Prof. Víctor Pérez habla de su candidatura a la Rectoría en Radio Universidad de Chile

"La responsabilidad de la Universidad de Chile es seguir inserta en los temas país y ser un eje en la red de universidades estatales"

V.L: En estos cuatro años ha tenido una gestión de la cual se enorgullece. Algunos de esos logros son haber instalado un Senado Universitario, un Consejo de Evaluación, la Ley de Incentivo al Retiro Voluntario para jubilaciones más dignas, haber incorporado a académicos más jóvenes, un Convenio de Desempeño que compromete US$50 millones de dólares por parte del Estado para la revitalización de las Humanidades, las Artes, las Ciencias Sociales y de la Comunicación, también haber aumentado las remuneraciones mediante la AUCAI. Estamos hablando de temas que son propios de nuestra Universidad. ¿Qué es lo que le faltó por hacer y por qué quiere cuatro años más en la Rectoría?

Yo soy hijo de la Educación Pública y estoy en la Universidad de Chile porque creo en la necesidad de tener en el país una Educación Pública de calidad y equitativa, de tal manera que el Chile del futuro esté construido sobre los valores republicanos que representa la Universidad de Chile. Eso se da en el aula de los colegios, principalmente en los colegios municipalizados y particulares subvencionados. Por eso, si bien me siento contento de nuestros logros, queda algo pendiente, que tiene que ver con ese país futuro y con la Educación. Mi sueño es que volvamos a ser líderes y referentes intelectuales en investigación y creación en educación y en la formación inicial de profesores -de todos los niveles- de tal manera que podamos llegar al aula de los colegios con la calidad disciplinaria de la Universidad de Chile y con los valores de nuestra Universidad. Ese es nuestro proyecto emblemático, eso me motiva, me impulsa y me entusiasma. Creo que así como fuimos capaces de plantear el tema de las Humanidades y de incidir en la política pública, somos capaces de resolver ese tema.


V.L: ¿Cómo la Universidad de Chile va a trabajar en un área tan sensible como las pedagogías y las licenciaturas?

De igual manera como lo hicimos con las Humanidades: convocando a nuestra mejor gente -académicos y estudiantes- para que elaboremos una propuesta robusta y con ella podamos ir a las autoridades de gobierno, al parlamento, a la comunidad nacional y decir ‘esta es la propuesta que hace la Universidad de Chile, a esto nos queremos comprometer y estos son los apoyos que requerimos', vale decir, haríamos lo mismo que en el caso de las Humanidades: una incidencia en la política pública. La Universidad de Chile debe tener una propuesta sólida y robusta en educación y, por otro lado, este país debe tener a la Universidad de Chile liderando este proceso. Tenemos la gente y tenemos la capacidad de conducción para que, en equipo, hagamos una propuesta específica que sea llevada a las autoridades correspondientes.

V.L: Esta semana salió un ranking de donaciones privadas a universidades y con sorpresa encontramos que la Universidad de los Andes ostenta el primer lugar en donaciones de personas y empresas. ¿Qué es lo que hay que hacer ahí? ¿Cómo conquistar a esa ciudadanía falta de memoria?

Nosotros consideramos que son muy importantes las donaciones del sector privado, sin embargo, ellas tienen que permitir el trabajo autónomo e independiente de las universidades. Si vamos a empezar a financiar los proyectos de investigación con donaciones privadas, la pregunta que surge es hasta qué punto se empieza a coartar la libertad intelectual de la Universidad. Las donaciones deben ser muy bienvenidas, son un aporte importante, pero paralelamente a eso, el Estado debe garantizar la investigación libre y creativa de sus universidades. Por eso planteamos el Nuevo Trato.

Este es un tema muy profundo. Partimos de la base de que el Estado tiene una responsabilidad con la educación pública de calidad y equitativa y es por eso que planteamos el Nuevo Trato con el Estado, que es una iniciativa que fue abordada en la última elección presidencial. Cuando en abril del año pasado el entonces candidato y hoy Presidente, Sebastián Piñera, fue a la oficina de la Casa Central, se mostró dispuesto a conversar sobre el tema del Nuevo Trato, dada la importancia que tiene para las universidades estatales. Ahí él definió que hay que explicitar cuáles nuevos compromisos asumen las universidades estatales y cuáles compromisos nuevos asume el Estado para darles sustentabilidad.

