugerir las normas necesarias para lograrlo", afirmó Rozzi.

 
La principal premisa del taller fue innovar, al incorporar la filosofía como una herramienta para la conservación biocultural.

La conferencia contó con seis charlas que terminaron con un debate donde los expositores y el público asistente hicieron sus respectivas observaciones. El Dr. Rozzi afirmó que en la década del setenta esta disciplina ya existía, sin embargo, durante los últimos años está recién emergiendo en Sudamérica, y eventos como este reafirman el compromiso de nuestro país en avanzar en estas materias.

Durante agosto, la Sociedad Ecológica de EE.UU. ofrecerá una conferencia similar en San José, California, mientras que en septiembre se llevará a cabo el Congreso Binacional de Ecología, el que contará con la participación de investigadores chilenos y argentinos.

Compartir:
https://uchile.cl/u40669
Copiar