La Universidad de Chile tiene que plantearle al Presidente Piñera a lo menos tres elementos: el compromiso de la Universidad de transformarse en un líder nacional y referente en el campo de la educación, de mejorar la equidad en el ingreso de sus estudiantes y ampliar su número de alumnos de pregrado. Para esto, debemos que tener un proyecto que nos permita asegurarnos de que disponemos de la capacidad académica, la infraestructura,
equipamientos, espacios, mallas curriculares y proyectos educativos necesarios para recibir a esos nuevos estudiantes. En este contexto del Nuevo Trato, yo estoy seguro de que vamos a ava nzar con el Presidente Piñera, porque así él lo ha manifestado

V.L: ¿Ese crecimiento del número de estudiantes implica también que la Universidad de Chile vaya a las regiones?

Hoy día las universidades estatales están a lo largo de todo el país. La responsabilidad de la Universidad de Chile como entidad nacional es seguir inserta en los temas país y ser un eje importante en la red de universidades estatales, a las que yo visualizo como polo de desarrollo regional, cultural, social, científico y tecnológico. Ellas también deben recibir apoyo para esto y la Universidad de Chile debe contribuir a que alcancen esos niveles de desarrollo. La Universidad debe asumir el compromiso de trabajar codo a codo con las universidades estatales regionales, de tal manera que la Universidad esté presente en todo el país a través del trabajo de estas entidades. No podemos desperfilarlas y hacer que pierdan importancia en este proceso.

V.L: Cuando Ud. estuvo en la Prorrectoría de la Universidad de Chile, gestó y condujo el proyecto que permitió a nuestra Universidad ser la primera institución iberoamericana en instalar una red de banda ancha para transmisión de datos, voz e imágenes; integrando virtualmente a la Universidad de Chile y posicionándola para desarrollar educación a distancia. Estamos hablando de una Universidad que va a la vanguardia. Sin embargo, una de las quejas que se hacen a la Universidad es que tiene un modelo de administración tremendamente engorroso que hace difícil a las empresas trabajar con ella.

En el Nuevo Trato nosotros no sólo decimos que al menos 50% del presupuesto de las universidades estatales sea financiado por el Estado, sino que también planteamos que hay que buscar formas para agilizar su sistema administrativo y hacerlas competitivas frente a las universidades privadas. Hoy día estamos trabajando en un Convenio de Desempeño con el Ministerio de Educación -por $3.800 millones- que está permitiendo el desarrollo de sistemas de información y administración integrados, de tal manera de modernizar la gestión institucional y que a través de las tecnologías de la información eliminemos la mayor cantidad de burocracia posible. Por ejemplo, estamos a dos o tres meses de que instalemos la firma electrónica y ya llevamos procesados millones de documentos que están siendo ingresados en los sistemas computarizados, para que cualquier persona pueda acceder vía Internet a los documentos de la Universidad de Chile. Pero las tecnologías de la información no sólo deben permitirnos mejorar la gestión institucional, sino también mejorar nuestras comunicaciones hacia el interior y el exterior, aumentando los niveles de participación. Estos instrumentos nos dan la oportunidad de intensificar aún más los esquemas y modos de participación, de tal forma que la comunidad pueda irse pronunciando, conociéndose, debatiendo en torno a temas que son cruciales para el devenir de la Universidad y del país.


V.L: Estamos hablando de tecnologías de la información, de democratizar más el conocimiento ¿Cuál es el rol que le asigna a la Radio de la Universidad de Chile y a otros medios de comunicación para que nuestra Universidad pueda dar a conocer, por sí misma, lo que aquí se está generando?

La radio, la televisión digital y los nuevos esquemas de comunicación vía Internet son medios que debemos aprovechar para llegar con nuestro mensaje y con nuestro trabajo a la comunidad. La radio llega a todos los hogares, ahí la Universidad de Chile tiene un instrumento de comunicación que es fundamental y eso lo vamos a tener que seguir ampliando, con respaldo institucional tanto para la radio como para este deseo de tener presencia en televisión. Con la modalidad digital este es un proyecto que se nos abre.

Al finalizar el programa, Víctor Pérez agradeció a la Radio Universidad de Chile y dijo: "Creo que esta es una hermosa manera que tiene la Universidad de Chile de comunicarse con la ciudadanía. Con su trabajo, esta elección de Rector no sólo queda al interior de la Universidad, sino que también llega a todos sus auditores.

 

Compartir:
https://uchile.cl/u62814
Copiar